NUTRICION en la TERCERA EDAD: LOS ABUELOS de NUESTROS HIJOS

191

Pasa el tiempo volando y eso lo saben muy bien los que ya han pasado la barrera de los 60 que sienten en sus propias carnes que ya no son unos chavales. La ‘máquina’ empieza a deteriorarse y las cosas ya no parecen tan fáciles. La sabiduría es mayor pero muchos la parte física la llevan bastante mal: diabetes, colesterol, ácido úrico, anginas de pecho, artritis, artrosis, osteoporosis, problemas en la dentición, pérdida de visión, cataratas, pérdida de audición, pérdida de la libido, de memoria, próstata, calvicie, problemas de estómago e intestinales… y muchas más ya catalogadas como ‘normales’ en la tercera edad.


Unas generaciones que en su infancia aún pudieron disfrutar de auténtica comida.
Ahora son personas, muchas de ellas jubiladas, que podrían estar disfrutando de sus últimas décadas y resulta que se ven inmersos en un sin fin de toma de medicamentos, interminables visitas al médico de cabecera por diversas dolencias lo que les lleva a colas en la farmacia y a miles de síntomas a diarios (físicos, mentales y emocionales) que les hacen la vida imposible.
La mayoría están desesperados ya que los medicamentos no les funcionan, la cabeza tampoco y el cuerpo no acompaña, están desorientados y nosotros, sus hijos, no les comprendemos ni prestamos atención a sus malestares. Muchos se sienten abandonados en todos los sentidos. Por tanto, desde aquí les puedo echar un cable a nivel nutricional para que, por lo menos, los síntomas sean más llevaderos.

  • Primero hay que ser conscientes de que ya llevamos más de medio siglo en la vida, y que nuestro cuerpo y nuestros órganos ya no trabajan al cien por cien. El cuerpo se ‘contrae’, se endurece y las funciones de nuestros órganos se hacen más lentas e ineficaces y sobretodo si el estilo de vida llevado a lo largo de todos estos años ha sido caótico, con estrés, con miles de horas de trabajo y muchos excesos de comidas y alcohol.
  • Pero de todas maneras, también decir, que a medida que nos hacemos mayores hay una disminución de la capacidad renal para eliminar ácidos metabólicos así como los ácidos de las frutas y otros alimentos ácidos y con fosfatos haciendo que se utilice nuestra reserva alcalina y calcio para complementar esta insuficiencia lo que hace que nuestros huesos se deterioren; hay una disminución digestiva y hepática; hay una pérdida de flexibilidad en las articulaciones; hay una insenbilidad a la glucosa, con hipo o hiperglucemias; el colesterol en sangre sube al igual que la presión arterial; perdemos masa muscular y los músculos se hacen más rígidos; nuestro metabolismo se hace más lento
  • Tendrían que cambiar los parámetros de los análisis de sangre a partir de los 60 años ya que al tener más edad, por lógica, nuestros niveles serán más altos pero eso no significa que estemos enfermos sino que debemos cuidarnos más.
  • Envejecer no tiene que ser sinónimo de enfermar pero en la vida actual que llevamos cuanto más mayores nos hacemos más dolencias tenemos. 
    Deberíamos hacer unos cuantos cambios si queremos que nuestra salud mejore:

Dejar de lado alimentos extremos: Sal, embutidos, carnes rojas, enlatados, alcohol, bollería, azúcar, miel, fruta cruda, ensaladas, congelados, zumos industriales, refinados como el arroz blanco, pasta blanca, pan blanco, lácteos, solanáceas (patata, tomate, berenjena y pimiento que roban calcio de nuestros huesos), comidas preparadas…
Ya lo sé, muchos de vosotros estaréis ahora mismo con las manos en la cabeza pensando que entonces no tendréis calcio si no tomáis lácteos pero ya está más que demostrado que el calcio de la leche no se absorbe bien y menos a esta edad que además se carece de renina gástrica para poder digerirla; otros seguro que pensaréis que es importante la fruta, otros que la miel es riquísima y muy beneficiosa, pues tanto la fruta como la miel hace subir los índices de glucosa en sangre cosa que tampoco os beneficia en absoluto. Lo que quiero que quede claro es que tenemos que buscar alimentos más equilibrados para así poder tener una vida más sana y relajada.
Una vez hacéis unos pequeños cambios en vuestra alimentación ya empezáis a notar mejoría. Es más sencillo de lo que puede parecer, os lo aseguro.
Se podría empezar por un buen aceite de oliva virgen extra primera presión en frío y no sólo para usar en las ensaladas (ensaladas que tendríais que tomar en pequeñas cantidades y en épocas de calor y nunca por la noche para no enfriar a nuestra vejiga) sino para cocinar. Como sustituto a la sal os recomiendo el gomasio (sal marina con sésamo tostado) ya que la grasa del sésamo hace que la sal se absorba más lentamente y así evitamos la hipertensión; como sustituto a la leche de vaca tenéis un amplio surtido de leches vegetales como la de arroz integral (que no estriñe como muchos pensáis) o la de coco aunque se puede vivir sin leches animales y vegetales; como sustituto del azúcar blanco que roba calcio de vuestros huesos y otros minerales tenemos la melaza de arroz, es la ideal si somos propensos a hiperglucemias o somos diabéticos o la estevia; como sustituto a la fruta cruda, que a vuestro cuerpo le es difícil asimilar, podemos tomar compotas caseras sin azúcar de manzana o pera con un punto de sal marina para sacar el dulzor de la fruta; como sustituta a las carnes rojas os recomiendo las carnes blancas pero, eso si, de buena procedencia y ecológica como la de pavo o conejo. Y por favor, dejad de beber agua del grifo y empezad a tomar agua mineral de bajo residuo seco, en pequeñas cantidades, no hace falta ‘encharcarse’ y nunca beber directamente de la botella.
Si, ya sé que ahora me diréis que sois pensionistas y que no podéis permitiros ‘el lujo’ de comprar este tipo de comida. Pues aquí os digo que si empezáis a hacer cambios de alimentación vuestra salud os lo agradecerá. Tal vez vuestro bolsillo se resienta un poco al principio pero una vez comenzamos a investigar y a indagar estoy convencida de que encontraréis productos mucho más asequibles.

