ARSÉNICO NO SÓLO EN EL ARROZ

516

Desde hace muchos años atrás, los suelos y el agua están siendo contaminados haciendo que los alimentos (muchos también ecológicos) que nos llegan a nuestro plato estén cargados de metales pesados, pesticidas y demás tóxicos.

¿QUÉ ES EL ARSÉNICO?

  • El arsénico es un elemento químico de la tabla periódica, cuyo símbolo es As y el número atómico es 33, que pertenece al grupo de los metaloides (presenta propiedades intermedias entre los metales de transición y los no metales), también llamados semimetales, se puede encontrar de diversas formas, aunque raramente se encuentra en estado sólido. Se conoce desde la antigüedad y se reconoce como extremadamente tóxico.
  • Es un elemento esencial para la vida y su deficiencia puede dar lugar a diversas complicaciones. La ingesta diaria de 12 a 15 μg (microgramos) puede obtenerse sin problemas con la dieta diaria de carnes, pescados, vegetales y cereales.
  • El arsénico es encontrado de forma natural en la tierra en pequeñas concentraciones, tanto en el suelo como en los minerales, pero también puede entrar en el aire y mucho más fácil en el agua, a través de las tormentas de polvo y las aguas de escorrentía (escurrimiento a la corriente de agua que se vierte al rebasar su depósito o cauce naturales o artificiales).
  • Es un elemento muy móvil, refiriéndonos con esto a que grandes concentraciones del mismo no aparecen en un sitio específico, esto tiene aspectos positivos pero también negativos, y es que es por ello por lo que la contaminación por arsénico es amplia debido a la alta movilidad y desplazamiento de este.
  • Cuando es inmóvil no se puede movilizar fácilmente, pero debido a las actividades humanas (minería y fundición de metales) este arsénico inmóvil se moviliza, ello hace que pueda ser encontrado en lugares donde no existe de forma natural.
  • Una vez que llega a medio ambiente, este no puede ser destruido, por lo que la cantidad va aumentando y esparciéndose causando efectos sobre la salud de los humanos y los animales.
  • Según algunos estudios la dosis letal de As en adultos será 1-4 mg/kg. (1000-4000 µg/kg).
  • La principal vía de exposición será por ingesta o inhalación, de esta manera entra en el organismo y llega a las superficies epiteliales del tracto digestivo, del aparato respiratorio o de la piel donde se absorbe, entrando en el torrente sanguíneo y siendo transportado a los demás órganos, donde puede ocasionar daños permanentes.
  • Pasado 24 horas el As puede ser encontrado en hígado, riñón, pulmones, bazo y piel; en la piel se acumula debido a la fácil reacción con las proteínas.
  • Cuando la ingesta es mayor que la excreción, se acumula en cabello y uñas. El nivel normal de As en la orina es 5-40 µg/día (0,005-0,04 mg/día), en el cabello de 80-250 µg/día (0,08-0,25 mg/día) y en las uñas de 430-1080 µg/día (0,43-1,08 mg/día).
  • La orina es el mejor bio-marcador para la medición de arsénico inorgánico absorbido, se pueden medir hasta el décimo día después de la exposición. En el cabello o uñas se pueden medir entre los seis a doce meses de la exposición.

CONSUMO DE ARSÉNICO Y SUS DAÑOS COLATERALES

El consumo de arsénico inorgánico a niveles elevados en el agua de consumo está relacionado con el desarrollo de cáncer de piel, vejiga y pulmón, clasificado por la IARC (International Agency for Research of Cancer) en el Grupo 1 (carcinogénico en humanos).

  • Intoxicación Aguda: El arsénico en grandes cantidades afecta la vía digestiva, presentándose como un cuadro gastrointestinal con dolores abdominales, vómitos, diarreas y deshidratación. La pérdida de sensibilidad en el sistema nervioso periférico es el efecto neurológico más frecuente; aparece una a dos semanas después de grandes exposiciones. Los síntomas de la intoxicación aguda pueden aparecer en minutos o bien muchas horas después de la ingestión de entre 100 y 300 mg de As, aunque también es posible la inhalación de polvo de As o la absorción cutánea.
  • Intoxicación crónica: La ingestión de As durante un tiempo prolongado y dosis repetitivas, aparecerán síntomas como: fatiga, gastroenteritis, leucopenia, anemia, hipertensión, alteraciones cutáneas. En la mayoría de los casos los síntomas presentados por intoxicación crónica por arsénico se relacionan a la sintomatología general de algunas enfermedades comunes, debido a esto es necesario realizar un seguimiento del origen de la fuente contaminada por arsénico y una serie de análisis médicos que cuantifiquen la concentración de este en el organismo.
    La ingestión de pequeñas cantidades de arsénico puede causar efectos crónicos por su bioacumulación en el organismo. Envenenamientos graves pueden ocurrir cuando la cantidad tomada es de 100 mg. Se ha atribuido al arsénico enfermedades de prevalencia carcinogénica a la piel, pulmón y vejiga.

Para los seres humanos, la exposición al arsénico se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedades pulmonares, enfermedades del corazón, diabetes, cáncer y desórdenes reproductivos. Sin embargo, la mayoría de los estudios que relacionan el arsénico con la enfermedad humana han expuesto personas involucradas a niveles muy altos – en el lugar de trabajo, por ejemplo, o en partes de Taiwán, Pakistán y otras zonas del mundo donde los niveles de arsénico en el agua potable son inusualmente elevadas. En Bangladesh y la India, se estima que 200 millones de personas han estado expuestas al agua de pozo contaminada con arsénico a partir de fuentes naturales de profundidad dentro de la planta.

Las manifestaciones clínicas de la intoxicación crónica están asociadas con diversas formas de enfermedades de la piel y daños en órganos internos: alteraciones cardiovasculares, renales, circulatorias y respiratorias, en última instancia aparece el cáncer (Hossain, 2006). El inicio de la arsenicosis puede agravarse con la malnutrición y las deficiencias de micronutrientes u otras enfermedades relacionadas.

EL ARSÉNICO Y SUS APLICACIONES

El arsénico se encuentra de manera natural en la corteza terrestre. Mucha de su dispersión en el ambiente se debe a la minería y a procesos comerciales. En la industria, el arsénico es un subproducto del proceso de la fundición (separación del metal y la roca) de diversos minerales metálicos como el cobalto, níquel, oro, plomo, zinc. En el siglo XIX, se usaba mucho el arsénico en pinturas y colorantes para ropa, papel y papel tapiz (Meharg 2003).

En 2003, el productor más grande de compuestos de arsénico fue China, a quien le siguieron Chile y Perú, y el mayor consumidor de arsénico en el mundo era Estados Unidos (ATSDR 2007).

En el pasado, el arsénico se utilizó en Estados Unidos como componente de los insecticidas contra hormigas y de los desinfectantes para animales (la forma líquida concentrada de estos productos resultó ser la más tóxica para los humanos). En los últimos años las restricciones regulatorias para el arsénico, especialmente para los productos para el hogar, han contribuido a reducir su uso así como los riesgos de exposición asociados a ellos (NAS 1977).

Otras fuentes incluyen: aleaciones no ferrosas, desecantes utilizados en la cosecha mecánica del algodón, herbicidas (como las sustancias químicas utilizadas para erradicar las malezas de los postes de teléfono y del ferrocarril, y como el Agente Azul, usado por las tropas de los EUA en Vietnam), manufactura del vidrio, y sustancias químicas para matar algas (García-Vargas y Cebrian 1996).

El trióxido de arsénico se puede encontrar en los pesticidas y en los defoliantes, así como en el whiskey destilado ilícitamente (Murunga y Zawada 2007). Hoy en día, el arsénico se usa ampliamente en la industria electrónica como arseniuro de galio y como gas arsina en los componentes de los semiconductores.

Más del 90% del consumo doméstico de trióxido de arsénico en al año 2003 se utilizó para la fabricación del compuesto arsenato cromado de cobre (CCA), esencial para los conservadores de la madera. La madera tratada con CCA se conoce como «madera tratada a presión».
Desde el 31 de diciembre del 2003, es ilegal tratar la madera para aplicaciones domésticas con CCA. No obstante, la madera que fue tratada con CCA antes de esta fecha aún puede usarse, así como los productos de madera tratados con CCA que sean utilizados en ambientes industriales (ATSDR 2007). Inclusive, existen selladores que pueden usarse con el fin de reducir las filtraciones de arsénico de maderas tratadas con CCA (EPA 2007).
Muchas estructuras exteriores de madera, como las que se encuentran en los juegos infantiles han sido tratadas con conservadores de arsenato cromado de cobre.

Actualmente, el arsénico se utiliza en la quimioterapia de inducción y de consolidación para tratar la leucemia promielocítica aguda, así como para tratar otros cánceres (Miller et al. 2002; Hu et al.2005).
El arsénico se puede encontrar en algunos remedios tradicionales que provienen de varios países asiáticos (Garvey et al. 2001; Chan 1994).
También se puede encontrar en algunos remedios naturopáticos u homeopáticos (Kerr y Saryan 1986).
La «solución de Fowlers», que contiene un 1% de trióxido de arsénico, se utilizó en épocas pasadas para tratar enfermedades cutáneas como la psoriasis y el eczema. Así mismo, se utilizó para tratar la leucemia y la estomatitis. Al asociarse el uso de la solución de Fowler con el cáncer de piel, se redujo sensiblemente el uso del arsénico para fines médicos (Rossman 2007).
La arsfenamina (Salvarsan) fue la primera cura efectiva para la sífilis, hasta que fue reemplazada por los antibióticos al término de la Segunda Guerra Mundial (Rossman 2007).
Todavía se pueden encontrar pesticidas descontinuados que contienen arsénico en algunas granjas y hogares de los EUA (ATSDR 2007).
Otros procesos industriales que involucran al arsénico incluyen: la purificación de gases industriales (remoción de azufre), las centrales carboeléctricas, y el endurecimiento de las aleaciones metálicas.

El uso principal de arsénico metálico es el fortalecimiento de las aleaciones de cobre y plomo para su uso en baterías de coche. Este elemento se  añade en pequeñas cantidades a la alfa latón para hacerlo resistente a la lixiviación de zinc. Este tipo de latón se utiliza para hacer accesorios de fontanería u otros artículos que están en contacto constante con el agua.

EL ARSÉNICO INORGÁNICO, EL MALO DE LA PELÍCULA

‘El arsénico inorgánico está clasificado como carcinógeno para el ser humano (IARC-Grupo 1) por existir suficiente evidencia epidemiológica de que induce diferentes tipos de canceres, como de piel, vejiga y pulmón, aunque con escasa evidencia para cáncer de riñón, hígado y próstata. Como en todos los metales pesados, las formas inorgánicas son mucho más tóxicas que las orgánicas. Ambas formas aparecen en el suelo y en el agua, por lo que se acumulan en los organismos marinos, que tienen la capacidad de metabolizar el arsénico inorgánico y acumularlo en forma de dimetilarsénico (compuesto orgánico) y en los organismos vegetales, que por el contrario, son capaces de transformar el arsénico orgánico en inorgánico. Por una parte, los seres humanos absorben rápidamente el arsénico inorgánico ingerido a través de la dieta, que se distribuye por todos los órganos, y atraviesa la barra placentaria, metabolizándose a forma orgánica para ser excretado.

Una investigación en colaboración con investigadores del CSIR (Instituto Indio de Biología Química, India), ha constatado el vínculo existente entre la ingesta de arroz con alto nivel de arsénico y el daño cromosómico en el ser humano.
Según la investigación, para las personas de zonas rurales de Bengala Occidental, un Estado situado al este de la India, el arroz es un alimento básico y su contenido en arsénico se cifra en 0’2 mg/kg (200 ug/kg), recordemos que en China el contenido de arsénico inorgánico en el arroz está limitado a 0’15 microgramos por kilo (150 ug/kg).
 Los investigadores analizaron los micronúcleos obtenidos del cribado de más de 400.000 células extraídas de muestras de orina de un grupo de más de 400 personas que participaban en el estudio, y que no habían sido expuestos al arsénico contenido en el agua potable. Estas estructuras son el resultado de las irregularidades en el proceso de división celular que se derivan del núcleo, son más pequeñas y contienen cromosomas enteros o fragmentos cromosómicos. Los micronúcleos son un signo revelador del daño cromosómico y otras investigaciones han demostrado su relación con el cáncer.
En el caso de la India, los investigadores apuntan que se puede optar por cultivar algunas variedades de arroz que tienen la particularidad de acumular menor cantidad de arsénico, algo que facilitaría ofrecer un arroz más saludable dentro del baremo de máximo permitido del mencionado elemento, claro, que existen otras soluciones.
Es altamente venenoso en dosis altas, pero la exposición crónica a niveles más bajos aumenta el riesgo de vejiga, de pulmón, y cáncer de piel, así como la infertilidad y, posiblemente, diabetes, enfermedades del corazón, y otras condiciones. A pesar de esto se piensa a menudo como un problema importante sólo en los países en desarrollo, como Bangladesh pero los EE.UU. tiene problemas de arsénico. De hecho, se estima que más de dos millones de estadounidenses beben agua de pozos privados que tienen altas concentraciones de arsénico. El año pasado, el arsénico fue noticia en varias ocasiones por su presencia en el arroz y también en otros alimentos.

