PURA VITAMINA QUÍMICA

75

‘Los estados carenciales de cualquier componente básico de la economía física, en personas que llevan una buena alimentación, no se solucionarán con aportes masivos de dicho componente (complejos vitamínicos, por ejemplo), sino con la estimulación de los mecanismos energéticos que procuren su metabolización y adaptación.’ Dr.Carlos Nogueira.

Cuando se habla de vitaminas y minerales directamente pensamos en pastillas y complementos perdiendo la noción de que las verdaderas vitaminas se encuentran en los alimentos.
Los suplementos vitamínicos y minerales han de considerarse medicamentos. Van a suplir la carencia que se ha creado a causa de tomar alimentos parciales o incompletos como el azúcar o la harina blanca. Así pues, incluso una cantidad pequeña de azúcar en la dieta va a crear carencias (robando calcio, por ejemplo) que, teóricamente, podrían ser equilibradas mediante suplementos.
La persona que sigue una alimentación de alimentos completos, es decir, integrales, las vitaminas extra resultan inútiles y sólo van a crear un desequilibrio donde no había ninguno.

Cuando se usan estos suplementos hay que prestar atención a las dosis ya que contribuirán a solucionar la carencia pero una vez han concluido su trabajo hay que interrumpir la toma.

Las sustancias de un solo elemento, como las vitaminas o minerales, no pueden sanar verdaderamente, porque en sí mismas no son completas. Otra cosa a tener en cuenta es que es importante que no contengan sustancias como excipientes de relleno o aglutinantes, ni ingredientes artificiales que hacen más difícil su absorción y ésto es muy difícil de conseguir en los suplementos que nos venden (mirar ingredientes).
Realmente lo importante es llevar una alimentación a base de alimentos integrales y completos (cereales integrales, legumbres, verduras de estación, frutas de estación…).
Aún así, todos seguimos preocupados por si nos faltan vitaminas y minerales y las necesidades reales dependen mucho de nuestro estilo de vida:

  • Un extra de vitaminas aisladas no aumenta la capacidad física.
  • Tomar excesiva sal (no solo de mesa también se encuentra en alimentos enlatados, embutidos…) impide la correcta asimilación intestinal de vitaminas.
  • La toma de cualquier vitamina B aumenta las necesidades de la otras, ya que actúan en sinergia. Por ejemplo, grandes dosis de vitamina B9, es decir, ácido fólico, puede ser tóxica si no se le añade un aporte de B1y B6, ésto lo comento para que lo sepan las embarazadas que ahora mismo están tomando ácido fólico sintético. Y el exceso de vitamina A puede provocar una carencia de vitamina C.
  • Las vitaminas sintéticas alteran la vejiga debilitándola al ser eliminadas a través de ella.
  • Dosis elevadas de una vitamina, provoca una respuesta por parte del organismo, encaminada a la destrucción de la misma, dando como resultado una carencia de la misma al suprimirla bruscamente.

Los conservantes, pesticidas, el abuso de carnes, los productos refinados, el alcohol, el tabaco y algunos medicamentos aumentan las necesidades de vitaminas, ya que las destruyen o impiden su utilización:

*La aspirina triplica el porcentaje de excreción de vitamina C.
*La píldora anticonceptiva interfiere en la acción de las vitaminas B6, B12, C y ácido fólico.
*El alcohol destruye cantidades importantes de vitaminas A y B.
*La cafeína destruye vitaminas del grupo B, de forma parecida a como lo hacen los diuréticos.
*Los laxantes, además de eliminar calcio y fósforo, hacen lo propio con las vitaminas A, D, E y K.
*La penicilina destruye la vitamina B6, la niacina y la K.
*Beber agua clorada destruye las vitaminas C y E.
*La leche enriquecida con vitamina E puede privar al organismo de magnesio.
Si tenemos que tomar suplementos vitamínicos es aconsejable tomarlos con alimentos ricos en esas vitaminas ya que se ayuda al organismo a metabolizar un producto sintético y facilita su acción.

