ALIMENTOS ALTOS EN ESTRÓGENOS QUE DEBERÍAS EVITAR

124

Es momento de hablar de los estrógenos, es momento, para mi y para muchas mujeres, que nos encontramos enfrente de la entrada a la menopausia, poder ser conscientes de lo que hay detrás de toda la información que nos llega y saber qué es lo que ocurre en nuestro cuerpo, en nuestra mente y en nuestras emociones ya que es como una montaña rusa que nos supera y nos deja exhaustas.

Es momento de escribir un artículo extenso para que a partir de ahora nosotras nos responsabilicemos y aceptemos nuestros ciclos de vida y, sin juzgarlos como buenos o malos, podamos disfrutarlos y vivirlos desde el Amor hacia la Vida.

Los estrógenos abarcan mucho más de lo que creemos y de ahí mi interés.

Este artículo va dedicado a las perimenopáusicas, a las premenopáusicas, a las menopáusicas, a las que tienen síntomas de hipotiroidismo o hipertiroidismo y, también, para toda mujer que, aunque no esté en esta fase, entienda y sepa cómo cuidarse para el resto de su vida.

La mayoría de la información es obtenida del Dr. Ray Peat y algunas webs americanas que hacen un trabajo excepcional para poner los puntos sobre las íes.

Tal vez pueda confundir tanta información así que te invito a que abras tu Mente y tu Corazón para que la información no sea sólo información sino una transformación y una amplitud de tu Ser.

ESTRÓGENOS Y CIENCIA

‘La promoción de ‘estrógenos naturales’ es una nueva estrategia de marketing que capitaliza la inmensa inversión promocional de las compañías farmacéuticas en el concepto de reemplazo de estrógenos como ‘terapia’.’ Ray Peat.

‘Ya sea débil o fuerte, la respuesta estrogénica de una sustancia química, si no se supera, agregará una carga estrogénica adicional al sistema. A dosis elevadas, se sabe que los estrógenos naturales y los químicos ambientales similares al estrógeno (xenoestrógenos) producen efectos adversos.’ D. Roy, et al., 1997.

  • En los últimos 100 años, miles de publicaciones sobre la toxicidad del estrógeno han creado una ligera resistencia al consumo de los principales productos de estrógeno. Una estrategia para superar esta resistencia es llamar a ciertos productos ‘estrógenos naturales’, a diferencia de los ‘estrógenos sintéticos’. Los tres estrógenos principales en nuestros cuerpos son el estradiol, la estrona y el estriol. Estos tres estrógenos, solos o en combinación, se venden como estrógenos naturales, y sus virtudes se explican de varias maneras. Implícita en muchas de estas explicaciones, está la idea de que son más seguros que las sintéticos.

    Pero fueron exactamente los estrógenos humanos normales, producidos por los ovarios, los que llevaron a los descubrimientos básicos sobre la toxicidad del estrógeno, su capacidad para producir cáncer en cualquier órgano, causar convulsiones, coágulos de sangre, defectos de nacimiento, envejecimiento acelerado, etc.

  • El estrógeno es la principal hormona sexual femenina, pero está presente tanto en hombres como en mujeres. Los niveles altos de estrógeno pueden causar una variedad de síntomas y pueden aumentar el riesgo de ciertos problemas de salud, incluido el cáncer de seno y de ovario.

  • Los altos niveles de estrógeno en las mujeres pueden conducir al aumento de peso, particularmente alrededor de las caderas y la cintura. El exceso de estrógeno también puede causar problemas menstruales como: períodos irregulares, sangrado abundante, síntomas más severos del síndrome premenstrual, hinchazón, manos y pies fríos, dificultad para dormir, fatiga, pérdida de cabello, dolores de cabeza, bajo deseo sexual, cambios de humor, depresión o ansiedad, problemas con la memoria, senos hinchados o sensibles, bultos mamarios no cancerosos, fibromas uterinos (crecimientos no cancerosos que se desarrollan en, dentro o alrededor del útero).

  • En los hombres, los síntomas de alto estrógeno pueden incluir: disfunción eréctil, senos agrandados o ginecomastia y esterilidad. Algunas investigaciones sugieren que los hombres con altos niveles de estrógeno pueden experimentar depresiónUn estudio de 2018 con 4.000 participantes varones adultos encontró una asociación entre el aumento de los niveles de estradiol y los síntomas de depresión en hombres más jóvenes. El estradiol es una forma de estrógeno.

  • El cuerpo sólo puede producir altos niveles de estrógeno, o puede producir altos niveles de estrógeno y bajos niveles de otra hormona, como la testosterona o la progesterona.

  • Los niveles de estrógeno también pueden aumentar en respuesta a los medicamentos. Por ejemplo, las personas que toman terapia de reemplazo de estrógenos, un tratamiento para los síntomas de la menopausia, pueden experimentar los efectos adversos del alto estrógeno. Otros medicamentos que pueden aumentar los niveles de estrógeno son: anticonceptivos hormonales, ciertos antibióticos, algunos remedios herbales o naturales, fenotiazinas (que los médicos usan para tratar algunos trastornos mentales o emocionales).

  • Ciertos problemas de salud pueden hacer que aumenten los niveles de estrógeno: obesidad, tumores ováricos y enfermedad del hígado. Y tener los estrógenos altos aumenta el riesgo a desarrollar: enfermedades de la tiroides, coágulos de sangre, ataque al corazón, cáncer de mama, cáncer de ovarios.