‘El arsénico es bastante notable en la cantidad de cosas que puede hacer y cómo muchos sistemas en el cuerpo se pueden perturbar de forma sutil,’ dijo Joshua Hamilton, científico senior en el Laboratorio de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts., y añadió: ‘El arsénico tiende hacer su daño lentamente y en silencio, sin levantar sospechas a ningún médico’.

‘Los más vulnerables son los niños más pequeños. Exposiciones bajas durante la infancia pueden preparar el escenario para problemas más adelante en la vida, dijo Hamilton.

¿CÓMO LLEGA EL ARSÉNICO A LOS ALIMENTOS?

Según wikipedia, la principal vía es por el agua y después por los residuos de usos industriales, producción de aceros especiales, fabricación de pinturas, vidrio y esmaltes, residuos de usos agrícolas, herbicidas, fungicidas, insecticidas, rodendicidas, fosfatos que contienen arsénico, suplementación mineral en los piensos, uso de ácido arsanílico en la alimentación de cerdos y aves de corral para promover su crecimiento, residuos de usos farmacéuticos, medicación para enfermedades parasitarias, residuos emitidos directamente a la atmósfera, gases de combustión del carbón y gases industriales. La presencia de arsénico en el agua potable puede ser el resultado de la disolución del mineral presente en cuencas hidrográficas cercanas a volcanes y naturalmente en el suelo por donde fluye el agua antes de su captación para uso humano; o bien, por vía antrópica por contaminación industrial o por pesticidas.

Durante la década de 1950, los cultivadores estadounidenses de algodón propagan un pesticida que contenía arsénico para combatir el picudo del algodonero. Aunque se trataba de un control efectivo de plagas, niveles bajos de arsénico permanecen en el suelo de los campos donde se aplicó porque el arsénico no se degrada en el ambiente, y pueden entrar en las fuentes de agua de escorrentía de la lluvia. Ciertas plantas de alimentos – en particular el arroz -tienen la capacidad de crecer con el arsénico del suelo sin hacerse daño. Estos «hiperacumuladores» presentan riesgos para la salud de los seres humanos que los consumen de forma regular. Estudios recientes sugieren que la comida puede ser tan importante como el agua como fuente de arsénico.

En 2001, la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) redujo el estándar público de agua potable para el arsénico de 50 a 10 partes por billón (ppb). Suelos y agua de pozo en New Hampshire han encontrado que contienen niveles de arsénico que son sustancialmente más altos que los niveles encontrados en otras regiones de los Estados Unidos.
Se han utilizado pesticidas a base de arsénico durante décadas en los cultivos de algodón en algunas partes de los EE.UU., donde el arroz se cultiva, y sus restos permanecen en el suelo. Cuando se toma en cuenta las fuentes industriales de arsénico que contaminan el suelo (por ejemplo, de las plantas de combustión de carbón, la minería y las fundiciones de cobre) y el arsénico que siguen utilizándose en algunos pesticidas, piensos y fertilizantes, es fácil ver cómo el arsénico puede terminar en el arroz.

Es la actividad humana la que contribuye en gran medida a la presencia del arsénico inorgánico que se encuentra actualmente en el arroz. La difusión de arsénico tóxico en nuestra materia prima se remonta a la utilización humana de ciertos herbicidas y pesticidas.

Otras fuentes incluyen fertilizantes de fosfato, conservantes de la madera, las actividades mineras con todos los residuos, residuos industriales, combustión de carbón y la fundición.
La contaminación de la materia prima se produce cuando estas sustancias mortales llegan a las aguas subterráneas, pozos y otras fuentes de abastecimiento de agua y cuando esa agua ya contaminada con arsénico se usa en los cultivos’.

Descubren cómo se acumula arsénico en el arroz:
Un equipo internacional de científicos, en el que participan investigadores de la Universidad Internacional de Florida (FIU), ha descubierto cómo el arsénico se acumula en las semillas de plantas similares al arroz. El equipo del profesor Barry P. Rosen (FIU) ha descubierto que el Arabidopsis Thaliana utiliza el inositol en sus sistemas de transportes, un tipo de azúcar que carga de arsenito la semilla, la forma tóxica del arsénico. Esta es la primera identificación de transportadores responsables de la acumulación de arsénico en la semillas de plantas. 
Barry P. Rosen adelanta que la misma vía podría estar presente en los granos de arroz, por lo que este avance permitiría el desarrollo de nuevas variedades de arroz que contuvieran menos arsénico en el grano. “Aunque el proceso de cómo se toma el arsénico en las raíces y los brotes de las plantas esté bastante claro, se sabe poco acerca de cómo el arsénico se introduce en semillas (…) La comprensión de cómo se acumula arsénico en semillas es de gran importancia para la salud de la población,” explica.

EL ARSÉNICO Y EL AGUA

La OMS aconseja que el agua no supere los 0,01 mg/l de arsénico. La exposición crónica a través del agua de consumo puede causar lesiones cutáneas, en riñón, hígado y medula ósea, así como trastornos neurológicos. Y hay que advertir que el uso de filtros caseros o hervir el agua no son técnicas efectivas para disminuir los niveles de arsénico.

En 2001, la EPA (Environmental Protection Agency o Agencia de Protección Ambiental) ha establecido el límite para el arsénico en agua a 10 partes por billón (ppb), una gran disminución del anterior límite de 50 ppb establecido en 1975, pero, según los expertos, sigue siendo demasiado alta. La EPA había propuesto anteriormente un límite más estricto de arsénico 5 ppb en el agua que sólo es vigente en Nueva Jersey.

Las investigaciones de Joshua Hamilton, científico senior en el Laboratorio de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts han sugerido que la exposición a arsénico en el estándar actual de agua potable de la EPA de 10 partes por mil millones fue suficiente para alterar las hormonas en ratones. Las mismas hormonas que juegan un papel en una variedad de condiciones humanas, desde cáncer y enfermedades del corazón hasta problemas reproductivos y déficits cognitivos en los niños.

En 2001, la Academia Nacional de Ciencias estimó que las personas que beben agua contaminada con arsénico a 10 partes por mil millones tendrían un riesgo de 1 en 300 de desarrollar cáncer durante su vida.

El tratamiento de agua potable convencional está orientado a eliminar color, turbiedad y microorganismos. Esta eliminación se logra a través de una combinación adecuada de procesos de: coagulación, floculación, sedimentación, filtración y desinfección. Pero cuando se desea eliminar elementos químicos del agua, como el arsénico es necesario, en ocasiones, recurrir a métodos más complejos.

Las tecnologías utilizadas generalmente para eliminar el arsénico, además de coagulación y floculación son: adsorción-coprecipitación usando sales de hierro y aluminio, adsorción en alúmina activada, ósmosis inversa, intercambio irónico y oxidación seguida de filtración.
Una manera de ingerir arsénico es a través del agua. Los acuíferos de muchas Comunidades se ven afectados, en estos casos el arsénico generalmente proviene de pozos profundos, donde existe la pirita o arsenopirita (combinación de hierro, azufre y arsénico).
La norma de la Organización Mundial de la Salud (OMS) permite una concentración máxima de arsénico en aguas destinadas para el consumo humano de 10 µg/L. aunque se recomienda no superar los 0,05 mg/L en el agua potable. La norma FAO/OMS señala que el nivel máximo permitido se ha reducido a 0,01 ppm o en el agua (anteriormente era de 0,05 ppm).
El arsénico se presenta como As+3 (arsenito) y As+5 (arseniato, abundante), de las cuales el arsenito es el más tóxico para el humano y el más difícil de remover de los cuerpos de agua.
Algunos estudios de toxicidad del arsénico indican que muchas de las normas actuales basadas en las guías de la OMS señalan concentraciones muy altas y plantean la necesidad de revaluar los valores límites basándose en estudios epidemiológicos.

El arsénico y sus compuestos son extremadamente tóxicos, especialmente el arsénico inorgánico. En Bangladés se ha producido una intoxicación masiva, la mayor de la historia, debido a la construcción de infinidad de pozos de agua instigada por las ONG occidentales que han resultado estar contaminados afectando a una población de cientos de miles de personas. (Andrew Meharg (2005). Macmillan Science, ed. Venomous Earth – How Arsenic Caused The World’s Worst Mass Poisoning.)

También otras regiones geográficas, España incluida, se han visto afectadas por esta problemática. (Martín-Gil J, San Martín Toro JM y Martín-Villota MJ. (2002). Tecnoambiente, año XII (118), pp 5-9, ed. «Problemática planteada por la presencia de niveles elevados de arsénico en el Acuífero de Los Arenales (sur del Duero)»).

Según datos del servicio de prospecciones geológicas estadounidense (U.S. Geological Survey) las minas de cobre y plomo contienen aproximadamente 11 millones de toneladas de arsénico, especialmente en Perú y Filipinias, y el metaloide se encuentra asociado con depósitos de cobre-oro en Chile y de oro en Canadá.

La mayor parte del agua potable disponible en África, Asia y América del Sur contiene esta toxina mortal.

En muchas partes del mundo, como Argentina, Bangladesh, Chile, China, Hungría, India, México, Taiwán, Estados Unidos etc., hay numerosas áreas con aguas subterráneas que tienen contenidos de arsénico mayores de 50 μg/l, superando las directrices de la WHO (1993) de 10 μg/l para el agua de bebida. Estas aguas han sido encontradas en ambientes muy diversos, en acuíferos de distintas profundidades, tanto en ambientes reductores como oxidantes.

Los suelos agrícolas no contaminados contienen 1-20 mg/kg de arsénico (1000-20000 µg/kg) (Wauchope, 1983), pero los suelos contaminados de áreas mineras o industriales pueden tener 45-2600 mg/kg (45000-2600000 µg/kg) (Dudas,1984;García-Sánchez and Álvarez-Ayuso, 2003;Anawar et al., 2006).
En muchos casos el uso en el riego de aguas subterráneas contaminadas, ha promovido la aparición de altas concentraciones de arsénico en suelos agrícolas (Pandey et al.,2002, Alam et al., 2003).

Este uso extensivo y continuado de aguas subterráneas con altas concentraciones de arsénico para el riego, ha llevado al aumento de la concentración de arsénico en suelos agrícolas de países como Bangladesh, India, Vietnam, Tailandia, Taiwán, Argentina, Chile y España, sobrepasándose el nivel de referencia de (0.1 a 40 mg/kg, es decir, 100 µg/kg a 40000 µg/kg) (Chen et al., 2002,Tu and Ma, 2004).

‘La contaminación química de las aguas subterráneas ha cobrado gran importancia a nivel internacional debido al potencial tóxico que determinados compuestos sintéticos, no fácilmente biodegradables, tienen sobre la salud humana. La detección de más de 50 plaguicidas en las aguas subterráneas, sólo en Europa Occidental, es un claro ejemplo del potencial de lixiviación de estos compuestos que provoca que determinados acuíferos en la UE superen el límite máximo de 0,1 ug/l por plaguicida individual. Se estima que aproximadamente un 68% de las causadas de este problema tienen su origen en la actividad agrícola, un 17% se debe a procesos industriales, un 8% al uso doméstico de estos compuestos y un 7% correspondería a diversos usos. Dependiendo de las propiedades físicas del suelo (normalmente en suelos con un alto porcentaje de la fracción arenosa), los residuos de plaguicidas pueden ser también lixiviados y pasar indirectamente a las aguas subterráneas.’

¿Y el agua de España?

El acuífero Los Arenales pertenece a la cuenca del río Duero en Castilla y León. Cubre más de 7000 Km² comprendidos entre el sur del río Duero, el sistema Central y por el Oeste el curso del Río Tormes.
Es destacable la contaminación por nitritos generada en los últimos 40 años por filtración de fertilizantes agrícolas y otras actividades contaminantes, esto ha originado una importante contaminación del acuífero por arsénico y ha supuesto un importante gasto a la Junta de Castilla y León para abastecer a los municipios mediante conducciones desde los ríos en los últimos años.
En el acuífero Los Arenales el principal cultivo es cereal de secano, aunque en los últimos años se ha desarrollado extraordinariamente el cultivo de regadío irragado desde el embalse de Las Cogotas y las perforaciones sobre el acuífero de Los Arenales, lo que ha elevado en este último caso los niveles de explotación y ha aumentado el nivel de nitritos y arsénico en algunas muestras.
Es decir, el acuífero de Los Arenales, el más grande y extenso del Estado Español, se encuentra sobreexplotado y contaminado. Existen varias especies de aves y mamíferos, algunas de ellas de gran valor como la avutarda y el águila imperial.
El sector de Los Arenales (2.393 kilómetros cuadrados) ocupa 21 municipios de Ávila, 61 de Segovia y 34 de Valladolid.
Según los datos de la CHD se encuentra en «mal estado cualitativo» debido a la concentración de nitratos –en algunas estaciones superior a 50 miligramos por litro-, así como al elevado índice de explotación, que supera en siete décimas el valor deseable del 0,8%.
Respecto al acuífero de Tierra del Vino (1.640 kilómetros cuadrados), ubicado entre el sector suroriental de la provincia de Zamora y el nororiental de la de Salamanca y una pequeña porción de Valladolid presenta una afección por nitritos, sodio y arsénico en alguna de las estaciones de seguimiento.
En cuanto a la masa de Medina del Campo (3.700 kilómetros cuadrados), situado entre las provincias de Valladolid y Ávila, aunque incluye porciones de las provincias de Zamora, Salamanca y Segovia, se encuentra en mal estado debido a la concentración de amonio.