Pero muchas carencias y problemas responden bien si tomamos alimentos completos ricos en ciertas vitaminas:

Anemias: B12, B6, ácido fólico, se encuentran en fermentados como el chucrut, hojas verdes y proteínas animales ecológicas.
Problemas de la vista, piel o de mucosas: Vitamina A donde hay grandes cantidades en las algas nori, en los huevos ecológicos, zanahorias, brécol…
Alteraciones del sistema nervioso: grupo B, en fermentados, cereales integrales, huevos ecológicos, legumbres.
Hemorragias: Vitamina K en hojas verdes, coles, pescados, huevos.
Toxicomanías, reforzar vasos sanguíneos y tejido conjuntivo en general: Vitamina C en brócoli, coles, maqui berry.
Osteoporosis y metabolismo del calcio: Vitamina D en el pescado azul y tomar el sol.
Radicales libres, envejecimiento: Vitamina A, C y E.
Falta de memoria: B1, B6 y ácido glutámico (pipas de calabaza, huevos, carne de buena procedencia y ecológica pescado y semillas de sésamo).

Embarazo y lactancia: ácido fólico en hojas verdes, cerales integrales.
Absorción de hierro: Vitamina C.
Tratamiento de Alzheimer, enfermedades coronarias, colesterol: Vitamina E (aceite de oliva).

Pero lo importante para que no haya estos problemas y tengamos que buscar soluciones químicas sería haciendo unos pequeños cambios:
Evitar los alimentos refinados y procesados ya que se les añaden vitaminas y minerales químicos en cantidades por encima de nuestras necesidades provocando desequilibrios metabólicos y pérdidas de nutrientes. El pan blanco, la harina refinada y el arroz blanco tienen más cadmio que zinc ya que éste último se desecha en el refinado. Estos dos minerales son antagonistas y un exceso de cadmio afecta a la concentración de zinc en los tejidos.
El consumo excesivo de azúcar afecta negativamente a la absorción de minerales, en especial magnesio y agota las reservas de vitamina B1 o tiamina. El café y el té tienen el mismo efecto sobre la tiamina.
Una deficiencia de tiamina produce, entre otros síntomas, fatiga, insomnio, dolores de cabeza, irritabilidad y una ralentización de las habilidades manuales. Además de hacernos perder tiamina, el té y el café inhiben la absorción del hierro, desequilibran los niveles de sodio y potasio debido a su efecto diurético y en general desmineralizan los tejidos.
Los metales pesados, como el plomo, mercurio, cadmio, arsénico y aluminio, desgastan las reservas de ciertos nutrientes que se utilizan para desintoxicar al organismo y a la vez inhiben la entrada de minerales en las células. El mercurio, plomo, cadmio y arsénico pueden encontrarse en los vegetales y frutas cultivados con insecticidas, plaguicidas y fertilizantes. Los aditivos alimentarios, la leche en polvo, el café instantáneo, los antiácidos, las bolsas de té y la sal de mesa contienen aluminio. Se ha comprobado que el aluminio puede mermar las reservas de fosfato, lo que lleva a una pérdida de calcificación ósea. En un estado de deficiencia de fosfato los músculos se vuelven débiles y dolorosos llegando a producir osteoporosis, artritis o reuma.
El tabaco es el mayor factor desmineralizante del organismo ya que incrementa las necesidades de zinc al aumentar los niveles de cadmio y cobre.
En los estados de ansiedad se multiplican por cinco las necesidades normales de calcio. El estrés agota las glándulas adrenales y ocasiona pérdidas de nutrientes. Se agotan las reservas de magnesio y potasio, los aminoácidos carnitina y glutamina, vitamina C, zinc, coenzima Q10. Por otro lado un buen nivel de nutrientes nos ayudan a adaptarnos mejor al estrés, como el zinc, selenio y vitaminas A, E y C.
Evitar alimentos enlatados y verduras congeladas, ya que en el enlatado se pierde la disponibilidad de los aminoácidos lisina y metionina y las vitaminas B1 y C. Estos alimentos tienen menos magnesio, potasio y hierro. Los alimentos congelados tienen menos minerales y vitaminas, especialmente potasio y vitamina C.
Evitar el exceso de un nutriente en particular. Una alimentación que contenga alimentos procesados, ahumados, aceitunas, pan, galletas, cereales cornflakes y queso puede llegar a niveles de sodio de hasta 15 g al día, cuando nuestras necesidades son entre 0,5 y 1 g. Un exceso de sodio aumenta las necesidades de potasio y dificulta la absorción del calcio y el magnesio.
Los productos lácteos no sólo son altos en sodio sino que favorecen su acumulación. El consumo excesivo de proteína animal, de fósforo y de vitamina D contribuyen a un desequilibrio en el metabolismo del calcio en el que se pierde calcio en los huesos a pesar de que se está ingiriendo en cantidades óptimas.