  • Durante más de cincuenta años, se sabe que el hígado excreta estrógenos y otras toxinas del cuerpo, y que cuando (debido a la inercia del hígado) el estrógeno no es excretado por el hígado y los riñones, se retiene en el cuerpo. Este proceso se observó en animales y humanos hace décadas, y también está bien establecido que el estrógeno mismo suprime los sistemas de desintoxicación, causando que se excreten menos carcinógenos en la orina.

  • Las mujeres que tienen cáncer no eliminan los estrógenos, incluidos los fitoestrógenos, a un ritmo normal, por lo que retienen un mayor porcentaje de los productos químicos consumidos en sus dietas. Los flavonoides y los polifenoles, como nuestros propios estrógenos, suprimen los sistemas desintoxicantes del cuerpo.

  • Nuestros cuerpos producen estrógenos en una gran variedad de tejidos, no sólo en los ovarios. Las células grasas son una fuente importante de ella. La tendencia a aumentar de peso después de la pubertad es una de las razones por las que los niveles de estrógeno de las mujeres aumentan con el envejecimiento a lo largo de los años reproductivos, aunque esta no es la razón básica de la creciente influencia del estrógeno, incluso en los hombres.

‘Nuestras dietas proporcionan cantidades muy importantes, si no siempre peligrosas, de estrógeno. Los ‘estrógenos débiles’ generalmente tienen una gama completa de efectos estrogénicos dañinos y, a menudo, tienen efectos tóxicos adicionales. Las mujeres estadounidenses que comen productos de soja experimentan cambios que parecen predisponerlas al cáncer, lo que hace que sus tejidos sean aún más diferentes a los de las japoneses relativamente resistentes al cáncer de mama que antes de comer los alimentos de soja’. Ray Peat.

  • Las personas bajo estrés, o que tienen una deficiencia de tiroides, o que no comen suficientes proteínas, generalmente tienen niveles elevados de estrógenos. La acumulación de los ‘ácidos grasos esenciales’, los aceites poliinsaturados, en los tejidos promueve la acción del estrógeno de varias maneras, y este efecto de la dieta tiende a ser acumulativo y a autoacelerarse. Más información sobre los aceites poliinsaturados en mi artículo ‘Grasas Insaturadas y el Daño Oxidativo’.

‘La industria del ‘reemplazo de estrógenos’ se basa en la doctrina de que los tejidos de una mujer se agotan de estrógenos después de la menopausia. Esta doctrina es falsa.

La cantidad de estrógeno en el tejido disminuye cuando la progesterona es abundante. En ausencia de progesterona, los tejidos retienen el estrógeno incluso cuando hay poco estrógeno circulando en la sangre’. Ray Peat.

  • Muchas cosas sugieren una mayor actividad estrogénica en la menopausia. Por ejemplo, la melatonina disminuye bruscamente en la pubertad cuando aumenta el estrógeno, y luego disminuye nuevamente en la menopausia. La prolactina (estimulada por el estrógeno) aumenta alrededor de la pubertad, y en lugar de disminuir en la menopausia, a menudo aumenta, y su aumento se asocia con osteoporosis y otros síntomas relacionados con la edad.

    El estrógeno es producido en muchos tejidos por la enzima aromatasa, incluso en el seno y el endometrio, aunque estos se consideran ‘tejidos diana’ en lugar de glándulas endocrinas. La aromatasa aumenta con el envejecimiento.

    El estrógeno se inactiva, principalmente en el hígado y el cerebro, al hacerse soluble en agua mediante la unión de ácido glucurónico y/o ácido sulfúrico.

‘Dos de las industrias más grandes del mundo, la industria del estrógeno y la industria de la soja, gastan grandes cantidades de dinero ayudando a las personas a creer ciertas cosas plausibles que les ayudan a vender sus productos. A veces pueden lograr grandes cosas simplemente nombrando la sustancia. Llamarla ‘la hormona femenina’ distrajo la atención de sus muchas funciones en el hombre y generó una gran confusión sobre sus acciones contra la fertilidad y sus otras toxicidades. Ray Peat.

  • Los ‘receptores de estrógenos’, proteínas que se unen a los estrógenos en las células, son inactivados por la progesterona y activados por muchas condiciones físicas y químicas.

  • En el envejecimiento, la producción de progesterona fuertemente disminuida crea una situación que se asemeja a la fase folicular del ciclo menstrual, permitiendo que los tejidos concentren estrógeno incluso cuando el estrógeno sérico puede estar bajo.

  • Muchos tipos de insuficiencia hepática disminuyen su capacidad de excretar estrógenos, y el estrógeno contribuye a una variedad de enfermedades hepáticas. El trabajo de Biskind y Biskind en la década de 1940 mostró que una deficiencia de proteínas en la dieta impedía que el hígado desintoxicara el estrógeno. El hipotiroidismo evita que el hígado adhiera ácido glucurónico al estrógeno y, por lo tanto, aumenta la retención de estrógenos en el cuerpo, lo que a su vez afecta la capacidad de la glándula tiroides para secretar hormona tiroidea. El hipotiroidismo a menudo resulta de la deficiencia nutricional de proteínas.

  • Aunque comúnmente pensamos en los ovarios como la principal fuente de estrógeno, la enzima que lo hace se puede encontrar en todas las partes del cuerpo. La grasa y la piel son las principales fuentes de estrógeno, especialmente en las personas mayores. La actividad de la aromatasa aumenta con el envejecimiento y bajo la influencia de la prolactina, el cortisol, la prostaglandina y las hormonas hipofisarias, la FSH (hormona foliculoestimulante) y la hormona del crecimiento, es inhibida por la progesterona, la tiroides, la aspirina y la gran altitud. La aromatasa puede producir estrógenos en las células grasas, fibroblastos, células del músculo liso, tejido mamario y uterino, páncreas, hígado, cerebro, huesos, piel, etc. Su acción es especialmente importante en el cáncer de mama, endometriosis, cáncer uterino, lupus, ginecomastia y muchas otras enfermedades. La aromatasa en el tejido mamario parece aumentar los receptores de estrógenos y causar neoplasia mamaria, independientemente del estrógeno ovárico (Tekmal, et al., 1999).