  • Análisis del agua subterránea de Castilla-León: En la actualidad (2012), debido a que el análisis del arsénico ha sido incluido en los análisis de rutina del agua de bebida, se han contabilizado 69 municipios de Castilla y León, donde el nivel de arsénico del agua sobrepasa los límites recomendados de 10 μg/l, las provincias afectadas son Ávila, Segovia, Valladolid, Zamora y Salamanca.
  • Noticia de El País en 1999 sobre el Parque de Doñana: ‘Los cinco millones de metros cúbicos de agua ácida y lodos que arrasaron el entorno de Doñana tras la rotura de la balsa de residuos de Minas de Aznalcóllar han dejado elevadas concentraciones de arsénico en 3.060 hectáreas del entorno del parque. Un año después de la catástrofe, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cifra esta contaminación del suelo como la secuela más grave del vertido tóxico, que ha envenenado ya a cerca de 20.000 aves acuáticas.’
    Pincha aquí si quieres conocer los daños causados.
  • Nota sin sentido: En muchas webs he encontrado esta misma frase: ‘Uno de los arroces más ‘limpios’ del mundo es el del Parque Nacional de Doñana, ya que en este entorno no se ha permitido el uso de plaguicidas y el arsénico no abunda de forma natural.’ Ahora si que no entiendo nada de nada…
  • La Vanguardia nos cuenta que: España, incluida en la lista de países con más problemas de agua del mundo. El World Resources Institute sitúa a España en la posición número 30 de los países con mayor estrés hídrico en el 2040. Aquí la lista  aunque en realidad salimos en el número 32.
  • Y, por favor, algo positivo…:
    Las regiones de España con mejor y peor agua de grifo: Las mejores son Burgos, San Sebastián y Las Palmas y de las peores tenemos a Lebanza, Ciudad Real (muy alta en trihalometanos), Palma de Mallorca (altos niveles de nitratos), Arándiga y Barcelona, Huelva y Logroño (con presencia elevada de microorganismos aerobios lo que revela una mala desinfección).

agua-botella¿Y qué pasa con el agua embotellada? ¿Es inmune al arsénico?

Las multinacionales como PepsiCo, Coca-Cola y Nestle recaudan un total de 110 millones de dólares al año vendiendo agua embotellada en todo el mundo. Sólo en los EE.UU., representa aproximadamente el 30% de las ventas de refrescos líquidos, muy por encima de las ventas de leche y la cerveza.

Estas multinacionales han gastado millones en marketing para convencer a los consumidores de que el agua del grifo tiene mal sabor, contiene altos niveles de contaminantes y supone un peligro para la salud humana. El agua potable, según ellos, es una plaga, y la única forma para beber agua saludable es comprarla a través de las empresas de bebidas privadas con un coste de hasta 2.000 veces más cara que la del agua del grifo.
Y parece que sus tácticas están funcionando.
Pero la alternativa supuestamente sana no es regulada. El agua de un servicio público es controlada constantemente bajo estándares de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), pero el agua embotellada no tiene que cumplir con esos estándares. De hecho, las pruebas independientes de agua embotellada han indicado que las impurezas microbiológicas y altos niveles de fluoruro y arsénico plantean problemas de salud.
Pero han conseguido que tengamos miedo a las fuentes públicas y a nuestra agua del grifo como si fueran fuentes de contaminación y contagio.
La ironía de hoy es que el agua pública ya no es vista como una opción segura, y si lo sea el agua embotellada sin embargo mal regulada.
Hace nueve años, la marca de agua embotellada de alta gama Fiji comenzó una campaña de marketing en la que decía: «La etiqueta dice Fiji porque no está embotellada en Cleveland».
Los de Cleveland, enojados porque estaban siendo injustamente insultados debido a algunos problemas en décadas anteriores por su ‘mala agua’, tomó medidas sanitarias y evaluaron algunas botellas de Fiji y otras marcas líderes como Dasani, Evian y Aquafina y las compararon con el agua del grifo Cleveland. ¿Y adivina qué? El agua del grifo de Cleveland era más pura que todas ellas. El agua embotellada Fiji tenía un 6,31 microgramos de arsénico por botella.

El agua del grifo tiene que someterse a pruebas regulares para las bacterias y microbios, tales como E. Coli, mientras que el agua embotellada no lo hace.

Además, la EPA requiere que los proveedores de agua tengan certificados para probar su agua, pero no hay tal requisito de la FDA para los embotelladores de agua. Los embotelladores tampoco necesitan enviar informes a los reguladores acerca de los problemas que podrían encontrar con su producto. No hay requisitos para la desinfección, filtración para los embotelladores que deben cumplir las empresas de agua. Los consumidores están a merced de una corporación.
Cerca de la mitad del agua embotellada comprada por los consumidores no es nada más que agua del grifo filtrada con nombres de fantasía, según Food & Water Watch. Gran parte del agua embotellada que los estadounidenses beben, incluyendo marcas como Aquafina y Dasani, es más o menos lo mismo que recibe de su propio grifo.

Nota: Un pdf en inglés con buena información para mejorar nuestra agua del grifo.

«Estos son los números de la industria del agua embotellada que no quieren que veas», dice Wenonah Hauter, fundadora y directora ejecutiva de Food & Water. «Estas cifras revelan que más y más agua embotellada es básicamente el mismo producto que fluye de los grifos de los consumidores, subvencionada por dólares de los contribuyentes que a continuación se vierte en un paquete que destruye el medio ambiente, y se venden por miles de veces su valor real.»

Pero mientras que los recursos públicos de agua deben revelar el contenido de su agua, incluyendo la fluoración y el arsénico, esta información no está contenida en las etiquetas de las botellas de agua. Consumidores desprevenidos que piensan que están evitando el fluoruro en el agua potable, del agua embotellada podrían estar recibiendo una buena dosis de todos modos.
Tales omisiones ayudan a la industria de bebidas a crear una percepción de necesidad de agua embotellada.
Después de todo, «el mayor enemigo es el agua del grifo», dice Robert S. Morrison, el vicepresidente de PepsiCo en 2000.

«Cuando hayamos terminado, el agua del grifo será relegada a duchas y lavar los platos», dice Susan Wellington, presidenta de la división de bebidas Quaker Oats Company de Estados Unidos.
En 2008, más de 34 mil millones de litros de agua embotellada fueron empaquetados y vendidos en los Estados Unidos y cinco veces esta cantidad se vendieron en todo el mundo, alimentando un negocio global de proveedores de agua, embotelladoras, camioneros y comerciantes con un costo para los consumidores de más de cien mil millones de dólares.
Y esto no sólo ocurre en Estados Unidos ya que el estudio de la EFSA (European Food Safety Authority) del 2014 encontró mayores niveles de arsénico en el agua embotellada que en el agua del grifo: El agua del grifo tiene una media de arsénico de 1,1 y 2,0 mg/kg y el agua mineral sin gas rondan los 5,8 mg/kg (5800 µg/kg). Valores relativamente altos de arsénico en el agua mineral embotellada han sido reportados en el pasado, con contenidos de las NIC en algunos casos por encima de 500 mg/L (Farmer y Johnson, 1985; FDA, 2007).

Nota de última hora muy interesante de Aquafina de PepsiCo:

La corporación de Pepsi admitió que su agua embotellada Aquafina no es agua purificada ni agua de manantial, sino simplemente agua corriente del grifo.

La empresa ahora se verá obligada a cambiar el etiquetado de la marca para reflejar que es sólo agua del grifo.
Muchos clientes informados eligen el agua embotellada porque están preocupados por la calidad del agua del grifo, que está plagada de fluoruro y productos farmacéuticos. Lamentablemente, ahora estamos aprendiendo que en muchos casos, el agua embotellada en realidad no es mejor que el agua del grifo.
A lo largo de los años, un grupo de presión llamado «Corporate Accountability International» ha estado revisando el contenido de agua embotellada y presionando a las compañías para que dejen de hacer publicidad falsa.
Aquafina es en realidad una de las marcas de agua más vendidas en el mundo, y puede ver una caída en sus ventas como resultado de estos nuevos hallazgos.
Este grupo ahora está investigando el agua embotellada Dasani de Coca-Cola por su publicidad falsa. Sin embargo, Dasani niega que su producto sea agua del grifo.
El principal proveedor de agua Niagra Bottling anunció que uno de sus manantiales estaba contaminado por la bacteria E-Coli, causando que muchas compañías líderes de agua embotellada retiraran sus productos.

Así que si el agua es el ingrediente mayoritario de refrescos, leches vegetales, zumos, etc. no sería descabellado pensar que el agua de los mismos llevara arsénico, ¿verdad?

HISTORIA Y EVOLUCIÓN DEL ARSÉNICO EN EL ARROZ EN LOS ESTADOS UNIDOS: EL ALGODÓN, LOS POLLOS Y EL ARROZ

Los estudios han asociado a largo plazo, la ingestión de dosis bajas de arsénico con el cáncer de la piel, la vejiga y de pulmón, y otras enfermedades crónicas. Como resultado, New Hampshire se ha convertido en el foco de los estudios de investigación de la salud geológicos, medioambientales y humanos. Otros estados con inusualmente alto nivel de arsénico incluyen Maine, Michigan, California, Nuevo México, Arizona, Colorado y Nevada.

El arsénico es un elemento natural, pero los EE.UU. ha aumentado la cantidad de arsénico en nuestro medio ambiente y nuestras tierras de cultivo durante el siglo pasado mediante el uso de 1,6 millones de toneladas del mismo en los usos agrícolas e industriales. Alrededor de la mitad de esa cantidad se ha utilizado desde mediados de la década de 1960.

En 1942, una vez que el arsénico se pulverizó sobre las granjas y ya estaba en el medio ambiente para encontrar su camino en los alimentos y el agua, los Estados Unidos ajusta el límite de arsénico en el agua potable a 50 ppb, antes de que el arsénico fuera clasificado como un carcinógeno. Sin embargo, un informe de 1999 por la Academia Nacional de Ciencias mostró que este nivel no protegía a los estadounidenses de un inaceptablemente alto riesgo de cáncer.
La EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente, Environmental Protection Agency) propuso entonces bajar el límite de arsénico de 50 ppb a sólo 5 ppb en el 2000. La industria se quejaba, era la época de Clinton así que la EPA cambió el límite a 10 ppb. Una vez que George W. Bush asumió el cargo, inicialmente intentó bloquear el cambio manteniendo así el límite de 50 ppb, como en la Segunda Guerra Mundial. En noviembre del 2001, el gobierno de Bush cedió y permitió poner el límite en 10 ppb.
El arsénico se usa en la agricultura de EE.UU. desde la Guerra Civil, los propios agricultores los llevan a sus granjas.
Mucho antes de los días del DDT, los primeros plaguicidas sintéticos fueron los arsenicales. Un pigmento de pintura arsenical llamada ‘Paris Green’ fue utilizado por primera vez contra el escarabajo de la patata de Colorado en 1867. Incluso entonces, la toxicidad letal de arsénico era bien conocido. Will Allen en su libro, ‘La guerra contra los insectos’, dice cómo los agricultores perdieron el ganado después de comer las plantas de patata tratadas con Paris Green. Otros pesticidas de arsénico, London purple y arsénico con plomo siguieron a Paris Green. Por la década de 1930, ‘más de cien millones de personas en Estados Unidos sufrieron de leves a severos envenenamientos de arsénico y plomo’, escribe Allen.
A medida que las plagas desarrollaron resistencia a los pesticidas arsenicales fue cuando el gobierno cancela los registros de algunos de ellos. Sin embargo, incluso después de ser sustituidos por otros plaguicidas, en los EE.UU se sigue usando en los medicamentos para el ganado y en los pesticidas.

Nota DDT: Dicloro Difenil Tricloroetano, compuesto principal de los insecticidas. En el best seller ‘Silent Spring’ (Primavera Silenciosa), de 1962, Rachel Carson exponía todos los peligros ecológicos derivados de la utilización del DDT, llegando a alegar incluso que acabarían desapareciendo todos los pájaros del mundo si se seguía usando ese insecticida. A raíz de ello, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) prohibiría el DDT en 1972.
Actualmente está prohibida la producción, uso y comercialización de todos los productos de protección de plantas que contengan DDT. El 15 de septiembre de 2006 la OMS (Organización Mundial de la Salud) anunció que el insecticida volvería a ser parte de su programa para erradicar la malaria fumigando el interior de residencias y matar así a los mosquitos que transmiten la malaria.

