NUTRICIÓN EN TU EMBARAZO. Dedicado a la futura Mamá.

74

El primer alimento que llega al embrión durante el embarazo es el ambiente que vive: el útero y las hormonas que determinan su clima. Las condiciones psicológicas, físicas, sentimentales y sensoriales de la futura madre influyen en el funcionamiento del cuerpo gracias a la diferencia de calidad y cantidad de las secreciones hormonales. El estado de ánimo durante el embarazo es de máxima importancia porque influirá el ambiente en el que el feto se desarrolle e incluso en su propio desarrollo.

Cuando el embarazo es una elección o se acepta se da lugar a un estado anímico más sereno y pacífico. Este es el primer ‘alimento’ que damos a nuestro hijo: ser consciente de lo que sentimos por él y dejarle sentir emociones y sensaciones.

A través del cordón umbilical el feto recibe el alimento físico que crea materialmente todos los órganos de su cuerpo, incluido el cerebro, con las sustancias que la madre ingiere durante el embarazo.
Es importante alimentarse con alimentos vitales, naturales, genuinos y sobre todo tomar consciencia de los cambios del cuerpo para prepararse al parto y la lactancia y para vivir un embarazo sano eligiendo una alimentación adecuada.
Durante el embarazo, el organismo sufrirá transformaciones de todas sus funciones y del metabolismo para permitir el crecimiento del nuevo ser y de órganos indispensables como la placenta, el útero y las mamas, que deberán adquirir el tamaño adecuado a las exigencias del feto y del recién nacido. Además, el organismo acumula reservas de energía para el parto y la lactancia.
La necesidad de nutrición del embrión es muy reducida por lo que en el primer trimestre no es necesario que la madre aumente su consumo diario de calorías.
A partir del tercer mes, el feto sufre un mayor desarrollo que se traduce en el aumento de la cantidad de calorías necesarias. Pero no se requiere ningún esfuerzo para comer más. En realidad, dado que nuestra alimentación diaria supera nuestras necesidades, se tratará de continuar con la alimentación usual, siguiendo las propias necesidades. Hay que evitar ‘comer por dos’ así como someterse a restricciones cuantitativas excesivas. Creo que este falso mito ya ha pasado de moda y todas somos conscientes de ello.
El embarazo no es una condición patológica o una enfermedad y debe ser vivido de la forma más natural posible como un período saludable que no requiere grandes cambios en el modo de vida y de alimentación (a no ser que llevemos una alimentación pésima).

Será suficiente continuar alimentándose de forma sana y tratar de cumplir algunos principios sencillos:

Minerales.