  • A las mujeres que les extirpan los ovarios generalmente se les dice que necesitan tomar estrógenos pero los experimentos con animales muestran consistentemente que la extracción de las gónadas provoca un aumento de las aromatasas de los tejidos. La pérdida de progesterona y andrógenos ováricos es probablemente responsable de este aumento generalizado en la formación de estrógenos. En el cerebro, la aromatasa aumenta bajo la influencia del tratamiento con estrógeno.

  • La disminución de los factores antiestrogénicos en el envejecimiento, combinada con el aumento de factores proestrogénicos como el cortisol y la prolactina y la FSH, ocurre tanto en hombres como en mujeres. Durante los años reproductivos, la producción cíclica de grandes cantidades de progesterona en las mujeres probablemente retrasa su envejecimiento lo suficiente como para explicar su mayor longevidad. La maternidad también tiene un efecto antiestrogénico residual y se asocia con una mayor longevidad.

‘Ser consciente de este aumento generalizado en la exposición al estrógeno con el envejecimiento debería permitir reunir un conjunto integral de métodos para oponerse a esa tendencia hacia la degeneración’. Ray Peat.

  • El tratamiento con estrógenos es una causa común de triglicéridos altos, y las deficiencias de magnesio, cobre y proteínas pueden contribuir a esa anormalidad. Las toxinas, incluidas algunas drogas y hierbas, pueden irritar o estimular al hígado para que produzca demasiado triglicéridos. La T3, triyodotironina, es la hormona tiroidea activa, y se produce (principalmente en el hígado) a partir de la tiroxina, y el hígado femenino es menos eficiente que el hígado masculino para producirla, al igual que la glándula tiroides femenina. La glándula tiroides, que normalmente produce algo de T3, disminuirá su producción en presencia de aumento de tiroxina. Por lo tanto, la tiroxina a menudo actúa como una ‘anti-hormona tiroidea’, especialmente en las mujeres. Según Ray Peat, es un error muy común, pero muy grave, llamar a la tiroxina ‘la hormona tiroidea’.

  • El colesterol alto está más estrechamente relacionado con el hipotiroidismo que la hipertrigliceridemia. El aumento de T3 aumentará inmediatamente la conversión de colesterol en progesterona y ácidos biliares.

‘Cuando las personas tienen un colesterol anormalmente bajo, es importante aumentar su colesterol antes de tomar tiroides, ya que sus tejidos formadores de esteroides no podrán responder adecuadamente a la tiroides sin un colesterol adecuado’. Ray Peat.

  • El estrógeno bloquea la liberación de hormonas de la glándula tiroides, y la progesterona facilita la liberación. El exceso de estrógeno o la deficiencia de progesterona tienden a causar agrandamiento de la glándula tiroides, en asociación con un estado hipotiroideo. El estrógeno puede activar las glándulas suprarrenales para producir cortisol, lo que lleva a varios efectos nocivos, como el envejecimiento cerebral y la pérdida ósea. La progesterona estimula las glándulas suprarrenales y los ovarios para que produzcan más progesterona, pero dado que la progesterona protege contra los efectos catabólicos del cortisol, sus efectos son opuestos a los del estrógeno. La progesterona tiene efectos antiinflamatorios y protectores, similares al cortisol, pero no tiene los efectos nocivos. En el hipotiroidismo, existe una tendencia a tener demasiado estrógeno y cortisol, y muy poca progesterona.

‘La deficiencia de progesterona es un indicador de que algo va mal, y usar un suplemento de progesterona sin investigar la naturaleza del problema no es un buen enfoque. El tiempo normal para usar un suplemento de progesterona es durante la ‘segunda mitad’ del ciclo, las dos semanas desde la ovulación hasta la menstruación. Si se usa para tratar la epilepsia, el cáncer, el enfisema, la migraña o la artritis, o algo más grave que la regularidad menstrual no es una preocupación, entonces se puede usar en cualquier momento. Si la progesterona se usa de manera constante, puede posponer la menopausia por muchos años’. Ray Peat.

ESTRÓGENOS Y NUTRICIÓN

  • Los alimentos con alto contenido de estrógenos podrían desestabilizar silenciosamente el equilibrio hormonal y pueden provocar problemas de salud como hipotiroidismo (estudio aquí), disfunción inmune (estudio aquí), infertilidad masculina, fatiga crónica e incluso ciertos tipos de cáncer.
  • En este estudio, los datos en humanos y animales indican que una exposición alta al estrógeno materno durante el embarazo aumenta el riesgo de cáncer de seno entre las hijas.
  • Los niveles de estrógeno demasiado altos y los niveles de progesterona demasiado bajos nos lleva al crecimiento de fibromas, quistes, displasia cervical y tumores.

  • Además, los xenoestrógenos, sustancias sintéticas o naturales que imitan al estrógeno, nos rodean de formas nunca antes experimentadas en la sociedad. Estos ‘estrógenos ambientales’ pueden incluso interferir con ciertos tratamientos contra el cáncer, haciéndolos menos efectivos.

‘El fenol en sí es estrogénico, y el grupo fenólico es tan extremadamente común en la naturaleza que la cantidad de sustancias estrogénicas existentes es grande, y la cantidad de moléculas potenciales con función estrógeno es prácticamente infinita.