Hasta hace poco, medicamentos para el ganado con arsénico, como roxarsona, nitarsona, carbarsona y ácido arsanílico, se daban a todos los pollos, pavos y cerdos. Roxarsona se utilizó desde 1944 ampliamente para la prevención de enfermedades, aumento de peso, la eficiencia alimenticia y la pigmentación en los pollos hasta que se retiró voluntariamente del mercado por Pfizer en 2011, tras la revelación de que los pollos alimentados con roxarsona tenían arsénico inorgánico en sus hígados. Los tres últimos medicamentos siguen siendo legales y regulados por la FDA (Food and Drugs Administration).
Una vez utilizado en los pollos, el arsénico del roxarsona permaneció en sus excrementos y en las plumas, y se dejó caer en la alimentación.

A su vez, todo esto sirve como fertilizante en las granjas y como alimento para el ganado. Y, como resultado, Arkansas que es el estado de mayor de arroz en los EE.UU., está en el segundo lugar detrás de Georgia para la producción de pollos de engorde. De los seis estados productores de arroz, todos se encuentran entre los mejores productores de pollos de engorde de la nación, con Mississippi y Texas entre los cinco primeros, y California y Missouri entre los 10 primeros.
En 2006, la EPA intentó prohibir esencialmente los restantes usos de los compuestos arsenicales orgánicos, ya que «después de la aplicación, estos pesticidas se convierten con el tiempo en el suelo en una forma más tóxica, el arsénico inorgánico, y contamina potencialmente el agua potable a través de la salida del suelo.» Tras la protesta de la industria, la EPA se alejó de su decisión inicial.

Todos los arsenicales orgánicos, excepto un herbicida, el MSMA (Metano arsonato monosodio con un contenido de arsénico no menor de 46.25%), se prohibieron a partir de 2009. Después de ese tiempo y hasta el final del 2013, el MSMA todavía podía ser utilizado en granjas de césped, campos de golf y carreteras y autopistas. Después de esto, sólo podemos recordar que el MSMA fue permitido sobre el algodón.
Los seis estados de cultivo de arroz se encuentran entre los principales estados productores de algodón: Texas, Mississippi y Arkansas encabezan la lista, con California, Louisiana y Missouri. Y estos estados que cultivan arroz y son productores de algodón siguen usando MSMA.El arroz es muy susceptible al arsénico, ya que a menudo se cultiva en campos inundados con agua. De hecho, un estudio de 2008 encontró que los agricultores pueden reducir la cantidad de arsénico total e inorgánico en el arroz mediante su cultivo en condiciones no inundables.

Nota Roxarsona: Fue aprobado por la FDA en la década de 1950, tanto para matar los parásitos como para mejorar el aspecto del pollo empaquetado ya que el arsénico hace que los vasos sanguíneos exploten y la carne se vea más rosada. El argumento había sido que esto era sólo arsénico orgánico pero actualmente hay pruebas suficientes para confirmar que estaba metabolizando en la forma inorgánica, es decir, tóxica. El gigante farmacéutico Pfizer, suspendió las ventas de roxarsona pero la FDA no prohibió el uso continuado en la alimentación ya en el mercado, y parece que no se moverá para prohibir su uso futuro.

Así que ¿por que la EPA todavía permite el MSMA en el algodón si los herbicidas arsenicales son tan malos y están prohibidos en absolutamente todo lo demás? Dos palabras: Amaranthus palmeri. A pesar de años de advertencias, las empresas químicas y biotecnológicas y los productores de algodón han creado la mala hierba perfecta. Amaranthus Palmeri ha desarrollado resistencia al herbicida inhibidor del ALS (acetolactato sintetasa) y al glifosato, el ingrediente activo del Roudup de Monsanto y una sola planta puede llegar a producir medio millón de semillas.

Nota Glisofato: Un estudio realizado en Sri Lanka, encabezado por el Dr. Channa Jayasumana, muestra cómo el glifosato, un herbicida de amplio espectro que se utiliza para matar las malas hierbas, actúa como soporte para los metales pesados como el plomo y el arsénico. El glifosato forma enlaces químicos que transportan los metales tóxicos más fácilmente por el torrente sanguíneo del organismo humano.

Las malas hierbas comúnmente desarrollan su resistencia a los inhibidores del ALS mucho más que cualquier otra clase de herbicida. Pero la resistencia al glifosato era casi desconocida antes de que Monsanto introdujera en el mercado por primera vez sus organismos modificados genéticamente (OMG) compatibles con su Roundup Ready en 1996. El uso del glifosato se disparó dando a las malas hierbas la fuerza evolutiva necesaria para desarrollar resistencia. En ningún sitio es más certero que en aquellos campos que han rotado dos cultivos con el Roundup Ready como el algodón y la soja.
El Amaranthus palmeri resistente al glifosato apareció por primera vez en los campos de soja y de algodón transgénicos en Georgia en el 2005 y no tomó mucho tiempo en que pasara lo mismo en todo EE.UU. incluyendo los estados productores de arroz de Arkansas, Mississippi, Missouri, Louisiana y California. En algún caso se encontró resistencia a los dos tipos de herbicida en la misma planta Amaranthus palmeri. La mala hierba, además, ha causado que los agricultores hayan cambiado a herbicidas todavía más tóxicos, al desmalezado manual e, incluso, han llegado a abandonar su campos.
Una última salida directa para el arsénico en tierras agrícolas proviene de los lodos de depuradora. Bajo las regulaciones actuales de la EPA, los lodos de depuradora contienen 41 partes por millón – 41.000 partes por mil millones – de arsénico total que se puede aplicar a las tierras agrícolas e incluso se vende a los consumidores para el jardín de su casa y el uso de césped.
La USDA, la FDA y la EPA han permitido pesticidas, productos farmacéuticos y prácticas que llevaron a la carga tóxica de arsénico. Los pesticidas regulados por la EPA, los medicamentos regulados por la FDA y la USDA han trabajado con los agricultores en muchos aspectos dando luz verde a los cultivos Roundup Ready de Monsanto. No era ningún secreto que el arsénico estaba entrando en granjas y campos donde se cultiva nuestra comida. Los hallazgos de Consumer Reports lo confirma y hasta incluso que el arroz orgánico contiene arsénico. Los agricultores orgánicos no pueden utilizar pesticidas arsenicales, pero pueden utilizar el estiércol de los pollos alimentados con roxarsona y otros medicamentos arsenicales.
El poder de la industria es tan fuerte que no se puede esperar que el gobierno tome medidas cuando son destrozados izquierda y derecha ‘.

Nota ‘verde’: Amaranthus palmeri, fue seleccionada como ‘mala hierba’ del año en 2014 por su impacto potencialmente devastador.

La industria avícola de Estados Unidos tiene un mal hábito de alimentar a los pollos con arsénico. El arsénico, resulta que, ayuda a controlar un error común que infecta a la carne de pollo, y también da una tonalidad rosada a la carne de pollo, que la industria piensa que quieren los consumidores.

En un informe que acaba de publicar Consumer Reports, dice que encontró niveles significativos de arsénico en una variedad de productos de arroz de Estados Unidos, incluyendo en el arroz integral y el arroz orgánico, y en los productos de los niños basados en el arroz como cereales e incluso la fórmula para bebés. El análisis de un importante estudio de la población de Consumer Reports encontró que las personas que consumen una porción de arroz reciben un aumento del 44 por ciento en el nivel de arsénico en su orina.
El arroz es particularmente eficaz en recoger el arsénico del suelo, informa CR , ‘en parte debido a que es uno de los únicos cultivos principales cultivadas en condiciones de inundación con el agua, que permiten que el arsénico que deben tomarse más fácilmente de sus raíces y se almacena en los granos.»

Nota Consumer Reports: Es una organización independiente, sin ánimo de lucro que trabaja codo con codo con los consumidores para crear un mundo más justo, más seguro y más sano. Lo hacemos luchando para poner las necesidades de los consumidores por primera vez en el mercado y mediante la potenciación de ellos con el conocimiento de confianza que dependen para tomar mejores decisiones y más informadas.
Durante 80 años, han estado testando productos aportando investigación rigurosa y tomando una acción política firme en nombre de los intereses de los consumidores.

No existe un límite federal para el arsénico en la mayoría de los alimentos, pero el estándar para el agua potable es de 10 partes por mil millones. Tenga en cuenta: Ese nivel es el doble de 5 ppb que la EPA propuso originalmente. Utilizando el estándar de 5 ppb en nuestro estudio, encontramos que sola porción de algunos arroces podría dar a un adulto promedio casi una vez y media el arsénico inorgánico que podría obtener con el consumo de 1 litro de agua.

Pero como Nature (gran revista internacional de ciencia) informó en 2005, el arroz de Estados Unidos lleva «de 1,4 a 5 veces el arsénico más de arroz de Europa, India y Bangladesh.» Aquí en los Estados Unidos, hemos añadido grandes cantidades de arsénico en el medio ambiente durante décadas.

El algodón de Estados Unidos y la producción del arroz tienen un solapamiento significativo en la región medio-Sur. «Todo un montón de tierra en Mississippi y Arkansas que anteriormente cultivaban algodón ahora se utiliza para el cultivo de arroz«, informa Nature. Y de hecho, cuando el arroz comenzó a ser cultivado en las antiguas tierras de algodón en primer lugar, el cultivo tuvo un mal desempeño, abatido por «una enfermedad inducida por el arsénico conocido como espiga erecta», informa Nature. En lugar de alentar a los agricultores a abandonar el proyecto de un cultivo de alimentos en  suelo rico de arsénico, la USDA invirtió en investigación para cultivar tipos de arroz que pudieran soportar el arsénico.»
Sin embargo, los residuos de un pesticida prohibido no son la única fuente de arsénico en el arroz del país. Otra es la industria avícola.
Ahora, el arsénico en la alimentación de aves de corral está en su estado orgánico no tóxico. Pero puede transformarse en el estado inorgánico carcinógeno tanto en los intestinos de los pollos y también en el medio ambiente, cuando el estiércol con arsénico entra en contacto con los elementos. «El arsénico en el estiércol de aves se convierte rápidamente en una forma inorgánica que es altamente soluble en agua y capaz de moverse en aguas superficiales y subterráneas,»escriben Keeve E. Najman y Robert S. Lawrence, del Centro Johns Hopkins para un Mundo Habitable.

Y como era de esperar, los productores de arroz a gran escala hacen uso del estiércol de las aves.No existen cifras precisas sobre cuánto estiércol de pollo termina en los campos de arroz, debido a que el gobierno federal no hace un seguimiento de la práctica.
Sin embargo, la evidencia anecdótica sugiere que es común. «Desechos de pollo: aroma de éxito», declara un titular de Delta Farm Press, una publicación comercial del 2010, en un artículo sobre la práctica de utilizar estiércol de pollo en los campos de arroz de Arkansas. Los productores de arroz de allí suelen utilizar el material a una velocidad de entre una y tres toneladas por acre, según informa Delta Farm Press. En este artículo del 2007, un científico del USDA declara que el estiércol de pollo mejora «el crecimiento del arroz global y el rendimiento», y también aumenta el «ahijamiento», que es la capacidad de las plantas de arroz de grano para crecer ramas que soportan . Y un estudio de 2010 de la Extensión de Agricultura Mississippi informa que a medida que los precios de fertilizantes sintéticos aumentan, «cada vez más productores» están recurriendo a la abundante oferta del estiércol de pollo.

Nota ‘Ahijamiento’: Facultad de las gramíneas de crear nuevos individuos a partir de los merístemos axiliares de la planta madre. Reproducción vegetativa de las gramíneas.

Y el arsénico puede hacer su camino desde el gallinero hasta el campo de arroz por lixiviación en el agua de riego. De acuerdo con Food and Water Watch, en otra región intensiva de aves de corral, la península de Delmarva que forma la bahía de Chesapeake, el arsénico se encuentra habitualmente en los pozos domésticos, en «hasta 13 veces el límite de tolerancia de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA)».

Ahora, por desgracia, los desechos de pollo procedentes de grandes operaciones industriales también se utilizan comúnmente como fertilizante en cultivos ecológicos, lo que puede explicar por qué varios productos orgánicos, como la marca Lundberg de arroz integral de grano corto, apareció en la lista de Consumer Reports con niveles relativamente altos de arsénico.
Consumer Reports: «El arroz blanco cultivado en Arkansas, Louisiana, Missouri y Texas, que representa el 76 por ciento del arroz nacional, en general, tenían niveles más altos de arsénico total y arsénico inorgánico en nuestras pruebas que las muestras de arroz procedentes de otros lugares.»
Una de las teorías más aceptadas es que en estos estados, el arroz está creciendo en los campos que solía ser el hogar de algodón. Para una gran parte del siglo XX, los pesticidas principales que se usaron para hacer retroceder a los insectos como el gorgojo del algodón fueron compuestos arseniato de plomo, que han dejado un residuo de larga duración en los suelos del sur. Hay otra teoría que es que esto está relacionado con el escurrimiento de las granjas de pollos cercanos, gracias a la utilización de aditivos de arsénico en el alimento para pollos.

