LA MALA FAMA DE LA CARNE

Actualmente, no sé si deberíamos seguir llamando carne a la carne.
Pero lo que ocurre actualmente es que, es casi imposible encontrar carne de calidad, de buena calidad y segura. Por esto escribo este artículo, para ofreceros la verdadera realidad del mundo animal, la verdadera crueldad y el verdadero engaño al consumidor.
se instaura la industria ganadera, donde los animales ya no ven el sol, confinados en hábitats super reducidos y cebándolos con hormonas, antibióticos, corticoides y piensos a base de restos de vísceras y soja transgénica.
Cuando llega esta carne a nuestra cocina tenemos que tener cuidado con unas sustancias químicas que pueden desarrollar cáncer en el intestino grueso.
Los niños que consumen cantidades excesivas de salchichas, tienen más riesgo de contraer leucemia, a causa de los compuestos nitrosos que se producen en las salchichas industriales como las utilizadas para hacer perritos calientes. Al igual que los pescados, la carne también puede provocar infecciones de microbios.
. La Salmonella puede causar diarreas e infecciones crónicas en otras partes del cuerpo.
La E.Coli, la llamda O157:H7, se incia con diarrea sanguinolenta y trastornos renales, sobre todo en niños, y en algunos casos produce la muerte. En Estados Unidos han habido muchos casos de muerte de niños a causa de la gran ingesta de hamburguesas.
lavar bien los cuchillos, tablas de cortar, encimeras y nuestras manos después de manejar la carne cruda y nunca tocar o utilizar cuchillos para cortar otros alimentos si no han sido lavados.
La triquinosis es una enfermedad que se asocia a la infección de carne de cerdos poco cocinada alimentada con desperdicios de otros animales infectados.
La enfermedad EEB (encefalopatía espongiforme bovina), esta infección no se puede destruir al cocinar y puede causar en los humanos causa pérdida de coordinación, demencia y al final al muerte.
El problema de las hormonas sexuales que se añaden a los piensos y se inyectan al ganado tiene consecuencias como el desarrollo de las mamas en chicos y chicas, pubertad precoz, quistes ováricos en niñas pequeñas, etc.
Todo lo que cuento, es deplorable, y conocemos muy poco de las técnicas insalubres que se están utilizando tanto a vacas como a pollos, pavos, patos, cerdos y muchos más.
No quiero convencer a nadie que se haga vegetariano, yo no lo soy, pero debemos saber que la carne que nos venden en los supermercados y en las carnicerías ya no es carne auténtica.

PESCADO, ELIGE CALIDAD

Creo que ya es hora de saber la ‘tomadura de pelo pescatera’. Es mucha información, la cual he resumido y he intentado que sea un artículo informativo pero ameno para vosotros.
Actualmente, la productividad de los océanos no da más de sí, y es la acuicultura la que está tomando el mando.
Hoy por hoy es muy difícil encontrar o elegir pescado y marisco de manera responsable y sostenible.
El pescado y el marisco presentan una serie de peligros inmediatos para la salud, desde bacterias y virus hasta parásitos, contaminantes y toxinas extrañas.
Las sustancias más peligrosas son los metales pesados (mercurio, plomo, cadmio y cobre) que causan lesiones cerebrales en los humanos y los contaminantes orgánicos (dioxinas y los PCB) que causan lesiones en el hígado, cáncer y trastornos hormonales, acumulándose en la grasa del cuerpo.
La enfermedad de Minamata es una intoxicación causada por ingerir pescado y marisco de zonas con altos niveles de mercurio.
Los moluscos crudos o poco cocinados son los más propensos a causar infección por microbios y bacterias. Estas infecciones se pueden evitar si se cocinan a un mínimo de 60ºC, pero para eliminar además los virus se necesitan temperaturas de más de 82ºC.
La ‘intoxicación por el marisco’ se caracteriza por picores, entumecimiento y debilidad a los minutos u horas de haber comido. Sus toxinas no se destruyen al cocinar y algunas incluso se vuelven más tóxicas cuando se calientan.
El Anisakis es un parásito que cuasa un picor en la garganta y a veces invade la pared del estómago y del intestino delgado causando dolor, náusea y diarrea. Se suele encontrar en el arenque, la caballa, el bacalao, el halibut, el salmón y el calamar y se puede contraer por comer sushi o preparaciones marinadas o saladas ligeramente o ahumadas en frío. Este parásito es vulnerable a la congelación, así que para eliminarlo debemos cocinar el pescado a un mínimo de 60ºC, aunque lo ideal es congelarlo a -35ºC durante 15 horas o a -23ºC durante siete días, tratamiento que no se puede aplicar en nuestros frigoríficos domésticos, ya que rara vez bajan de -17ºC.
Lo primero que debemos hacer para evitar el deterioro es un lavado concienzudo con agua fría, secarlo y envolverlo en papel encerado; mantenerlo en hielo picado o escamas finas.
Para el atún en lata se utilizan muchos aditivos para mejorar el sabor y la apariencia, como el glutamato monosódico o GMS (del E621 al E635 de efectos tóxicos) y proteínas hidrolizadas que pueden provocar síntomas como náuseas, vómitos, diarreas, reacciones alérgicas.
Pregunta, conoce su procedencia, su forma de extracción, su tiempo fuera del mar. Tenemos el derecho a saber qué estamos comprando, consumiendo y en qué condiciones; de ello depende nuestra Salud.

Close
Your custom text © Copyright 2021. All rights reserved.
Close