El grupo fenólico tiene muchas funciones biológicas. Por ejemplo, comúnmente funciona como un ‘antioxidante’, aunque algo que funciona como un antioxidante en una situación a menudo es un prooxidante en otra situación. La molécula puede tener funciones catalíticas, germicidas, aromáticas, neurotrópicas y de otro tipo. Pero también siempre tiene, hasta cierto punto, la función ‘estrogénica’. Esta superposición de funciones probablemente explica por qué tantas plantas tienen una actividad estrogénica significativa. Los estrógenos naturales, como otros fenólicos, incluidos los flavonoides, también son mutagénicos.Ray Peat.

SOJA

‘Las acciones promotoras de estrógenos del aceite de soja se aplican a todos los ácidos grasos poliinsaturados comúnmente utilizados. Los mismos ácidos grasos que suprimen la función tiroidea tienen efectos estrogénicos.

Los productos de soja tienen isoflavonas que se sabe que aumentan los niveles de estrógeno en las mujeres. Incluido el edamame (vainas verdes de la soja joven).’ Ray Peat.

‘Algunos fitoestrógenos, como la genisteína, que es un componente importante en los alimentos a base de soja, y la zearalenona, una micotoxina que se encuentra en los productos agrícolas, tienen efectos estrogénicos en el sistema reproductivo, los senos y el cerebro.’ Ray Peat.

  • La ingestión excesiva de soja durante un cierto tiempo podría suprimir la función tiroidea y causar bocio en personas sanas, especialmente en personas de edad avanzada (estudio aquí).

  • En este estudio se encontró que la genisteína en la soja revierte casi por completo los beneficios antiestrógenos de la popular combinación de medicamentos contra el cáncer de mama.

  • Este estudio indica que el consumo prolongado de aislado de proteína de soja tiene un efecto estimulante en el seno femenino premenopáusico, caracterizado por una mayor secreción de líquido del seno, la aparición de células epiteliales hiperplásicas y niveles elevados de estradiol en plasma. Estos hallazgos sugieren un estímulo estrogénico de las isoflavonas genisteína y daidzeína contenidas en el aislado de proteína de soja.

  • En este estudio, los síntomas hipometabólicos (malestar, estreñimiento, somnolencia) y bocio aparecieron en la mitad de los sujetos en los grupos 2 y 3 después de tomar soja durante 3 meses pero desaparecieron 1 mes después del cese de la ingestión de soja. Estos hallazgos sugirieron que la ingestión excesiva de soja durante un cierto tiempo podría suprimir la función tiroidea y causar bocio en personas sanas, especialmente en personas de edad avanzada.

ÁCIDOS GRASOS INSATURADOS

  • Este estudio: ‘El consumo de grasas en la dieta se ha relacionado con la alta incidencia de cáncer de mama que se encuentra en las mujeres occidentales. Los estudios in vitro realizados muestran que los ácidos grasos libres insaturados pueden aumentar las fracciones de estradiol biológicamente disponibles en plasma. Por lo tanto, es posible que el mayor riesgo de cáncer de seno asociado con una dieta alta en grasas esté relacionado con una elevación de las fracciones de estradiol en plasma biológicamente disponibles.’

LEGUMBRES

  • Todas las legumbres tienen propiedad estrogénica, y todas las partes de la planta parecen contener algunos de los químicos activos. En las alubias, se ha encontrado que varias sustancias contribuyen al efecto. Los efectos estrogénicos de los aceites de semillas y las isoflavonas han sido los más estudiados pero las acciones antitiroideas bien conocidas (una vez más, involucrando los aceites, las isoflavonas y otras moléculas que se encuentran en las legumbres) tienen una acción indirecta promotora de estrógenos, ya que el hipotiroidismo conduce al hiperestrogenismo. (Se sabe que los estrógenos son supresores de la tiroides, por lo que el problema tiende a autoacelerarse).

‘Las diversas acciones específicas de las muchas sustancias estrogénicas en las alubias y otras legumbres no se han estudiado a fondo, pero hay evidencia de que también son, como el estrógeno mismo, tanto mutagénicas como cancerígenas.’ Ray Peat.

  • El cacahuete, otra legumbre, que también aumenta los niveles de estrógeno.

  • Las legumbres también contienen fitoestrógenos. Particularmente en dosis altas podrían aumentar los niveles de estrógeno.

ISOFLAVONAS

  • Las isoflavonas (muchas de las cuales ahora se promueven como ‘antioxidantes’ y ‘preventivos del cáncer’) son tóxicas para muchos órganos, tienen claros efectos estrogénicos y están activas no sólo en la persona adulta sino también están presentes prenatalmente causando la feminización de los genitales y el comportamiento masculino y la maduración temprana de la descendencia femenina, con cambios en los tejidos que se sabe que están asociados con una mayor incidencia de cáncer.

FITOESTRÓGENOS

  • Se dice que algunas de las isoflavonas, ligninas y otros fitoestrógenos previenen el cáncer de intestino pero algunos de ellos, por ejemplo, la lignina, a veces parecen aumentar su probabilidad de cáncer.

Los fitoestrógenos parecen representar un riesgo para los órganos además del seno y el útero, por ejemplo, el hígado, el colon y el páncreas, lo cual no es sorprendente, ya que se sabe que el estrógeno es cancerígeno para cada tejido. Y la carcinogénesis, como los cambios precancerosos, las mutaciones y la reparación reducida del ADN, es probablemente sólo un proceso incidental en el efecto tóxico más general de la aceleración del envejecimiento’. Ray Peat.