El científico Mike Hansen de Consumers Union dice: ‘He visto vasta evidencia de que los suelos que han sido tratados con estiércol de pollo durante años tienen niveles de arsénico bastante mayores que los de suelos no tratados. Los tres medicamentos arsenales que quedan deberían ser prohibidos por la FDA.’

arrocesEL ARSÉNICO EN EL ARROZ Y EN OTROS ALIMENTOS

Según la Escuela de Medicina de Darmouth, la cual tiene un programa en el cual investiga cómo el arsénico y el mercurio en el medio ambiente afectan a los ecosistemas y la salud humana:

‘Los estudios recientes han identificado arsénico inorgánico en el arroz, los productos alimenticios a base de arroz (incluidas las tortas de cereal y las barritas energéticas), productos de algas y ciertas marcas de zumo de frutas.

Arroz y productos derivados

Consumer Reports encontró más de 95 partes por mil millones de arsénico en todas las marcas de cereales de arroz para bebés que examinó, casi 10 veces el límite legal para el agua potable. El rango en la leche de arroz fue 17 a 70 partes por mil millones.

Estudio donde se midieron los valores de arsénico inorgánico en siropes de arroz integral, en fórmulas para lactantes con sirope de arroz y sin sirope de arroz, barras de cereales con y sin sirope de arroz y barritas energéticas.
El jarabe de arroz integral orgánico se utiliza como edulcorante en los alimentos orgánicos como una alternativa al jarabe de maíz de alta fructosa (Más información sobre este último en mi post ‘Leches Vegetales a Inspección’).

Otros productos a base de arroz que contienen grandes cantidades de arsénico tóxico incluyen: jarabe de arroz integral, salvado de arroz, leche de arroz, cereal de arroz, galletas de arroz, la mayoría de las barras de cereal de arroz utilizado como ingrediente activo, y cereales para el desayuno que contienen los subproductos del arroz.

El arroz puede contener concentraciones totales de hasta 100 a 400 µg/kg, incluyendo tanto de arsénico inorgánico (ASI) como de la especie orgánica dimetil-arseniato (DMA) (Williams et al. 2005).
El arsénico total en el arroz y la proporciones relativas de DMA y arsénico inorgánico difieren geográficamente (Meharg et al., 2009) y en función de los controles genéticos y ambientales (Norton et al., 2009).

El arroz integral, por lo general, contiene niveles más altos de arsénico total e inorgánico que el arroz blanco porque el arsénico inorgánico se localiza en la capa de aleurona, que se retira cuando el arroz es pulido, mientras que el DMA pasa al grano (Carey et al 2011;. Sun et al 2008.).

Los rangos de concentración en los productos de arroz, incluyendo sirope de arroz integral, son similares a los del arroz integral (Signes-Pastor et al. 2009).

Los investigadores de este estudio de la Escuela de Medicina de Dartmouth, identificaron al arroz como la principal fuente de arsénico inorgánico. Incluyendo el jarabe de arroz que se usa para endulzar la fórmula para bebés, cereales de arroz, harina de arroz que se usa en la fabricación de galletas dulces y saladas.

El estudio de Dartmouth, de hecho, no presentó ningún producto alimenticio libre de arsénico. Los investigadores analizaron 29 marcas de barras de cereales, 22 contenían un producto de arroz y siete no. Todas las barras de cereales contenían algún rastro de arsénico. Las lecturas de los productos de arroz fueron más altos, que van desde 23 ppb a una lectura alta de 128 ppb. La fórmula infantil endulzado con jarabe de arroz rondaba cerca de 60 ppb.
El estudio de Dartmouth, «Arsénico, los alimentos orgánicos, y jarabe de arroz integral», citó cantidades inesperadas de arsénico inorgánico en las fórmulas infantiles especialmente compuestas por arroz o endulzadas con sirope de arroz orgánico.

  • El estudio del 2014 de la EFSA: Entre las muestras de arroz se calculó el valor medio máximo estimado para el arroz rojo 162,4 ug/kg y el arroz integral 151,9 ug/kg. Los niveles más altos de arsénico inorgánico se encuentran, por lo general, en el arroz integral ya que este tipo de arroz conserva sus capas externas (pericarpio y salvado) que son eliminadas en el proceso de blanqueamiento (fresado) (Zavala y Duxbury, 2008).
  • Otros valores de ocurrencia percentil 95 fueron 234 ug/kg para el arroz sancochado, 150,4 ug/kg para el arroz blanco y 170 ug/kg para el arroz de grano largo. Copos de arroz 76,5 ug/kg, pan de arroz 99,5 ug/kg, crema de arroz 101,2 ug/kg, arroz inflado 111,5 ug/kg, arroz blanco 88,7 ug/kg, arroz salvaje 75,2 ug/kg.
    Nota anecdótica del estudio de la EFSA:Una muestra de ‘los alimentos para lactantes y niños pequeños’ no especificada fue excluida del último conjunto de datos, ya que reportó un valor arsénico total de 12.780 mg/kg, que fue considerado inusualmente alto en comparación con el resto de los datos disponibles para la misma categoría de alimentos. Dado que no se encontró ninguna explicación plausible para esta alta concentración y los datos no pudieron ser confirmados por el proveedor de datos, se eliminó la muestra.’
  • Estudio ‘Asociación del consumo de arroz y productos de arroz y su exposición en los niños’: La FDA estadounidense fija el  límite propuesto de arsénido en el cereal de arroz a 100 partes por mil millones, semejante al actual de la Unión Europea’, dijo Margaret Karagas, una de las autoras del estudio. Los niños que toman bocadillos de harina de arroz o cereales de arroz, su orina contiene niveles más altos de arsénico que los que no los ingieren, según un estudio hecho por Margaret Karagas, de la Escuela Geisel de Medicina de Dartmouth college en Hanover, Nueva Hampshire.

Nota nutricional: El arsénico podría perturbar el balance de micronutrientes en el arroz, limitando los niveles de selenio, zinc y níquel. (Williams et al., 2009)

Frutas y zumos

Los pesticidas a base de arsénico fueron utilizados en los huertos de frutas a principios del 1900, y la contaminación del suelo sigue siendo una fuente continua de arsénico en uvas y frutas de árboles. Las pruebas muestran que algunas muestras de manzana, uva, pera y zumos y mezclas de zumos tienen cantidades moderadas de arsénico.

Otro estudio realizado por Consumer Reports, a principios de 2012, encontró que casi el 10 por ciento de los 88 zumos de uva y manzana analizados tenían niveles de arsénico inorgánico en su mayoría por encima de arsénico normas federales para el agua.

Y otro estudio implica al zumo de manzana. Esta cuestión fue planteada por primera vez por el Tampa Bay Times en 2010 y ampliada (y divulgada) por el Dr. Mehmet Oz en 2011. En noviembre del 2011, Consumer Reports publicó sus propias pruebas tanto del arsénico y del plomo en los zumos de frutas.
Y más info también aquí.

Robert Wright, profesor asociado de pediatría y salud ambiental en la Universidad de Harvard, que se especializa en la investigación sobre el efecto de la exposición a metales pesados en los niños, dice que los resultados de estas pruebas de zumo le preocupan: «Debido a su pequeño tamaño, un niño que bebe un tetrabrik de zumo consumiría una dosis mayor por peso corporal de arsénico que un adulto si bebiera el mismo tetrabrik. Estas marcas con elevados niveles de arsénico deberían ser investigadas y eliminadas’.

Otra nota anecdótica del estudio del 2014 de la EFSA (European Food Safety Authority):
‘Una de las muestras de zumo de uva fue excluido del conjunto final de datos, ya que informó altos valores inusuales en comparación con el resto de los datos disponibles en la misma categoría de alimentos (382 mg/kg frente a 3,8 mg/kg). Dado que no se encontró ninguna explicación plausible para esta alta concentración, y los datos no pudo ser confirmada por los proveedores, se eliminó la muestra.’

Verduras

  • Estudio de la Universidad de Valladolid:
    La concentración de arsénico total no puede dar una información exacta de los riesgos para la salud humana ya que el arsénico se presenta en formas inorgánicas As (III) y As (V) y formas orgánicas. Dentro de la familia de las umbelíferas, la zanahoria (Daucus carotaL.) merece especial atención por su elevada resistencia al arsénico y su alto consumo como alimento a escala global. En este cultivo, existen un conjunto complejo de variedades anuales o bianuales. El crecimiento de las raíces se produce en dos etapas: inicialmente hay una etapa de activa división celular que genera un crecimiento en longitud, con la producción y el uso de hidratos de carbono y más tarde una segunda etapa de elongación celular con extensión en diámetro (engrosamiento), con acumulación de hidratos de carbono, agua y también sustancias potencialmente tóxicas tales como los compuestos de arsénico (Yathavakilla et al., 2008).
  • Los rábanos (Raphanus sativus L.), que como las zanahorias tienen raíces pivotantes, presentan compuestos azufrados con arsénico (III) en la raíz, el tallo y las hojas, lo cual indicaría que estos compuestos pueden jugar un papel importante en el transporte y almacenamiento de este elemento. (Smith et al., 2008).
  • Los champiñones y las setas Shiitake (estas últimas según el estudio del 2014 de la EFSA).

Leche y derivados

La importancia de la leche y productos lácteos, como los fermentados (yogur), a la exposición alimentaria del arsénico inorgánico ya ha sido reportada en la literatura (Yost et al., 1998).
Párrafo obtenido del estudio del 2016 de la EFSA:
En los bebés y niños pequeños los principales con altos niveles de arsénico inorgánico fueron la leche y productos derivados seguido del agua, de las fórmulas infantiles de cereales (sin arroz) y actualmente las fórmulas infantiles de cereales con arroz.
Otra nota anecdótica más de la EFSA: Siete muestras fueron excluidas del último conjunto de datos como se informó de los valores inusualmente altos en comparación con el resto de los datos disponibles en la misma categoría de alimentos. Dado que no se encontró ninguna explicación plausible para esta alta concentración y los datos no pudieron ser confirmados por el proveedor de datos, se eliminaron los datos. Los datos eliminados se refieren a cuatro muestras de leche de vaca con los valores reportados de arsénico total iguales a 166 mg/kg y tres muestras de yogur que reportaron valores entre 350-660 mg/kg.

algasPescados y algas marinas

Los bivalvos (almejas, ostras, ostiones, mejillones), crustáceos (cangrejos, langostas), y ciertos peces de aguas frías que se alimentan en el fondo marino, así como en algas marinas kelp contienen altos niveles de arsénico.

Nota a tener en cuenta sobre los pescados: Las formas orgánicas de arsénico que se encuentran en la comida de mar (principalmente la arsenobetaina y la arsenocolina), también conocidas como ‘arsénico de los peces’, generalmente se consideran no tóxicas, y se excretan en la orina 48 horas después de haber sido ingeridas (ATSDR 2007).

Los crustáceos y moluscos mostraron, en general, una mayor concentración de arsénico inorgánico que los peces como se ha descrito en la literatura (Sloth et al., 2005; Francesconi, 2010; Fontcuberta et al., 2011).
En el estudio del 2014 de la EFSA, el berberecho fue el que obtuvo más niveles de arsénico inorgánico.

Este estudio muestra que se han encontrado niveles altos de arsénico inorgánico en 10 especies de algas de cosechadoras comerciales de Nueva Inglaterra. Varias muestras de las especies de algas marrones Laminaria digitata (pertenece al grupo de algas Kelp) contenían niveles significativos de arsénico inorgánico (2,8 a 20 mg/kg, es decir, 2800 a 20000 µg/kg), la forma más tóxica: ‘El consumo de algas va en aumento y además, también se utilizan en la agricultura y la ganadería que proporcionan posibles rutas indirectas para la exposición humana.’

Este informe del 2010 de Austria habla del arsénico en el pescado y las algas:
El pescado tiene un alto contenido en arsénico pero es orgánico. Está claramente demostrado que el contenido en el pescado de arsénico inorgánico es mínimo. Pero existen algunas claras excepciones como el ejemplo más dramático que es el caso de las algas hijiki (Hizikia fusiformis) las cuales contienen más de 60 ug o más según UK Food Standards Agency en el 2004.

Existen referencias recientes sobre la presencia de niveles muy altos de arsénico inorgánico (MMA) en las algas hijiki (Rose et al, 2007).