  • El calcio es muy importante durante el embarazo ya que servirá para construir los huesos y dientes del recién nacido. Las mujeres embarazadas absorben un porcentaje superior y por ello convendría hacer un aporte diario en forma de gomasio, verduras de hoja verde, pescados… Evitando las solanáceas (tomates, patatas, berenjenas y pimientos), los lácteos, exceso de carnes, bebidas carbonatadas, alimentos con ácido oxálico (espinacas, remolacha), azúcar blanco, alimentos refinados, bollería…, que roban calcio del organismo.
  • Junto al calcio, el fósforo está presente en el esqueleto y es fundamental para la fijación del calcio. Sólo un aporte equilibrado de calcio y de fósforo permite la osificación del esqueleto fetal y la formación de los dientes del recién nacido. El fósforo se encuentra en los cereales integrales o en el pescado.
  • También el yodo tiene una función específica durante el embarazo ya que un aporte insuficiente podría provocar defectos en la tiroides del feto, por tanto, basta con condimentar los alimentos con sal marina sin refinar, gomasio. Y evitar sales yodadas comerciales y suplementos de yodo que alteran a nuestro organismo y que son diariamente recomendados por ginecólogos sin ningún conocimiento nutricional.
  • La necesidad de hierro durante el embarazo es alta ya que el feto, en los últimos meses, crea un depósito de este mineral en el hígado para obviar en los primeros seis meses de vida las carencias de hierro en la lactancia. La carencia de hierro conduce a la anemia. Si bien una leve anemia fisiológica es fundamental en el parto para no correr riesgos de complicaciones de tipo embólico, es importante mantener constantes los niveles de este mineral mediante una alimentación con gran aporte férrico y combinaciones que favorezcan su utilización. Los alimentos que lo contienen y en combinación correcta son las verduras de hoja verde, las legumbres, proteína de buena calidad, huevos ecológicos, los cereales integrales (mijo), semillas de calabaza, sésamo... Es inútil tomar fármacos que contengan hierro, ya que la mayoría de los casos no se absorbe provocando estreñimiento y es muy frecuente que este aporte artificial provoque, varios años después, enfermedades graves como las hemosiderosis y la cirrosis, debidas a la acumulación de hierro en diversos órganos (hígado, bazo, páncreas) que responden con una reacción inflamatoria de evolución fibrosa.
    La suplementación con hierro afecta negativamente a los niveles de zinc en el organismo. Una deficiencia de zinc es bastante común y es agravada en muchos casos al tomar suplementos de hierro en exceso. Por eso, si al final decidimos tomar hierro por un período a medio o largo plazo debemos tener la precaución de acompañarlo con zinc.
    Vitaminas.
  • Aumenta la necesidad de vitamina A. Hay que tener presente que la vitamina no resiste la cocción por lo que conviene asegurarse un aporte adecuado a través de la ingestión de caroteno, sustancia contenida en las zanahorias, col, brécol, calabaza, huevos…
  • La carencia de vitamina B1 provoca a menudo problemas de hipotensión y calambres musculares. Es soluble en agua por lo que es muy importante utilizar en las sopas y caldos las legumbres y las verduras que la contienen, en particular, la col. Se encuentra también en los cereales integrales (los refinados  como arroz blanco, pasta blanca, carecen de esta vitamina que fue eliminada en el proceso de refinamiento).
  • La vitamina C es fundamental para la utilización del hierro, como factor antiinfeccioso y para la fijación del calcio. La encontramos en el escaramujo, en las verduras, en las frutas de temporada, pero estas últimas, por nuestra condición actual, es mejor comerlas cocinadas y olvidarnos de los kiwis y las naranjas que son muy desequilibradas y expansivas.
  • La vitamina D es absolutamente indispensable por lo que es necesario exponerse a la luz solar. Sin embargo, nunca hay que tomar esta vitamina por vía oral ya que existe el riesgo de hipervitaminosis (cuya consecuencia es la calcificación anormal de los huesos en crecimiento, calcificaciones en el tejido conectivo y en la placenta), muy dañina para el desarrollo correcto del feto. Evitar los alimentos enriquecidos con vitamina D ya que es vitamina sintética que desestabilizan a nuestro organismo. Los aceites de pescado (bacalao, caballa, sardinas, bonito) son ricos en vitamina D.
  • Durante el embarazo aumenta la necesidad de ácido fólico que se encuentra en legumbres, semillas, verduras.
  • Vitamina PP (vitamina B3 o niacina) presente en el pescado, cereales integrales, legumbres y frutas de estación.
  • Y la vitamina E (tocoferol) en cereales integrales, aceite de oliva.

Es prácticamente inútil eliminar las carencias de vitaminas o minerales ingiriendo fármacos que los contengan: la vitamina por sí sola no soluciona el problema sino el complejo polivitamínico y polimineral presente en los alimentos naturales. Sólo la buena y sana alimentación nos proporcionará un aporte correcto de estos elementos.

Tu sabes perfectamente escuchar a tu cuerpo y donde hay yodo y ácido fólico. Los suplementos se han hecho para los que no sabemos comer y para dar de comer a los laboratorios’. Dr. Myriam Ribes (Ginecóloga en Menorca).

Ciertas pautas a seguir

  • En primer lugar hay que abandonar el consumo de azúcar blanco y derivados, puesto que es un potente descalcificante, entre otras cosas. Durante el embarazo tanto la mujer como el feto necesitan mucho calcio. Convendrá sustituirla por sirope de arroz, reeducando, al mismo tiempo, el gusto desacostumbrado a apreciar la dulzura natural de los alimentos
  • Por supuesto, no hay que tomar alcohol ya que pasa directamente con mucha facilidad a la placenta y permanece en el feto en concentraciones elevadas y durante mucho tiempo, a causa de la incapacidad de los sistemas enzimáticos fetales de metabolizar las moléculas de alcohol. Actúa sobre los tejidos del feto, interfiere los procesos de desarrollo y crecimiento e incluso puede provocar malformaciones, retrasos mentales y problemas posparto. El daño es proporcional a la cantidad de bebida ingerida, a la calidad y a la duración de este abuso.
  • La cafeína es una sustancia bastante activa que supera con facilidad la placenta y entra en el medio fetal y afecta a los riñones y sistema nervioso. La cafeína también se encuentra en el té, en el cacao, chocolate y en aquellas bebidas cuyo nombre termina con el sufijo -cola. Tres tacitas de café, un té y una cola al día son suficientes para alcanzar niveles peligrosos para el feto. Además esta sustancia roba calcio al organismo. No se aconseja el uso del café descafeinado, ya que la cafeína ha sido eliminada mediante procesos químicos que pueden introducir sustancias dañinas.
  • Al principio del embarazo la sangre suele estar más ácida. Por eso, si la futura madre se alimenta de refinados, bollería, azúcares, carnes, es decir, alimentos que acidifican, su sangre seguirá ácida y empezará a notar las primeras náuseas y algunas incluso vómitos. Esta acidez afecta al hígado, huesos y dientes produciendo finalmente al cansancio y agotamiento. Una manera muy eficaz para prevenir estos mareos, náuseas y vómitos sería eliminar todo alimento acidificante (como los antes mencionados) y tomar media ciruela umeboshi en cada comida hasta nuestra recuperación y luego tomar dos o tres veces por semana e ir introduciendo poco a poco alimentos más equilibrados como los cereales integrales, verduras frescas de estación…