  • Algunos fitoestrógenos, como la genisteína, que es un componente importante en los alimentos a base de soja, y la zearalenona, una micotoxina que se encuentra en los productos agrícolas, tienen efectos estrogénicos en el sistema reproductivo, los senos y el cerebro.

FIBRA

  • La fibra no digerible, si no se descompone por las bacterias intestinales, aumenta el volumen fecal y tiende a acelerar el tránsito de material a través del intestino, al igual que los laxantes. Pero algunos de estos materiales de ‘fibra’, por ejemplo, la lignina, son en sí mismos estrogénicos, y otras fibras, al promover el crecimiento bacteriano, pueden promover la conversión de sustancias inofensivas en toxinas y carcinógenos.

Cuando existe un claro efecto ‘antiestrógeno’ de la fibra dietética, parece ser el resultado del tránsito acelerado a través del intestino, acelerando la eliminación y evitando la reabsorción del estrógeno que se ha excretado en la bilis. Los laxantes tienen este mismo efecto sobre la excreción de estradiol.’ Ray Peat.

  • Este estudio concluye que: Una mayor ingesta de fibra reduce las concentraciones séricas de estrógenos. Presumimos que la fibra ejerce este efecto al disminuir el tiempo disponible para la reabsorción de estrógenos en el colon. Acelerar el tránsito intestinal puede reducir las concentraciones séricas de estrógenos.’

ACEITE DE COCO

  • Una función importante del aceite de coco es que apoya la respiración mitocondrial, aumentando la producción de energía que ha sido bloqueada por los ácidos grasos insaturados. Dado que los ácidos grasos poliinsaturados inhiben la función tiroidea en muchos niveles, el aceite de coco puede promover la función tiroidea simplemente reduciendo esos efectos tóxicos. Permite el metabolismo oxidativo mitocondrial normal, sin producir la peroxidación lipídica tóxica que promueven las grasas insaturadas.

  • El aceite de coco agregado a la alimentación puede aumentar la tasa metabólica.

ALGAS

  • Las algas y otras fuentes de exceso de yodo pueden suprimir la tiroides por lo que, definitivamente, no deben usarse para tratar el hipotiroidismo.

La absorción y retención de magnesio, sodio y cobre, y la síntesis de proteínas, generalmente son pobres en el hipotiroidismo. El antojo de sal es común en el hipotiroidismo, y comer sodio adicional tiende a elevar la temperatura corporal, y al disminuir la producción de aldosterona, ayuda a minimizar la pérdida de magnesio, lo que a su vez permite que las células respondan mejor a la hormona tiroidea. Esta es probablemente la razón por la cual una dieta baja en sodio aumenta la producción de adrenalina y por qué comer suficiente sodio reduce la adrenalina y mejora el sueño. La baja adrenalina también es probable que mejore la motilidad intestinal.’ Ray Peat.

VERDURAS

‘Cuando las personas intentan vivir principalmente de verduras, pronto sufren de una gran variedad de enfermedades. Varias hojas contienen sustancias antimetabólicas que impiden la asimilación de los nutrientes, y sólo los sistemas (o tecnologías) digestivos adaptados muy específicamente pueden superar esos efectos tóxicos.’ Ray Peat.

  • Comer zanahorias crudas ecológicas puede prevenir la absorción de estrógenos del intestino, permitiendo que el hígado regule más eficazmente el metabolismo.

  • En general, las toxinas más intensas de la planta están en sus semillas. Se necesita una preparación especial para reducir la toxicidad de las semillas, y en el caso de las legumbres, estos métodos nunca son muy satisfactorios.

‘Los aguacates, por ejemplo, contienen tanta grasa insaturada que pueden ser cancerígenos y hepatotóxicos.’ Ray Peat. Más info sobre el aguacate en mi artículo ‘Comer mucho Aguacate es un Disparate’.

  • Las semillas de lino deberían evitarse ya que son una de las fuentes más ricas de estrógeno, y encabezan la lista de alimentos que contienen fitoestrógenos además de tener ácidos grasos poliinsaturados. 

FRUTAS

  • No todas las frutas pueden aumentar el estrógeno pero las fresas y los duraznos son ricos en fitoestrógenos.

FRUTOS SECOS

  • Este estudio nos aporta que:  Se realizaron estudios de 36 frutos secos y las actividades estrogénicas de los alimentos se estimaron comparando los pesos uterinos, los volúmenes de líquido uterino y los índices de cornificación vaginal de cada grupo de ratas con los de los grupos alimentados con otros alimentos. Las almendras, anacardos, cacahuetes, avena, maíz, trigo y manzanas mostraron actividad estrogénica. La muestra original de almendras mostró la mayor actividad estrogénica que se confirmó por la repetición del experimento.’
  • Las frutas secas contienen una cantidad significativa de fitoestrógenos.

TRIGO Y OTROS GRANOS

  • El estudio publicado en Cell Chemical Biology, encontró que la zearalenona, hongos similares al estrógeno que colonizan el maíz, la cebada, el trigo y otros granos, reducen la efectividad antiestrógeno de la combinación de los medicamentos palbociclib/letrozol. ‘Las pacientes con cáncer de mama que toman palbociclib/letrozol deben considerar limitar su exposición a los alimentos que contienen xenoestrógenos’, dice el Dr. Gary Siuzdak, autor principal del estudio.

  • Curiosamente, la zearalenona también se le culpa del desarrollo sexual anormal y defectos de nacimiento en animales de granja alimentados con granos, junto con un desarrollo temprano de los senos en las niñas. (Aquí el estudio).