El estudio del 2014 de la EFSA corrobora los altos niveles de arsénico inorgánico en las hijiki así como de la kombu, la nori y la wakame:
Las algas marinas poseen altos niveles de arsénico, pero por lo general como arsénico orgánico, concretamente arsenoazúcares (Francesconi y Kuehnelt, 2002). (Fusiforme Sargassum, syn fusiformis Hizikia). Sin embargo, el alga parda conocida como hiziki o Hijiki contiene cantidades muy altas de arsénico inorgánico, lo que llevó a varias autoridades en el pasado asesorar a los consumidores para evitar su consumo (FSA, 2004; FSANZ, 2004; Almela et al., 2006). A pesar de que esta alga marrón no está incluida en este estudio, se identificaron inicialmente 10 muestras de algas como Hijiki en base a información adicional del proveedor de datos, nueve de los cuales informó niveles de arsénico inorgánico con una media de 77,4 mg/kg, es decir, 77400 µg/kg.
Los valores máximos estimados de arsénico inorgánico se encuentran en las algas marinas, en particular en las algas kombu marrón verdoso, 352,6 mg/kg, es decir, 352600 µg/kg.
En la categoría de suplementos dietéticos, la concentración más alta de arsénico inorgánico la obtuvo la fórmula de algas de Espirulina y Chlorella.
Hay otros ejemplos que de niveles altos de arsénico como el pescado de Tailandia (P. Jankong, C. Chalhoub, N. Kienzl, W. Goessler, K. A. Francesconi, P. Visoottiviseth.Environ. Chem.4, 11 (2007).) y los mejillones de Noruega (J. J. Sloth, K. Julshamn. J. Agric. Food Chem. 56, 1269 (2008)).

Nota y puntualización importante:
Toda la evidencia hasta la fecha indica que aunque la arsenobetaína es biodisponible para los humanos (es decir, que ha sido tomada desde el intestino), no es metabolizada, sino que se excreta rápidamente sin cambios en la orina (J. S. Edmonds, K. A. Francesconi. Mar. Poll. Bull. 26, 665 (1993).
La situación con los arsenoazúcares, sin embargo, es más compleja. Cuando los humanos consumen arsenoazúcares presentes en las algas [M. Ma, X. C. Le.Clin. Chem.44, 539 (1998).], mejillones [V. W. M. Lai, Y. M. Sun, E. Ting, W. R. Cullen, K. J. Reimer. Toxicol. Appl. Pharmacol.198, 297 (2004).), o ingeridos como un compuesto sintetizado puro [K. A. Francesconi, R. Tanggaard, C. J. McKenzie, W. Goessler. Clin. Chem.48, 92 (2002).,R. Raml, W. Goessler, P. Traar, T. Ochi, K. A. Francesconi. Chem. Res. Toxicol.18, 1444 (2005)], metabolizan el arsénico ingerido a dimetilarsinato principalmente que se excreta después en la orina. Curiosamente, este es el mismo metabolito principal producido a partir de arsénico inorgánico, y los intermedios producidos en camino a dimetilarsinato que se cree que desempeñan un papel en el modo de la acción tóxica [M. Vahter.Toxicology 181/182, 211 (2002).] del arsénico.

Se sabe que algunos productos marinos como las algas y los mejillones contienen niveles más altos de la forma más tóxica del arsénico.

Suplementos

Según el estudio del 2014 de la EFSA, los suplementos de fibra basados en arroz, los suplementos de minerales así como la levadura, el polen y la Coenzima Q10 también contienen altos niveles de arsénico inorgánico.

Bebidas

  • Cerveza y refrescos contienen altas cantidades de arsénico inorgánico según el estudio del 2014 de la EFSA y según Consumer Reports.

Agua embotellada, cerveza y café, con contenido menor, pero contribuye a la exposición por su gran consumo.

  • Vino:

Una demanda que está causando pánico entre los bebedores de cierto tipo de vino de California. La demanda alega que tres laboratorios «expertos en pruebas de arsénico», confirmaron, de forma independiente, que los demandados producen vinos que contienen altos niveles «peligrosos» de arsénico inorgánico, en algunos casos hasta un 500% más de lo que se considera aceptable. «Dicho de otra manera», la demanda expone en negrita, «solamente uno o dos vasos al día de estos vinos contaminados con arsénico podrían resultar, con el tiempo, en una toxicidad por arsénico peligrosa para el consumidor».
Los países que importan vino de California también realizan pruebas para arsénico utilizando sus propias normas: 100 partes por mil millones en Canadá y 200 partes por mil millones en Europa… de 10 a 20 veces más que el límite establecido para el agua potable en los Estados Unidos.’

Especias

Según el estudio del 2014 de la EFSA: De las 911 muestras de hierbas y especias (704 especias y 402 hierbas), la muestra que tenía más cantidad de arsénico inorgánico fue el jengibre con 259,5 ug/kg y siguiéndole estaba el tomillo con 154,2 ug/kg y el comino con 151,8 ug/kg.

Me imagino que a estas especias no se les ha dado importancia ya que su consumo suele ser reducido.

Nota relevante del estudio del 2014 de la EFSA:
‘Los resultados analíticos sobre el arsénico se recogieron en 21 países europeos diferentes. Unos resultados analíticos de las muestras recogidos fuera de Europa (muestras recogidas en Bolivia y Argentina e informadas por España) no se incluyeron en los cálculos de la exposición (un total de 108 resultados analíticos). La mayor parte de los resultados analíticos presentados procedían de muestras recogidas en Alemania, Eslovaquia y la República Checa. El conjunto de datos disponibles cubierto principalmente los años de muestreo 2003-2011, con algunas muestras también analizadas en 2012.’

grafico-muestras-de-europa
Aquí se puede ver claramente que este estudio analizó muestras mayoritariamente de Alemania.

Según mi opinión como consumidora, este estudio carece de valor y de consideración ya que, además de no aportarnos marcas, sólo se ciñe a Alemania, Eslovaquia y República Checa.

ESTUDIOS RIGUROSOS DE CONSUMER REPORTS EN RELACIÓN AL ARSÉNICO Y LOS ALIMENTOS

Personalmente considero que los estudios realizados por Consumer Reports (asociación americana independiente que vela por los consumidores) son más claros para el consumidor ya que en ellos podemos conocer las marcas que han sido analizadas (de la misma marca analizan tres muestras) y su procedencia. Esto creo que es lo más importante ya que los estudios donde no se revelan las marcas analizadas no nos ayudan sino todo lo contrario.

A finales de 2012 lanzamos nuestro informe original sobre el arsénico en el arroz, en el que hemos encontrado niveles medibles en casi todas las variedades de arroz y en 60 productos de arroz que probamos.

Nuestras pruebas y análisis más recientes nos dieron alguna información nueva sobre el riesgo de la exposición al arsénico en lactantes y niños a través de cereal de arroz y otros productos de arroz. Nos fijamos en los datos publicados por la FDA en 2013 sobre el contenido de arsénico inorgánico de 656 productos que contienen arroz procesado. Se encontró que el cereal de arroz y la pasta de arroz pueden tener mucho más arsénico inorgánico (un carcinógeno) que nuestros datos del 2012. De acuerdo con los resultados de nuestras nuevas pruebas, una porción de cualquiera de los dos tomada por un niño podría sobrepasar la cantidad máxima de arroz que se recomienda tomar en una semana. Las tortas de arroz suministran cerca del límite semanal de un niño en una sola porción. Las bebidas de arroz también pueden ser altas en arsénico, y los niños menores de 5 años no deben beberlas.

  • El arroz basmati blanco de California, India y Pakistán y el arroz para sushi de EE.UU. tienen, en promedio, la mitad de la cantidad de arsénico inorgánico que contiene la mayoría de los otros tipos de arroz.
    Los resultados nos llevan a tratar esos tipos específicos de arroz de esas áreas de una manera distinta a la de otros tipos de arroz y del arroz que se cultiva en otras regiones. Con base a los datos, calculamos que los consumidores podrían ingerir el doble de las porciones semanales que habíamos recomendado si ese era el único producto de arroz que consumían. Para los adultos, eso equivale a 4½ porciones por semana; mientras que para los niños equivale a 2¾ porciones.
  • El arroz integral tiene, en promedio, un 80% más de arsénico inorgánico que el arroz blanco del mismo tipo.
  • El arroz basmati integral de California, la India y Pakistán tienen aproximadamente un tercio menos de arsénico inorgánico que los otros tipos de arroz integral.

Todos los tipos de arroz (excepto los que son para sushi y de cocción rápida) que tenían una etiqueta en la que se indicaba que provenían de EE.UU., Arkansas, Louisiana o Texas arrojaron los valores más altos de arsénico inorgánico en las pruebas.

Por ejemplo, los tipos de arroz blanco de California tienen un 38% menos de arsénico inorgánico que los tipos de arroz blanco de otras partes del país.

  • El arroz orgánico absorbe arsénico de la misma manera que el arroz convencional, así que no confiar en que el orgánico tendrá menos arsénico.
  • Los granos sin gluten (amaranto, trigo sarraceno, mijo y polenta o sémola), arrojaron valores insignificantes de arsénico inorgánico. El bulgur, la cebada y el farro, que contienen gluten, también tienen muy poco arsénico.
  • La quinoa (que tampoco contiene gluten) presentaba cantidades promedio de arsénico inorgánico comparables con los de otros granos alternativos pero algunas muestras tenían un poco más. Aunque los valores eran aún mucho más bajos que los de cualquier tipo de arroz, esos picos ilustran la importancia de variar los tipos de granos que se consumen.
tomas-a-la-semana
Con esta imagen Consumer Reports nos aporta tomas diarias o semanales de productos de arroz recomendables para no excedernos con el arsénico inorgánico. Por ejemplo, los niños tomarían como máximo entre 1-3 tortas de arroz a la semana (aunque mejor si las pueden evitar porque, además del arsénico, son antinutritivas).

CÓMO REDUCIR EL ARSÉNICO DEL ARROZ

Esta tesis doctoral llamada ‘Bioaccesibilidad de Arsénico y Mercurio en Alimentos con Potencial riesgo toxicológico’ de Silvia Torres Escribano, también analiza el arroz cocinado, lo cual considero un punto extra a este gran trabajo de investigación ya que todos análsis anteriores eran de arroces crudos:

Las concentraciones de As inorgánico en arroces cocinados representan como media el As inorgánico un 91% del As total, frente al 59% hallado en los arroces crudos. Tras el cocinado, queda retenido entre el 45% y el 107% del As existente en el agua de cocción. Esta elevada retención de As inorgánico en el grano cocinado con agua contaminada también ha sido descrita por otros autores (63% al 104%) (Ackerman et al., 2005; Laparra et al., 2005).
En este trabajo, en el que se han cocinado arroces de distintos tipos (integral, blanco y con distinto tamaño de grano), la mayoría de los arroces retienen más del 74% del As(V) (arsénico inorgánico) del agua de cocción, por lo que el tipo de arroz no parece influir sobre la capacidad de absorción de arsénico inorgánico.

  • El arroz contiene una de las mayores concentraciones de arsénico entre los alimentos terrestres y tiene una proporción relativamente alta de arsénico inorgánico. Junto con las estrategias apropiadas de cultivo (Banerjee et al., 2013), los métodos de cocción para preparar el arroz pueden reducir la exposición alimentaria al arsénico inorgánico.
  • Suponiendo que los niveles de contaminación del arsénico en el agua del grifo son bajos, el uso de grandes volúmenes de agua durante el proceso de ebullición (por ejemplo 30:1 de agua/arroz) reducen la concentración de los niveles de arsénico inorgánico en diversos tipos de arroz de 35-45% y hasta un 86% en comparación con los niveles iniciales en el arroz crudo (Raab et al, 2009;. Fontcuberta et al, 2011).
  • El uso de prácticas adicionales, tales como lavado de enjuague del arroz antes de cocinarlo también son eficaces para reducir los niveles de arsénico inorgánico del arroz (Raab et al., 2009). La recomendación de hervir el arroz en un exceso de agua y desechar el agua de drenaje debe ser también útil incluso en las zonas endémicas ya que esto reduce el arsénico absorbido por el arroz del agua (Torres-Escribano et al., 2008).

Por desgracia, el arroz blanco no se sostiene bien a este tipo de cocción pero puede reducir los niveles de arsénico en cierta medida enjuagándolo antes de cocinarlo.

  • Se realizó el estudio en diferentes tipos de arroz (basmati, grano largo, blanco e integral) dependiendo de la forma de cocinar. Se investigaron el efecto del lavado, de bajo volumen (2,5 de agua por 1 de arroz) y alto volumen (6 de agua y 1 de arroz) y de cocción, así como al vapor. El lavado fue eficaz en la eliminación de alrededor del 10% del total de arsénico total e inorgánico en el arroz basmati pero fue menos eficaz en los otros tipos de arroz. Cocinar con bajo volumen de agua no elimina el arsénico. Cocinar con alto volumen de agua eliminó de manera efectiva tanto el arsénico total como el inorgánico en el arroz de grano largo y en el basmati en un 35% de arsénico total y un 45% arsénico inorgánico en comparación con el arroz crudo.
  • Consumer Reports explica que: La técnica moderna de cocinar el arroz en agua que es totalmente absorbida por los granos se ha promovido porque permite que el arroz retenga más sus vitaminas y otros nutrientes. Sin embargo, a pesar de que es posible eliminar algo de valor nutricional al arroz, la investigación ha demostrado que el enjuague y el uso de más agua elimina aproximadamente el 30 por ciento de contenido de arsénico inorgánico del arroz.
    Mike Hansen, científico de Consumers Union dice: “Cuando estuve en Bangladesh, me di cuenta que ellos cocinaban el arroz con una gran cantidad de agua adicional (para absorber el arsénico y/o residuos de pesticidas) y luego lo cuelan justo antes de servirlo. Esta técnica podría reducir el riesgo de exposición a metales pesados si se usa agua filtrada.