Si nuestro médico de cabecera o terapeuta nos prescribe suplementos, tenemos que tener en cuenta ciertas cosas, ya que tomar determinados suplementos mucho tiempo puede provocar otras deficiencias que se deben compensar.
Algunos suplementos deben tomarse acompañados de un cofactor o nutriente que ayuda en su utilización y absorción. Veamos las parejas ideales:
– Zinc+ Vitamina B6.
– Cromo+ Vitamina B3.
– Selenio+ Vitamina E.
– Hierro+ Vitamina C.
– Manganeso+ Vitamina B1.
– Magnesio, Vitamina A+ Complejo B.
– Calcio+ Vitamina D.
– Vitamina C+ Bioflavonoides.
Incluso tomar demasiadas vitaminas pueden dañar el riñón, el hígado o el corazón. Un exceso de acumulación de vitaminas liposolubles puede provocar fatiga o estreñimiento (en el caso de la vitamina A), náuseas y trastornos en la coagulación de la sangre (vitamina E), daño renal y cardiovascular (vitamina D). Ante un consumo exagerado, éstas pueden dar más problemas e incluso producir algunos cánceres.
Con todo lo expuesto es mejor llevar una alimentación completa, porque excepto la vitamina D, que la produce el cuerpo humano (en la piel cuando reacciona ante el sol) o pequeñas cantidades de la K, B1, B9 y B12 en la flora intestinal, la mejor fuente de vitaminas se halla en los alimentos de origen natural.
También es importante la manera de cocinar y tratar los alimentos. Cocinar los alimentos en exceso disminuye su contenido vitamínico. Y la toma de algunos medicamentos contribuye a la destrucción de vitaminas como los antibióticos y los laxantes que destruyen la flora intestinal alterando los niveles de vitamina B12.
La tensión emocional hace segregar más adrenalina, que también consume vitamina C, la E y algunas del grupo B. Por tanto, las emociones y los afectos tienen un papel muy importante en el cambio de los hábitos alimentarios y además de la importancia de los alimentos que tomamos y cómo los tomamos, también es primordial con quién comemos…

Espero que haya quedado claro que no es tan fácil, que tomando suplementos sintéticos no vamos a arreglar nuestras carencias, que nuestro cuerpo es más complejo y lo que necesita de verdad es una buena nutrición con alimentos auténticos y no manipulados ni procesados para conseguir todos los verdaderos nutrientes que nuestro organismo necesita ya que estos suplementos aislados como entran se van y algunos entran, crean desbarajustes y nos dejan peor de lo que estábamos.

‘Existe una investigación que indica que un exceso de suplementos puede tener un efecto negativo en el sistema inmunológico, aumentar los radicales libres y provocar cambios en la grasa que se encuentra en el hígado, el corazón y los riñones.’ Dr. Hiromi Shinya.

Salud y Buenos Alimentos
Yo Isasi
www.yoisasi.com

Join the Conversation

  1. Hola tengo anemia ya como cuatro o cinco años y no me hacen nada los suplementos ya estoy desesperada que puedo tomar.

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Ana! Bienvenida a la web! Te recomiendo que leas este post http://www.nutricionencasa.acupunturamenorca.com/nutricionencasa/wp//2011/04/03/anemia-y-obsesion-por-el-hierro/
      Espero que te ayude y mejores.
      Un abrazo.
      Yo Isasi

  2. Muchas gracias Isasi. Tengo una duda, la lecitina de soja en polvo tampoco es recomendable? Empecé a tomar la levadura de cerveza porque me dijeron que era buena para el pelo y la piel. Yo tengo acné, el pelo seco y estoy constantemente con ansiedad y estrés lo cual poco a poco estoy solucionando. En cuanto a las semillas se puede asemejar los cereales? Me refiero a que en el desayuno tomo 5 cereales ecológicos diferentes. Muchas gracias!!