  • Actualmente ya es conocido por los científicos que algunos granos contienen zearalenona y que puede aumentar la producción de estrógeno. Investigadores en Europa, donde el hongo es común, encontraron que el 32 por ciento de más de 5,000 muestras de cereales mixtos estaban contaminados. (Estudio aquí).

  • Por el momento, a día de hoy, no hay forma de garantizar que un cereal esté libre de zearalenona, por lo tanto debemos limitar el consumo de granos como avena, cebada, trigo, arroz y maíz.

CARNE Y LÁCTEOS CONVENCIONALES

  • Todos los productos animales contienen trazas de estrógenos porque incluso los animales machos producen la hormona.

  • Muchas granjas dan a las hembras, especialmente a las vacas, altas dosis de estrógenos para aumentar la cantidad de leche que producen. Comer estos productos puede aumentar nuestros niveles de estrógeno.

  • Para empezar, aquí lo ideal sería consumir carne y productos lácteos ecológicos y asegurarnos que los animales no les han suministrado estrógenos.

  • Del 60 al 80 por ciento de los estrógenos en la dieta occidental típica proviene de la leche y otros productos lácteos. (Estudio aquí). Esto está relacionado con una mayor tasa de cánceres de testículo y próstata. (Estudio aquí).

  • Los científicos señalan algunos hechos importantes:

    Las hormonas naturales en la leche láctea pasan la barrera de la leche sanguínea.

    El uso de la soja es común en la producción animal de lácteos y carne.

    La soja y otras legumbres son ricas en fitoestrógenos y ‘convertidas por bacterias intestinales en compuestos similares a las hormonas con actividad estrogénica’.

    Los fitoestrógenos parecen transferirse y se han identificado tanto en la leche de vaca como en la leche materna.

    El 17-β-estradiol también se encuentra en la carne de cerdos, vacas y pollos. (Estudio aquí).

CÚRCUMA Y CURCUMINA

  • La cúrcuma contiene una sustancia química llamada curcumina.

  • Un estudio de 2013 encontró que la curcumina puede reducir los niveles de estrógeno. Sin embargo, los investigadores notaron este resultado en células fuera del cuerpo, por lo que no están seguros de si la curcumina tiene el mismo efecto en las personas.

  • Un estudio de 2014 encontró que grandes dosis de curcumina aumentaron los niveles de testosterona en ratas.

    ‘Condición sensible a la hormona, como cáncer de seno, cáncer uterino, cáncer de ovario, endometriosis o fibromas uterinos: la cúrcuma contiene una sustancia química llamada curcumina, que podría actuar como la hormona estrógeno. En teoría, la cúrcuma podría empeorar las condiciones sensibles a las hormonas. Sin embargo, algunas investigaciones muestran que la cúrcuma reduce los efectos del estrógeno en algunas células cancerosas sensibles a las hormonas. Por lo tanto, la cúrcuma podría tener efectos beneficiosos sobre las condiciones sensibles a las hormonas. Hasta que se sepa más, use con precaución si tiene una afección que podría empeorar por la exposición a las hormonas.’

  • La cúrcuma puede reducir los niveles de testosterona y disminuir el movimiento de los espermatozoides cuando los hombres la toman por vía oral. Esto podría reducir la fertilidad. La cúrcuma debe usarse con precaución por las personas que intentan tener un bebé.

  • Tomar grandes cantidades de cúrcuma puede evitar la absorción de hierro. La cúrcuma debe usarse con precaución en personas con deficiencia de hierro.

ALCOHOL

  • El vino tinto contiene altas cantidades de fitoestrógenos.

  • Beber alcohol puede elevar el nivel de estrógeno en la sangre, lo que podría aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de seno.

  • Si bien es cierto que el consumo de alcohol de bajo a moderado puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, es un poco más complicado cuando se trata del riesgo de cáncer. Las plantas comunes que se utilizan para crear alcohol contienen sustancias similares al estrógeno. De hecho, los investigadores descubrieron ‘síntomas de feminización e insuficiencia testicular en hombres que beben mucho’. El consumo de cerveza, vino y bourbon condujo a una mayor actividad de estrógenos en estudios en animales y humanos. 

  • El alcohol cambia la metabolización del estrógeno en el cuerpo femenino. El alcohol provoca que los niveles de estrógeno aumenten. 

    Al observar 53 estudios, los investigadores descubrieron que cada bebida al día aumenta el riesgo de cáncer de seno en un 7 por ciento.

  • Beber dos o tres bebidas alcohólicas al día aumenta el riesgo de cáncer de mama en un 20 por ciento en comparación con las mujeres que no beben. (Estudio aquí).

GLISOFATO

  • La mayoría de la soja cultivada en los EE.UU. está diseñada genéticamente para soportar aplicaciones de herbicidas que normalmente matarían a la planta. Investigadores noruegos encontraron niveles ‘extremos’ de glifosato en la soja estadounidense. (Estudio aquí).

  • Según este estudio: ‘El glifosato causa actividad estrogénica que alimenta ciertos cánceres de seno dependientes de hormonas’. 

  • Y este estudio: ‘El glifosato también se usa comúnmente en maíz, canola y algodón no orgánicos. Los agricultores también lo usan para ‘quemar’ el trigo antes de la cosecha, lo que significa que permanece en el producto alimenticio terminado.’ 