Nota culinaria: Cuando tengamos el arroz en remojo, retirar todos los granos que flotan ya que, energéticamente, son granos ‘muertos’.

A largo plazo, la solución al problema del arsénico se apoya en gran medida con la industria para producir productos de arroz con residuos inferiores (cultivo de arroz en menos agua, desarrollo de variedades que absorban menos arsénico y la eliminación de arsénico del suelo, por ejemplo) y con la gobierno para establecer límites de arsénico en los alimentos y bebidas.
Cocine el arroz de la forma de cocinar la pasta en una gran cantidad de agua. Use 6 tazas de agua hirviendo para 1 taza de arroz seco. Cuando se hace el arroz, escurrir el agua restante. Es posible que pierda algunos nutrientes en el agua de cocción pero también reducirá los residuos de arsénico por tanto como 45 por ciento, según un estudio realizado en 2009 en el Journal of Environmental Monitoring. Lavar el arroz antes de cocinarlo ayuda también, a pesar de que algunas vitaminas del complejo B.

  • Otro método más: Lavar bien previamente el arroz con agua del grifo, hervirlo 7 minutos con mucha agua, desechar esa agua y pasarlo a otro recipiente con agua hirviendo y acabar la cocción el tiempo que se estime. De esta manera se puede eliminar un 30% de arsénico’.

Nota ‘de cajón’: Si su agua de cocción tiene una cantidad significativa de arsénico, ¿este método de lavado y cocción aumentaría la presencia de la sustancia en el alimento básico de manera significativa?

El cocinado del arroz en agua contaminada con As(V) (arsénico inorgánico) conlleva un incremento del tóxico (47-100%) en el producto tal y como es consumido por la población. El consumo de estos arroces daría lugar a ingestas de riesgo. Este hecho pone de manifiesto la necesidad de considerar el aporte de arsénico inorgánico de los alimentos cocinados en áreas con exposición crónica al contaminante, en las que en la actualidad sólo se establecen relaciones dosis-efecto en función de la ingesta de arsénico inorgánico a través del agua de bebida.

Un estudio publicado en la revista PLos One ofrece una solución sencilla y asequible para eliminar gran parte del arsénico del arroz. La propuesta se basa en cocinar el arroz mediante un proceso de percolación, uno de los fundamentos básicos de las cafeteras. Mediante este método los investigadores aseguran que es posible eliminar hasta el 85% del arsénico inorgánico. Según el doctor Meharg, uno de los autores del estudio, «pretendemos que esta nueva técnica se utilice tanto para la fabricación de productos precocinados, como para cocinar el arroz de forma casera». Los científicos también recomiendan lavar el arroz y cocinarlo con exceso de agua, siempre que vaya a ser consumido por niños menores de 3 años.
Sin embargo, estas técnicas de cocción solo ofrecen una solución para limpiar un arroz ya contaminado. Diversas investigaciones están buscando nuevas formas de reducir los niveles de arsénico en el origen, modificando las formas de cultivo o creando variedades transgénicas que absorban menos cantidad de arsénico. Sin embargo, «actualmente no existe ninguna solución eficaz a largo plazo», asegura Signes, uno de los autores del estudio del 2014 de EFSA.

Nota sobre el arroz blanco: El arroz blanco no es la solución. Como comenté en mi artículo ‘Arroz, ¿Blanco o Integral?’: ‘El arroz blanco es un refinado, es decir, no aporta nada y, como todo refinado, provoca desequilibrios metabólicos con pérdida de nutrientes. El arroz blanco ha sido sometido a procesos químicos y pierde el 80% de sus grasas y el 60% de sales minerales y vitaminas además lo pulen y lo blanquean con una mezcla de talco y glucosa.’
Así que no creo que sea la solución consumir arroz blanco porque tiene menos arsénico que el integral. Creo que lo que deberíamos hacer es encontrar un arroz integral que haya sido cultivado en aguas libres de arsénico.

¿QUIÉN SE VA A BENEFICIAR DE TODO ESTE EMBROLLO ARSENICAL?

Seguramente que la industria transgénica.

Un equipo de la Universidad de Georgia  ha desarrollado un sistema para limpiar arsénico de los suelos mediante plantas transgénicas, que podría suponer un gran avance en la descontaminación de suelos afectados por este problema.

Se trata de plantas de Arabidpsis transformadas con dos genes de Eschericihia coli, que hacen a la planta tolerante al arsénico, permitiéndola vegetar en presencia de concentraciones de este elemento que normalmente son letales, acumulándose en hojas y tallos.
La mayor parte del arsénico del suelo está en forma da arsenatos, que son transportados en el interior de la planta. En las hojas de las plantas transgénicas, el arsenato se transforma a arsénico por la acción de una de las enzimas codificadas por los genes de E.coli. La segunda enzima del otro gen insertado es capaz de transformar el arsenito en sulfuro de arsénico, que es una molécula bastante insoluble y por tanto mucho menos activa biológicamente, y por tanto menos tóxica, que las dos anteriores.
La  técnica  de transferencia de genes se podría usar para transferir la capacidad de ser tolerante al arsénico a otras plantas distintas de Arabidopsis, de forma que se podrían obtener plantas transgénicas de las especies que mejor se adaptaran a las circunstancias agroclimáticas de cada suelo contaminado.
Las plantas transgénicas son tolerantes el arsénico y crecen más que las normales en suelos contaminados. En las pruebas efectuadas las plantas transgénicas crecieron entre 4 y 17 veces más y acumularon entre 2 y 3 veces más arsénico en sus tejidos que las normales.
Esta estrategia se podría utilizar para transformar otras especies de plantas adaptadas a los suelos contaminados concretos y ser utilizadas como un método de descontaminación del entorno llamado fitodescontaminación o fitocuración (en inglés phytoremediation).

Ejemplos: El arroz transgénico LL62 de Bayer o el arroz dorado.
China casi aprobó el arroz transgénico pero la investigación en cosechas transgénicas no se ha detenido:

Según un cálculo publicado por Nature Biotechnology, existen 378 grupos chinos que emplean a miles de científicos dedicados a este tipo de trabajo. Para 2020 el gobierno chino habrá invertido unos 4.000 millones de dólares (unos 3.100 millones de euros) en investigación en transgénicos. Los investigadores están usando las últimas tecnologías de modificación y análisis genómico de alto rendimiento para estudiar miles de cepas de cosechas, lo que acelera el proceso de descubrimiento. China es el mayor inversor mundial en genómica y modificación genética de las cosechas, según el estudioso de China y experto en seguridad alimentaria del Instituto Freeman Spogli de Estudios Internacionales de la Universidad de Stanford (EEUU), Scott Rozelle.

EL ARSÉNICO EN ESPAÑA

Como veremos a continuación, por aquí las cosas no es que sean muy positivas…

mapa-arsenico-espan%cc%83aCientíficos del Centro Nacional de Epidemiología han detectado una “asociación estadística” entre la concentración de arsénico en el suelo y una mayor mortalidad por diferentes tipos de cáncer en España. El elemento químico aparece en mayor cantidad de manera natural en suelos de Galicia, Almería, Castellón, Asturias, Madrid y Lleida, entre otras regiones, aunque la proximidad de industrias que emiten arsénico —como las centrales térmicas de carbón, las incineradoras y los hornos de fundición— eleva ligeramente su concentración.
El estudio, liderado por los epidemiólogos Gonzalo López Abente y Olivier Núñez, ha analizado más de 860.000 muertes por cáncer en casi 8.000 municipios españoles, ocurridas entre 1999 y 2008. La mortalidad por cáncer de estómago, páncreas, pulmón, cerebro y linfoma no Hodgkin se eleva en los lugares con niveles más altos de arsénico. Las concentraciones de este metaloide se han obtenido del Atlas Geoquímico, una obra elaborada por el Instituto Geológico y Minero de España a partir de la toma de muestras en 13.000 localizaciones diferentes del país (no incluye datos de las Islas Canarias ni Baleares ni de Ceuta y Melilla).

Noticia de El Diario:
Signes es el principal autor de un estudio publicado en 2014 en el que se detectaron altos niveles de arsénico inorgánico en diversos tipos de productos derivados del arroz, tanto en EEUU como en Europa. Si se comparan los resultados obtenidos en ese estudio con los límites propuestos por el nuevo reglamento de la UE, «más de la mitad de los actuales productos infantiles derivados del arroz dejarán de ser legales», asegura el investigador español.

Nota de este estudio: Las muestras de arroz para bebés (29), los cereales de arroz (53) y las tortas de arroz (97) fueron adquiridas en 36 tiendas (15 tiendas y 21 grandes supermercados) del Reino Unido. Los productos fueron estudiados entre febrero y marzo del 2014.

Una investigación realizada por expertos de la UVA (Universidad de Valladolid) y el IRNASA (Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca), manifiesta que el contenido de arsénico es 35 veces superior en aquellos alimentos que no han sido regados con aguas con valores de arsénico normales.
Esta investigación muestra la importancia que tiene la calidad del agua con el que se riegan los cultivos y la incidencia en los alimentos.

El estudio analizó la tierra de 23 parcelas de cultivo de patatas, trigo, zanahorias y remolachas y la cantidad de arsénico que presentaban estos alimentos. Estas parcelas están situadas en el sur de la provincia de Valladolid y norte de Segovia, zona conocida por el alto contenido en arsénico que presentan las aguas subterráneas del lugar. Y además midieron los mismos alimentos y la tierra en tres zonas de control donde el agua no contenía casi nada de arsénico. El resultado fue que se detectaron valores de arsénico 35 veces superiores que los obtenidos en las tres parcelas de control.

El estudio de Signes-Pastor y Carbonell del 2016 nos habla del arroz y el arsénico de la Península Ibérica y a continuación expongo lo que he considerado más relevante:

  • Las regiones de cultivo de arroz de Portugal y España se distribuyen en toda la Península Ibérica y representan aproximadamente el 36% de la producción total de arroz en Europa (Ferrero y Nguyen, 2004). Bélgica, Reino Unido, Alemania y Francia son los principales países de la UE donde el arroz se importa de España (Sainz, Sanz, Aguado, y Martín-Cerdeño, 2014).
  • Se encontró que la más alta concentración de arsénico inorgánico era para Extremadura/Portugal (87 µg/kg), mientras que la media más baja era Andalucía (54 µg/kg), Valencia (63 µg/kg) y Murcia (57 µg/kg).
  • Los suelos de los arrozales de la Península Ibérica tienen origen predominantemente geodésico o de los derivados de la minería (Ramos-Miras et al., 2014).
    Una encuesta anterior incluyó el arroz pulido y el integral de España y se encontró una concentración de arsénico inorgánico de 97 µg/kg y de 154 µg/kg, respectivamente (Torres-Escribano, Leal, Vélez, y Montoro, 2008).
  • Meharg et al. (2009) analizó un amplio conjunto de datos que incluyen 901 muestras de arroz pulido de 10 países e informó de las concentraciones de arsénico inorgánico en el arroz pulido de China, Italia y los Estados Unidos (120, 120 y 100 µg/kg, respectivamente), y en la India y Bangladesh (30 y 70 µg/kg).
  • Sommella et al. (2013) analizó el arroz de 4 regiones de cultivo de arroz en Italia. Para Lombardía, Piamonte y Emilia se encuentra una concentración de arsénico inorgánico similar (promedio de 100 µg/kg), mientras que Calabria, situada en el sur de Italia, tenía menor concentración (media de 60 µg/kg).
  • Una amplia variación en el porcentaje relativo de arsénico inorgánico y DMA se ha informado anteriormente. Williams et al. (2005) analizó el arroz pulido comercial producido en Bangladesh, India, Europa y los EE.UU y encontró altos porcentajes de arsénico inorgánico (80%) en el arroz de Bangladesh y la India. En comparación, el arroz EE.UU. y Europa y tenían un menor porcentaje, con una media de 64% y 42%, respectivamente, y con el alto porcentaje de DMA (Williams et al., 2005). La media arsénico inorgánico del 62% ha sido reportado para el arroz español (Torres-Escribano et al., 2008). En comparación con este valor, en este estudio, el arroz pulido de Murcia tenía 1,4 veces mayor porcentaje de arsénico inorgánico, similar al del arroz de Bangladesh y la India. Por el contrario, Extremadura/Portugal tenía 1,5 menor porcentaje de acuerdo con lo reportado para el arroz de EE.UU. (Williams et al., 2005).
  • La mayoría de las muestras comerciales de arroz tenían una concentración de cadmio por debajo del límite de detección. Esto corrobora que el arroz en la Península ibérica se cultiva bajo condiciones de inundación, donde la biodisponibilidad de cadmio es baja (Arao, Kawasaki, Baba, Mori, y Matsumoto, 2009; Xu et al., 2008).
  • Los altos niveles de arsénico inorgánico en el arroz es de preocupación, ya que el 26% de todo nuestro conjunto de datos (144 muestras de arroz blanco comercial, escaldado y arroz integral) y el 14% de los 113 muestras de arroz blanco comerciales, sería ilegal la producción de alimentos para lactantes y niños de corta edad según el reglamento de la Comisión Europea del 2016 (CE, 2015).
  • Ha sido sugerido como alternativa que el valor máximo sea 0,100 mg/kg (100 µg/kg) de arsénico inorgánico para todos los tipos de arroz y 0,05 mg/kg (50 µg/kg) para los productos dirigidos a los niños pequeños y bebés (Schmidt, 2015).