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Sara!!! Tomas 5 cereales de una vez????!! Te recomiendo que hagas más simple tu alimentación y bueno, debería conocer mejor tu caso para ver por dónde poder ayudarte. Los cereales integrales, el sésamo molido o el gomasio, el aceite de lino de primera presión en frío…y mucho más te puede beneficiar. Y ya sabes, a trabajar esa parte emocional.
      Y no, la lecitina de soja tampoco la recomiendo, aquí en la web tienes mi opinión sobre la soja en todas sus formas.
      Un abrazo y cuídate mucho!!

  3. Hola!! Yo tomo levadura de cerveza en comprimidos 3 antes del desayuno y 2 a la noche. Es malo tomarlas? Un saludo!!!

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Sara, yo no soy partidaria de tomarlas ya que en su materia nitrogenada está formada por purinas haciendo que suba el ácido úrico y puede provocar cálculos renales. Además tiene un componente que contiene un porcentaje de ácido glutámico que en dosis elevadas puede conducir a una disminución intelectual y desequilibrio al andar. Todos conocemos su alto contenido en vitaminas y oligoelementos pero yo prefiero obtenerlo de otras fuentes como las algas, las semillas…
      Un abrazo!

  4. Juani León says:

    Hola de nuevo Isasi.
    Como no estoy tomando cítricos porque tengo reflujos, hace ya dos meses que tomo Vitamina C de una supuesta buena marca.
    También me he enterado que es un buen oxidante, y a mis 50 tacos, ahora me resulta atractiva la idea….
    La cantidad es de 1000 mg. Tomo una cada día.
    Gracias como siempre.
    Juani

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola querida Juani!! Pues bueno, espero que te siente bien, te recomiendo que leas los ingredientes y excipientes y luego me cuentes.
      Un abrazo!!

  5. muy buenas acabo de enterarme de tu pagina y la verdad es que me parece genial no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote a diario.

    1. Yo Isasi Author says:

      Muchas gracias Vitamina!!! Y bienvenid@ a la web!! Espero que la disfrutes, hay muchos posts que seguro que te interesan.
      Un abrazo
      Yo Isasi

  6. ¡Hola! me gustaría que me dieras tu opinión sobre lo siguiente por fa…

    llevo una dieta macrobiotica estricta por problemas de salud empecé con ella hace 3 meses y no asimilaba nada (eso revelo unos analisis, todo me salia muy muy bajo, pocas defensas, poco hierro, etc) mi consultora me ha recetado un multivitaminico, pero al leer el articulo tuyo no se si me va a empeorar o si en mi caso esta bien que lo tome.

    un besito y espero tu libro prontito ehh 🙂

    1. Hola Cris, si llevas 3 meses con la macrobiótica seguro que tu cuerpo ya está mucho mejor y tú seguramente te encontrarás con más energía y vitalidad. Si es así, en vez de introducir un multivitamínico sintético, iría introduciendo poco a poco otros alimentos que llevas tiempo sin tomar, eso sí, con una buena masticación. Por ejemplo, algún huevo de corral a la semana, algo más de pescado, algo de carne de ave…en fin, si estás con la macrobiótica seguro que entiendes lo que quiero decir y más si es la dieta estricta. Más vale ‘abrir’ un poco la selección de alimentos que tener que tomar algo sintético que a tu cuerpo le costará asimilar y más si tienes antecedentes de no asimilar nada. Te recomiendo que leas ‘Anemia, la obsesión por el Hierro’ y ‘La obsesión por el Calcio y la Osteoporosis’ (si no los ha leído) y así encontrar otros alimentos que te puedan aportar más nutrientes.
      Un abrazo y sigue cuidándote y gracias por tus ánimos por el libro. Os avisaré.
      Yo Isasi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Your custom text © Copyright 2021. All rights reserved.
Close