ADITIVOS ALIMENTARIOS

  • En 2009, investigadores italianos examinaron cientos de aditivos alimentarios para descubrir los que tienen efectos similares al estrógeno. Resulta que el 4-hexilresorcinol, un aditivo utilizado para prevenir la decoloración y aumentar la vida útil de las gambas, langostinos o camarones y otros mariscos, posee efectos estrogénicos

  • El galato de propilo es otro conservante común que actúa como el estrógeno. A menudo se usa para evitar que las grasas y aceites se pongan rancios. (Estudio aquí). Con frecuencia se esconde en: Aceites vegetales, productos de carne, palitos de patata, base de sopa de pollo, chicles.

    Los estudios indican que puede ser no sólo un disruptor endocrino sino también un carcinógeno. Varios estudios confirman que causan cáncer a dosis bajas. 

XENOESTRÓGENOS

  • Los xenoestrógenos (químicos ambientales similares al estrógeno) pueden alterar la armonía hormonal incluso en pequeñas dosis. Esto incluye cantidades que podemos comer o absorber.

    Los investigadores de este estudio enfatizan que otros xenoestrógenos también podrían afectar los tratamientos contra el cáncer y nuestra salud en general, señalando que es un problema poco estudiado que necesita más atención. 

AGUA EMBOTELLADA

  • Los riesgos del agua embotellada incluyen la exposición a compuestos estrogénicos.

  • El 61 por ciento de las muestras de agua embotellada ‘inducen una ‘respuesta estrogénica significativa’ cuando se analizan en una línea celular de cáncer humano’.

  • Según este estudio: ‘La actividad del estrógeno es tres veces mayor cuando el agua se envasa en botellas de plástico PET en comparación con el vidrio’. 

BPA (Bisfenol A)

  • Dos productos químicos domésticos comunes con efectos similares al estrógeno incluyen plastificantes como BPA y parientes libres de BPA como BPS. Los efectos tóxicos del BPA incluyen una sobrecarga de estrógenos que puede convertir las células mamarias en cancerosas. (Estudio aquí). También está relacionado con el cáncer de próstata, la deficiencia de vitamina D y otras enfermedades.

  • Actualmente, son muchos los que en sus análisis les sale deficiencia de vitamina D y me preguntan que no lo entienden porque vivimos en un país soleado. No me extrañaría nada que la causa viniera del contacto que tenemos con el BPA.

  • El BPA lo encontramos en: Recibos de compra de la caja registradora, recibos de la tarjeta de crédito, muchos billetes de transporte público, alimentos enlatados y bebidas, además de alimentos envasados en plástico ya sea el fiambre convencional como el fiambre vegano, botellas de agua de policarbonato, etc.

  • Y ojo con las etiquetas ‘sin BPA’, ya que la mayoría contienen BPS, que sería como el primo estrogénico del BPA.

  • Un estudio del 2013 descubrió que incluso menos de una parte por billón de BPS altera la función normal de las células receptoras estrogénicas, lo que podría desencadenar obesidad, diabetes tipo 2, asma, defectos congénitos o incluso cáncer. 

FTALATOS

  • Ftalatos: ‘Familia de compuestos químicos que se usan principalmente para producir cloruro de polivinilo (PVC) o de vinilo flexible y maleable’.

  • Están relacionados con todo tipo de problemas de salud pero el más importante es el cáncer de próstata. En este estudio, los científicos descubrieron que: ‘Los ftalatos pueden interferir con la ‘interferencia’ saludable entre los receptores de estrógenos y las vías de señalización del factor de crecimiento transformante β’. 

  • Estos productos químicos plastificantes se encuentran en: Aromas sintéticos, incluyendo velas y productos de cuidado personal (geles, champúes, perfumes, maquillaje (para mantener las lociones y el maquillaje pegados a la cara por más tiempo), cortinas de baño de vinilo, pisos y otros productos, productos de lavandería, esmalte de uñas, envolturas de plástico que se utilizan para la comida y comida para llevar.

PASTILLAS ANTICONCEPTIVAS

  • Las píldoras anticonceptivas contienen altos niveles de estrógeno. Y mientras eso funciona para prevenir el embarazo, el etinilestradiol termina en aguas residuales después de que las mujeres eliminan por el inodoro. Los resultados son preocupantes, ya que los compuestos similares al estrógeno terminan en el agua superficial.

  • Según este estudio: ‘El etinilestradiol causa un efecto biológico incluso a niveles realmente bajos, por lo que estamos comenzando a ver la feminización de peces y anfibios en aguas contaminadas. Puede demasculinizar machos y conducir a peces intersexuales. Estos peces machos convertidos en intersexuales producen huevos en sus testículos’.

ACEITES ESENCIALES

  • Algunos aceites esenciales tienen la capacidad de impactar en las hormonas.

  • En 2007, los investigadores publicaron un estudio que mostraba una actividad estrogénica débil en el árbol de té y los aceites de lavanda parecían estimular el crecimiento de los senos en niños prepúberes. 

  • Algunos incluso pueden acelerar las contracciones durante el embarazo, por lo que no es apropiado cuando una mujer está embarazada.

  • Los aceites esenciales con efectos estrogénicos son: Aceite de jazmín; aceite de salvia; aceite de geranio (estudio aquí); aceite de lavanda; aceite de árbol de té (estudio aquí).

  • Los datos de este estudio ilustran que tanto el aceite de lavanda como el de árbol de té poseen propiedades estrogénicas y antiandrogénicas, y esta actividad puede ser la base del inicio de la ginecomastia prepuberal.

  • Los resultados de este estudio han mostrado un aumento de la concentración de estrógenos salivales inducida por la exposición al aceite esencial de geranio y al rosa de otto o damasco (rosa damascena). 