Nota a tener en cuenta:

– La EFSA en el 2009 en la ‘Opinión científica del arsénico en los alimentos’:
‘El grupo CONTAM (Comisión Técnica de Contaminantes de la Cadena Alimentaria) concluyó que la ingesta semanal tolerable provisional (ISTP) de 15 mg/kg de peso corporal establecido por el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) ya no es apropiado ya que los datos han demostrado que el arsénico inorgánico provoca cáncer de pulmón y de vejiga urinaria, además de la piel, y que una serie de efectos adversos se había informado al exposiciones menores a las revisado por el JECFA.’
Así que deja la cifra en 0,3-8 ug/kg al día.
– El Reglamento UE 2015/1006 de la Comisión Europea con aplicación el 1 de enero del 2016, establece los límites máximos de arsénico inorgánico para el arroz: arroz blanco un 0,20 mg/kg (200 µg/kg); arroz sancochado y descascarillado un 0,25 mg/kg (250 µg/kg); tortitas, galletas y pasteles de arroz un 0,30 mg/kg (300 µg/kg); y arroz destinado a la producción de alimentos de lactantes y niños de corta edad un 0,10 mg/kg (100 µg/kg).
(El arroz sancochado, conocido como parbolizado o vaporizado, se sumerge el arroz con cáscara en agua a 60ºC, se cuece a una fuerte presión de vapor, se deseca y se muele).

Aunque, como he comentado hace un momento, sugieren que ‘el valor máximo sea 0,100 mg/kg (100 µg/kg) de arsénico inorgánico para todos los tipos de arroz y 0,05 mg/kg (50 µg/kg) para los productos dirigidos a los niños pequeños y bebés’ (Schmidt, 2015).

– En el 2015 la Swedish National Food Agency, recomienda no dar tortas de arroz ni leche de arroz a los menores de 6 años y que no consuman arroz más de cuatro veces a la semana.
– En el 2016 la Food Standard Agency (Reino Unido), recomienda que los bebés y niños menores de 4 años y medio no tomen bebidas de arroz.

¿Son valiosas estas cifras para el consumidor?

Sinceramente no lo creo ya que no tenemos ni idea del arsénico que contiene la marca de nuestro paquete de arroz. Los consumidores no podremos saber cuánto arsénico tomamos hasta que no se especifique en la etiqueta.
Además, por lo que hemos podido comprobar anteriormente, mejor no guiarnos por las cifras porque está claro que volverán a cambiar y además, los científicos sugieren niveles más bajos. Recordemos: Valor máximo de arsénico inorgánico 0,100 mg/kg (100 µg/kg) y 0,05 mg/kg (50 µg/kg) para los productos dirigidos a los niños pequeños y bebés (Schmidt, 2015).

¿ARROZ CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN PROTEGIDA (DOP) LIBRE DE ARSÉNICO?

Algunas webs sugieren comprar arroz con Denominación de Origen Protegida y en España tenemos tres: Arroz del Delta del Ebro (Tarragona), Arroz de Calasparra (Murcia), Arroz de Valencia (Sueca).
Definición DOP:Un nombre que identifica un producto originario de un lugar determinado, una región, o excepcionalmente, un país; cuya calidad o características se deben fundamental o exclusivamente a un medio geográfico particular, con los factores naturales y humanos inherentes a él; y cuyas fases de producción tengan lugar en su totalidad en la zona geográfica definida.’
Me he leído la Ley 6/2015 de 12 de mayo, de Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas de ámbito territorial supraautonómico y su Reglamento (UE) 2015/186 y lo que he encontrado sobre el arsénico era referido al pienso animal que, por cierto, han subido los niveles máximos autorizados así como los de plomo y flúor. Así que no sé por qué estas webs suponen que estos arroces estén libres de arsénico…

Así que visto lo visto, he mandado un email a los tres arroces españoles con DOP para saber los niveles de arsénico por kilo de arroz:
Calasparra (Murcia): ‘Las últimas analíticas de las que disponemos tiene 0,12 ppm’, me responde José Ruiz Egea. Es decir, son 0,12 mg/kg o 120 μg por kilo de arroz (supera los niveles máximos recomendados por los científicos).
– Valencia: No contesta.
– Delta del Ebro (Tarragona): No contesta.

Mientras tanto termino con la tesis doctoral ‘Bioaccesibilidad de Arsénico y Mercurio en Alimentos con potencial riesgo toxicológico’ de Silvia Torres-Escribano, que considero de lo mejorcito que he leído sobre el tema del arsénico. Una tesis que analiza los arroces de Valencia, Murcia, Tarragona, Sevilla, León y algunos más, tanto en crudo como cocinados:

La concentración de arsénico inorgánico en un 18% de los arroces españoles supera la única legislación vigente para este contaminante. Por lo que se hace necesario el inicio de actividades de control por parte de las empresas productoras o de los organismos públicos de vigilancia de la seguridad alimentaria.
Considerando las principales regiones españolas de cultivo del arroz se observa la siguiente
gradación de concentraciones de As inorgánico: Tarragona (177 μg/kg), Murcia (168 μg/kg), Sevilla (107 μg/kg), Valencia (75 μg/kg).

arroces-en-espan%cc%83a-valores-arsenico
Los más significativo de esta tesis es el análisis de arroces cocinados ya que nosotros no comemos el arroz crudo, así que sólo deberíamos orientarnos de los análisis realizados con alimentos cocinados, en este caso de los arroces cocinados.

Finalmente indicar que para una mejor aproximación a la estimación del riesgo, la biodisponibilidad del As inorgánico a partir del arroz cocinado es un aspecto que debería ser tenido en cuenta. Según nuestro conocimiento, existen escasos antecedentes de investigaciones en esta área.

Laparra y colaboradores (2005) y Ackerman y colaboradores (2005) han puesto de manifiesto que la bioaccesibilidad de As inorgánico puede alcanzar entre 63–99% del As inorgánico existente en el arroz cocinado. Recientemente, Juhasz y colaboradores (2006) han realizado estudios in vivo en cerdos para la estimación de la biodisponibilidad del As en arroz cocinado, evidenciando una biodisponibilidad del 89% para el As(V) (arsénico inorgánico) y del 33% para el DMA (arsénico orgánico) presentes en el arroz. Los primeros resultados obtenidos a partir de estos tres trabajos indican la necesidad de continuar los estudios en esta línea de investigación con vistas a una estimación más realista del posible riesgo resultante de la ingesta dietética de este contaminante. ‘

Me quedo con esta frase del científico Michael Hansen de Consumers Union: ‘Cuando se está hablando de un carcinógeno como el arsénico, no existe un nivel seguro’.
Salud y Buenos Alimentos.
Yo Isasi
www.yoisasi.com

 

Join the Conversation

  1. Marco Jose says:

    Buenos días,
    ¿El arroz integral de italia lleva mucho arsénico o igual quel español?
    ¿Si supuestamente un arroz es biológico lleva la misma cantidad que el convencional?

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Marco Jose! Bienvenido a la web! A tu primera pregunta lo mejor es preguntar directamente al fabricante o proveedor del arroz en cuestión. A tu segunda pregunta, la respondo en este artículo: ‘El arroz integral tiene, en promedio, el 80% más de arsénico inorgánico que el arroz blanco del mismo tipo’. Todo esto lo tienes el post.
      Un abrazo y gracias por tu comentario.
      Yo Isasi

      1. Muchas gracias por su respuesta.
        Mi segunda pregunta se trata que si el arroz biológico tiene menos arsénico.

        Marco Jose

        1. Yo Isasi Author says:

          Hola de nuevo Marco Jose!
          Copio y pego lo que te comentaba en mi respuesta:
          ‘El arroz integral tiene, en promedio, el 80% más de arsénico inorgánico que el arroz blanco del mismo tipo’.
          Un abrazo

          1. Marco Jose says:

            Si digo biológico me refiero a ecológico.

          2. Yo Isasi Author says:

            Ok, el bio o eco blanco según los estudios tiene menos arsénico pero claro, sería interesante preguntar directamente a la marca en cuestión.
            Espero que ahora si!
            Un abrazo
            Isasi

          3. Marco Jose says:

            Muchas gracias por sus respuestas.
            Me ha sido de gran utilidad.

          4. Yo Isasi Author says:

            Gracias a ti y me alegro de que este artículo te haya servido.
            Un abrazo!
            Isasi

  2. Elena luque says:

    Hola te acabo de conocer pero intuyo q te tendré muy presente a partir de ahora….en casa llevamos varios años sin tomar lácteos y gluten, pero estoy perdida, sobre todo por mis dos niñas, suelen tomar «leche» de arroz, y ahora pienso q puede ser peor incluso q la de vaca??? Cual seria la leche más adecuada para ellas?3 y 5 años…. no veo viable de momento q no tomen ninguna….. mil gracias y me pondré a leerte más a fondo…

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Elena! Bienvenida a la web! Te recomiendo que eches un vistazo a mis artículos de Nutrición y Salud Infantil como el de ‘Mocos Dichosos’http://www.nutricionencasa.acupunturamenorca.com/nutricionencasa/wp//2010/01/30/%c2%a1mocos-dichosos/ ya que las leches, sean o no vegetales, no son para tomar a diario ni en grandes cantidades, entre otras cosas porque a los más pequeños les sueles crear mucha mucosidad de ahí que muchos siempre estén con mocos durante todo el año y esto les puede crear infecciones.
      Te recomiendo que vayas rebajando dosis y verás cómo les irá muy bien en todos los sentidos.
      Lo ideal sería que pudieras hacerlas en casa (existen máquinas que te ayudan a su elaboración) poniendo tú los ingredientes e ir variando de cereal. Ya sabes, si decides seguir con la leche de arroz lo mejor, además de hacerla en casa (aquí tienes la receta http://www.nutricionencasa.acupunturamenorca.com/nutricionencasa/wp//2016/06/12/receta-leche-de-arroz-integral-tradicional/), es que hagas el proceso para eliminar porcentaje de arsénico: lavado, cocer 7 minutos con abundante agua, colar y volver a cocer con agua nueva hasta terminar cocción.
      Si sigues viendo que no va a ser viable, podría probar con leche de mijo o de trigo sarraceno (no tiene gluten) caseras. Pero lo que si te recomiendo es que dejes de comprar las leches vegetales que venden en tetrabrick (aquí toda la info http://www.nutricionencasa.acupunturamenorca.com/nutricionencasa/wp//2016/06/05/leches-vegetales-a-inspeccion/).
      Espero que disfrutes de la web. Tienes mucha información.
      Un abrazo.
      Yo Isasi

  3. Hola buen día, soy de Peru mi pequeño , mi esposo y yo consumimos arroz integral orgánico todos los días también tendría arsénico este arroz?

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Gladys! Bienvenida a la web! En el post, según los estudios, comento que el arroz integral tiene más arsénico inorgánico que el arroz blanco. En la tesis doctoral de Silvia Torres Escribano (tienes el link en el post) también analizó arroces de Argentina y Bolivia, tal vez te puedan servir de ayuda.
      Un abrazo!
      Yo Isasi

  4. Rosa Maria Barberà Argilaga says:

    Hola Io,
    Soy seguidora tuya, hace tiempo que intento poner conciencia en la alimentación, però este articulo me ha dejado sin palabras…hablas de miedo…però el miedo sin acción no sirve de nada…realmente el mundo que vamos a dejarles a nuestros hijos serà muy triste…però dia a dia, directa o indirectamente TODOS colaboramos en ello…sinceramente no le veo salida…es que no se trata de la carne, los lacticos, el pescado….si el suelo ( la Tierra) ha llegado a estos niveles de toxicidad que podemos hacer??
    En fin, gracias como siempre por tu valentia!!
    Un abrazo,
    Rosa ma.

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Rosa! Lo primero darte las gracias por seguir leyendo mis artículos y haber leído este extenso artículo.
      Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices y está claro que cada vez las cosas nos las están poniendo muy difícil para poder llevar una vida sin enfermedad.
      Un abrazo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2022. All rights reserved.
Close