Es importante ir introduciendo cereales integrales poco a poco (mijo, arrroz integral, trigo sarraceno) ya que si lleváis años comiendo refinados (arroz blanco, por ejemplo) vuestros estómagos o intestinos se pueden resentir aunque no he tenido ningún caso que haya ocurrido, al contrario, los resultados han sido muy beneficiosos. También es importante seguir tomando legumbres pero aquí os recomiendo que sea en forma de cremas y quitándoles las pieles pocas veces a la semana y siempre acompañado de cereal (1 parte de legumbre por 3 partes de cereal). Las verduras cocinadas y acompañando el plato.

Quiero dar las gracias por su confianza a Mª Antonia Castilla, a Nieves Gutiérrez y Manuel Gorgojo de Asturias, a Begoña Seguí de Barcelona, a Pilar Riudavets de Menorca, a Marina Aguilar de Barcelona, a María Serra de Ibiza, a Mercedes López de Valencia y a muchos que en el pasado estuvieron conmigo ‘en las buenas y en las maduras’.
Otra cosa importante, y que aquí entramos también los que ya estamos en la madurez, es empezar a aceptar que vamos envejeciendo, es ley de Vida. Debemos aceptar nuestras arrugas, nuestra piel más flácida, nuestros primeros síntomas de vejez. La vejez no es fea, aunque esté mal vista en esta sociedad donde el que es mayor ya no sirve, no es útil cosa que no creo en absoluto. Aceptemos nuestra apariencia actual, amemos a nuestro cuerpo, no nos obsesionemos por la perfección física. Es bella la ‘vellesa‘ (vejez en catalán). Y nunca es tarde para empezar a cuidarnos, empezar a nutrirnos tanto física como emocionalmente.

‘La aparente relación del cuerpo con el tiempo cronológico es sólo una ilusión, una ilusión que nuestro espíritu tiene la tarea de revelarnos. Permitir que nuestro pensamiento viva demasiado tiempo en el pasado es antinatural, un desequilibrio que origina deformaciones del tiempo que obstaculizan nuestra capacidad para vivir en el presente. No tiene sentido concentrarnos en desentrañar los misterios del ayer. Si vivimos totalmente en el momento presente, esos misterios del ayer se desentrañarán poco a poco (…) Distorsionamos el presente porque comenzamos a ver todo lo que ocurre hoy a través del pasado, debilitando así el cuerpo y el espíritu. Enfermamos por ‘llevar lo muerto a cuestas’ durante demasiado tiempo.’ Carolyne Miss.

Salud y Buenos Alimentos
Yo Isasi
www.yoisasi.com

Join the Conversation

  1. norma zuñiga says:

    Estoy a punto de jubilarme pero no quiero entrar a las enfermedades aunque muchas de ellas ya han aperecido, bien dices que nunca es tarde para cuidarse, mi problema es la artrosis y osteoporosis, por favor ayudame con alguna nuricion especial para esos males

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Norma! En esta web tienes mucha información para cuidarte. En este link encontrarás información sobre la osteoporosis y recomendaciones nutricionales.
      http://www.nutricionencasa.acupunturamenorca.com/nutricionencasa/wp//2010/04/20/la-obsesion-por-el-calcio-y-la-osteoporosis/
      Un abrazo!
      Yo Isasi

  2. Olé artículo. Enhorabuena (y, ya puestos, muchas gracias por todo lo que llevo aprendido leyendo tu blog 🙂

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Estrella!! Muchas gracias a ti por leer mi web!!
      Un abrazo!
      Yo Isasi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2022. All rights reserved.
Close