Hay embarazadas que aún siguiendo una alimentación muy buena continúan teniendo náuseas en sus primeros tres meses. Si ni la umeboshi, el jengibre ni el kuzu hacen efecto os recomiendo la Acupuntura. Hay ciertos puntos específicos y una pequeña sangría en Shexia que son dos puntos situados en las venas de la cara inferior de la lengua que harán que las angustias remitan. Esa ha sido mi experiencia y muy buena, por cierto. También tengo que decir que hay un componente emocional importante en esto de las náuseas, así que debemos aceptar el momento actual, dejar los miedos, las inseguridades de lado y empezar a disfrutar de lleno de nuestro embarazo ya que es un momento mágico y muy especial. Una vez soltamos nuestros miedos, los síntomas indeseados desaparecerán y volverá la calma y la paz a tu embarazo.

No conviene cambiar radicalmente de alimentación. Si la alimentación precedente ha sido rica en alimentos industriales con abundantes productos químicos, azúcares y productos animales, el paso a una alimentación naturista puede resultar dañino para la salud de la madre y para el feto ya que el cuerpo materno, sometido de golpe a un cambio tan importante, descargará una gran cantidad de toxinas y desechos que no podrán ser eliminados por completo a través de la orina y las heces. Estas toxinas podrían permanecer en el organismo y descargarse en el feto. Es mejor cambiar de forma más gradual.
El embarazo es una excelente ocasión para mejorar el tipo de alimentación, para adoptar una equilibrada compuesta por cereales integrales, verduras frescas de estación, alimentos animales frescos y de confianza (mejor ecológicos), frutas de estación... No es conveniente tener demasiada rigidez al aplicar una u otra dieta sino que hay que seguir los consejos que el cuerpo nos envía a través del apetito, de las alteraciones, de los cambios de gusto y de la mayor sensibilidad a los olores.
¡Felices 9 meses y feliz , sano y natural parto!

Te recomiendo un libro muy especial para todas las mujeres: ‘Cuerpo de Mujer, Sabiduría de Mujer’ de la Dra. Christiane Northrup. Aquí encontrarás toda la información necesaria, es como la ‘Biblia Femenina’.

NOTA 2016 ARSÉNICO: Según un estudio de la EFSA del 2014 se han encontrado altos niveles de arsénico inorgánico en las algas hiziki así que mejor no tomarlas (estés o no estés embarazada). Toda la información sobre el arsénico en mi post ‘Arsénico no sólo en el Arroz’.

Salud y Buen Embarazo.
Yo Isasi
www.yoisasi.com

Join the Conversation

  1. No encuentro ningún artículo tuyo sobre el kefir. Me han dado gránulos de kefir que supuestamente fermenta la leche y es muy bueno para el estómago. Que me recomiendas? Es bueno? Muchas gracias

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Dam! No soy muy amiga de los hongos por tanto no tengo experiencia ni conocimiento del kéfir. Lo siento.
      Un abrazo.
      Yo Isasi

  2. Maria Fernanda says:

    Megustaria saber en que lugar se encuentra, vi su numero de telefono pero estoy en Usa y no se a que codigo de area pertenece.

    Graicas Maria Fernanda Cardona

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola María Fernanda! Te saludo desde España!
      Un abrazo!
      Yo Isasi

  3. Hola, quería hacer una consulta… Estoy embarazada de dos meses y mi desayuno cada día consiste en un consomé de miso (el caldito lo hago con algas kombu y wakame, zanahoria, puerro y shiitake) y cinco piezas de fruta (de temporada). Me gustaría saber si es excesivo tomar miso cada mañana o puedo seguir haciéndolo… Decidí hacer este desayuno porque al no consumir lácteos, encontraría el calcio necesario ahí pero no he consultado con nadie hasta la fecha y tengo miedo de estar haciendolo mal.

    Muchas gracias por tu genial blog! Acabo de descubrirte pero ya te he ubicado en favoritos.

    Abrazos!

