VAGINITIS NI MUTIS

Actualmente casi todas las mujeres padecen esta dichosa infección alguna vez en su vida, por no decir varias.
Muchas toxinas de nuestra mala nutrición son descargadas a través de la vagina creando un ambiente propicio para el crecimiento de hongos, bacterias y todas sus familias.
Los flujos claros son los menos graves, los blancos suelen ir acompañados de quistes, mientras que los verdes suelen indicar una tendencia a desarrollar cáncer en los órganos reproductores, aquí ya estamos hablando de infecciones crónicas, es decir, de palabras mayores, ya que la mujer se siente cansada, con apatía además de los síntomas antes mencionados que le impiden llevar una vida normal.
Pero cuando vamos al médico alopático nos recomienda que nos hagamos duchas vaginales con productos químicos que introducimos en nuestra vagina que alterará nuestra flora bacteriana creando más oportunidades para seguir teniendo infecciones reiteradas.
Estos profesionales de bata blanca también nos recetan antibióticos como si fueran chocolatinas, que éstos no distinguen entre la bacteria peligrosa y culpable con las bacterias buenas.
La ‘disbiosis intestinal’ que es un conjunto de trastornos como desequilibrio en las bacterias intestinales normales, parásitos intestinales, excesiva proliferación de hongos y aumento de la permeabilidad intestinal está relacionada y es causa de vaginitis crónica entre otras enfermedades como migrañas, artritis, enfermedades autoinmunes y alergias alimentarias.
Cuidemos nuestro cuerpo con un estilo de vida con mejor comida, comida nutritiva; alejemos nuestra mente de pensamientos negativos y estrés; mantegamos relaciones sanas y amorosas. Así conseguiremos alejar la vaginitis de nuestra vida. No te dejes engatusar por los antibióticos, ellos son los culpables de volver a caer en la misma piedra.

LA MALA FAMA DE LA CARNE

Actualmente, no sé si deberíamos seguir llamando carne a la carne.
Pero lo que ocurre actualmente es que, es casi imposible encontrar carne de calidad, de buena calidad y segura. Por esto escribo este artículo, para ofreceros la verdadera realidad del mundo animal, la verdadera crueldad y el verdadero engaño al consumidor.
se instaura la industria ganadera, donde los animales ya no ven el sol, confinados en hábitats super reducidos y cebándolos con hormonas, antibióticos, corticoides y piensos a base de restos de vísceras y soja transgénica.
Cuando llega esta carne a nuestra cocina tenemos que tener cuidado con unas sustancias químicas que pueden desarrollar cáncer en el intestino grueso.
Los niños que consumen cantidades excesivas de salchichas, tienen más riesgo de contraer leucemia, a causa de los compuestos nitrosos que se producen en las salchichas industriales como las utilizadas para hacer perritos calientes. Al igual que los pescados, la carne también puede provocar infecciones de microbios.
. La Salmonella puede causar diarreas e infecciones crónicas en otras partes del cuerpo.
La E.Coli, la llamda O157:H7, se incia con diarrea sanguinolenta y trastornos renales, sobre todo en niños, y en algunos casos produce la muerte. En Estados Unidos han habido muchos casos de muerte de niños a causa de la gran ingesta de hamburguesas.
lavar bien los cuchillos, tablas de cortar, encimeras y nuestras manos después de manejar la carne cruda y nunca tocar o utilizar cuchillos para cortar otros alimentos si no han sido lavados.
La triquinosis es una enfermedad que se asocia a la infección de carne de cerdos poco cocinada alimentada con desperdicios de otros animales infectados.
La enfermedad EEB (encefalopatía espongiforme bovina), esta infección no se puede destruir al cocinar y puede causar en los humanos causa pérdida de coordinación, demencia y al final al muerte.
El problema de las hormonas sexuales que se añaden a los piensos y se inyectan al ganado tiene consecuencias como el desarrollo de las mamas en chicos y chicas, pubertad precoz, quistes ováricos en niñas pequeñas, etc.
Todo lo que cuento, es deplorable, y conocemos muy poco de las técnicas insalubres que se están utilizando tanto a vacas como a pollos, pavos, patos, cerdos y muchos más.
No quiero convencer a nadie que se haga vegetariano, yo no lo soy, pero debemos saber que la carne que nos venden en los supermercados y en las carnicerías ya no es carne auténtica.

Close
Your custom text © Copyright 2021. All rights reserved.
Close