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Clara! Bienvenida a la web y mil gracias por tus palabras! Lo primero comentarte que estás mezclando fruta que es muy expansiva con miso que es muy contractivo y no es muy buena combinación. Pronto tu estómago te lo hará saber.
      Lo segundo que yo no recomiendo nada de soja incluída la soja fermentada. Te paso el link donde hablo de ello. Busca un desayuno más equilibrado sin extremos como una crema de arroz integral con gomasio o pan de levadura madre con aceite de oliva primera presión en frío…La fruta es mejor tomarla a entrehoras y al estar embarazada mejor no abusar de ella ya que tu cuerpo pide alimentos menos expansivos ya que en tu interior se está creando vida.
      http://www.nutricionencasa.acupunturamenorca.com/nutricionencasa/wp//2013/05/26/adios-soja-querida/#more-3952
      Un abrazo!
      Yo Isasi

      1. Argh! Lo que sospechaba, no lo podía estar haciendo peor… Espero que no haya afectado al feto… Voy a probar lo de la crema de arroz pero en plan dulce, con toque de canela y posiblemente añada también una tostada con aceite. Esto último fue mi desayuno habitual durante muchos años pero lo dejé cuando quise quitarme las harinas ya que nunca he encontrado un pan de harina integral puro o uno ecológico que me guste. Volveré a iniciar la búsqueda.

        Gracias!

        1. Yo Isasi Author says:

          La intuición nunca falla y menos cuando una está embarazada! Si vas a hacer la crema en plan dulce te recomiendo que le des un toque de gomasio para alcalinizarla. Y otro pan que ahora estaría muy bien para ti es el pan germinado de espelta o de centeno que no llevan nada de levadura ni de harina y son super nutritivos.
          Un abrazo muy grande y feliz embarazo!

          1. Una última cosa, tienes algún ejemplo de menú semanal para embarazadas? O existe algún sitio donde pueda ver uno de ejemplo para poder diseñar el mío propio?

            Gracias.

          2. Yo Isasi Author says:

            Hola de nuevo Clara!Yo aquí os doy las pautas pero luego si queréis algo más concreto, como vuestro seguimiento nutricional, es cuando ya en consulta on-line os doy todo lo necesario para llevar una alimentación equilibrada acorde a vuestra condición.
            Un abrazo!

  4. holaaaa yo tengo 26 semanas de embarazo y la verdad que trato de comer muy bien aunque todo esta en perfectas condiciones tengo mucho miedo que algo salga mal trato de ser positiva pero no puedo y creo que esto se debe a mis cambios hormonales

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Daiana! Felicidades! Aquí es tu mente…intenta no pensar, busca distracciones, queda con familiares y amigos y ríe mucho, eso aleja los ‘malos espíritus’.
      Un abrazo muy grande!

  5. Buenos días Yo!
    Qué tal va todo por Menorca? Sigo enganchada a tu web y te quería comentar un tema. Estoy embarazada de unas 5 semanas!!! Evidentemente hasta ahora me cuidaba y ahora lo voy a hacer más que nunca. Las últimas semanas me noto rara ( me imagino que será normal): ando bastante cansada durante todo el día aunque descanse bien por la noche, tengo el estomago como revuelto aunque de momento no tengo vómitos ni nada. Lo demás, síntomas normales de embarazada, sobre todo molestias en los pechos.
    Sigo una dieta saludable: cereales integrales, algas, frutas, verduras, nada de azúcares, etc.
    No sé si empezar a tomar un poco de kuzu o seguir como hasta ahora.
    Espero tu consejo.
    Por cierto, en Julio tal vez vaya por Menorca así que igual te hago una visitas!! Me encantaría.
    Un abrazo y gracias de antemano!!

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Naroa!! MUCHAS FELICIDADES!!! Pues tus síntomas son normales, nada de qué preocuparse y más si estás llevando una buena alimentaición. El kuzu te puede ir bien si te notas con el estómago un poco raro pero una toma será suficiente.
      Pues si, si vienes por Julio me encantaría conocerte y así veo tu barriguita y tú ves a mi nena.
      Un abrazo muy grande y gracias por seguir leyéndome!

  6. Eli Avellaneda mego says:

    Mi esposa esta embarazada de dos meses y toma un vaso diario de jugo de naranja esta bien o es malo. Gracias por su respuesta.

  7. Que no decian k el te de jengibre servia como te abortivo?? yo dudo tanto en tomarlo.. o si funciona pero en las primeras semanas y con consumo exagerado? ya tengo alrededor de 6 meses pero aun asi temo tomarlo. Grasias espero pronto su respuesta!

    1. Hola Vicky. Hay que buscar el equilibrio. Cualquier alimento en exceso es malo. El jengibre utilizado en pequeñas cantidades ya sea en té o rallado en sopas y guisos ayuda a restablecer el organismo.
      Un saludo y buen embarazo.
      Yo Isasi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Your custom text © Copyright 2021. All rights reserved.
Close