  • Es muy importante que si compramos aceites esenciales sean con certificado Bio y de cultivos orgánicos (no disueltos en disolventes químicos) y un método de extracción de calidad.
Brócoli germinado

RECOMENDACIONES A SEGUIR

‘Los xenoestrógenos son ‘estrógenos ambientales’ que pueden ser naturales o sintéticos. Juegan con los niveles de estrógenos naturales de nuestros cuerpos promoviendo ciertos problemas de salud.’

‘Los fitoestrógenos que se producen naturalmente en algunos alimentos y bebidas han demostrado ser perjudiciales y útiles en ciertas situaciones.’

  • El diindolilmetano o DIM, mejora el metabolismo saludable del estrógeno y está presente en vegetales crucíferos como el repollo, el brócoli, la coliflor. Además, estos vegetales contienen naturalmente D-glucarato de calcio, que también mejora directamente el metabolismo del estrógeno y ayuda a reducir los niveles totales de estrógeno. Importante para no destruir estos nutrientes cocinarlos ligeramente al vapor o tomarlos germinados como, por ejemplo, los brotes de brócoli.

  • Evitar los alimentos procesados y los azúcares para reducir la grasa corporal. El exceso de grasa produce más estrógeno en nuestro cuerpo. Por tanto, ideal hacer ejercicio.

  • Tomar agua filtrada y evitar agua embotellada. Elegir botellas de vidrio.

    Importante conseguir un análisis completo del agua que llega a nuestra casa. Para saber que nuestra agua del grifo no contiene ningún parámetro alterado entrar en la página del SINAC (Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo). Y agenciarse un buen filtro que elimine bien los contaminantes.

  • Evitar el uso de plástico tanto como sea posible. (Esta recomendación es casi un imposible).

  • No cocinar con utensilios de cocina antiadherentes y usar los mejores utensilios de cocina no tóxicos.

  • No calentar plásticos reutilizables que entren en contacto con alimentos en el lavavajillas.

  • Evitar el vinilo siempre que sea posible. 

  • Tomar alimentos frescos en lugar de alimentos y bebidas enlatados o envasados.

  • Decir no a los recibos de la caja registradora, tarjeta de crédito y no guardarlos en el bolso. Si es posible que os envíen el recibo vía email.

  • Optar por alimentos orgánicos o sin OGM tan a menudo como sea posible. Así como cosméticos y productos de higiene de uso convencional.

  • Evitar detergentes de la ropa convencionales.

  • Eliminar definitivamente aceites vegetales convencionales que contienen aditivos altos en estrógenos.

  • Evitar los lácteos o, como mínimo, tomar productos lácteos orgánicos. Y también evitar las carnes convencionales. Es una gran manera de reducir la exposición al xenoestrógeno.

  • Meditar sobre cambiar nuestros métodos anticonceptivos por otros más naturales.

  • Dejar de lado la soja (incluido tempeh, miso, tamari), ácidos grasos insaturados (onagra, aguacate, lino…), legumbres (incluido el cacahuete), isoflavonas y fitoestrógenos, algas, fresas y duraznos, frutos secos (almendras, anacardos), maíz, trigo, avena, frutas secas, cúrcuma, alcohol (incluido vino y cerveza), glisofato, aditivos alimentarios (ojo con las gambas, langostinos y otros mariscos), BPA y BPS, ftalatos (PVC), pastillas anticonceptivas, aceites esenciales (geranio, lavanda, salvia, jazmín, damasco y árbol de té).

‘Tan increíblemente vital como el estrógeno es para el cuerpo, debe tenerse en cuenta que los altos niveles del mismo es un factor de riesgo importante para el desarrollo de cáncer de mama, y se acompaña de síntomas que incluyen hinchazón, cambios de humor, pérdida de cabello y ciclos menstruales irregulares. Cuando los niveles de estrógeno están equilibrados, el metabolismo, los niveles de colesterol y la función sexual mejoran.’

Si habéis llegado hasta aquí os doy mi enhorabuena. A mí se me ha hecho interminable pero estoy satisfecha de toda la información que he obtenido al escribirlo.

Salud y Buenos Alimentos.

Yo Isasi

yoisasi.com

acupunturamenorca.com

Añado esta información por si es de vuestro interés.

Los niveles de estrógeno se pueden conocer con un análisis de sangre. Hay tres formas de estrógeno en la sangre: estradiol, estriol y estrona. Los niveles se miden en picogramos por mililitro (pg/ml).

El estradiol es la forma primaria de estrógeno, mientras que el estriol y la estrona son formas menores. Las mujeres que no están embarazadas tienen niveles muy bajos de estriol.

Mujeres

Los niveles normales de estradiol en sangre:

Niñas y adolescentes: hasta 350 pg/ml.

Mujeres adultas: 15–350 pg/ml.

Posmenopáusicas: menos de 10 pg/ml.

Los niveles sanguíneos típicos de estrona en las mujeres son:

Niñas y adolescentes: hasta 200 pg/ml.

Adultas: 17–200 pg/ml.

Posmenopáusicas: 7–40 pg/ml.

Hombres

Los niveles normales de estradiol en la sangre en los hombres:

Niños y adolescentes: hasta 40 pg/ml.

Adultos: 10–40 pg/ml.

Los niveles sanguíneos típicos de estrona en los hombres son:

Niños y adolescentes: hasta 60 pg/ml.

Adultos: 10–60 pg/ml.

Join the Conversation

  1. Hola!! Acabo de alucinar con los alimentos estrogénicos, y que pena que es lo que nos suelen vender como alimentos sanos. Realmente voy a tener que aprender un nuevo concepto de alimentación!!!! Me queda faena!!! Así que chino-chano… Grácias por tan útil información.

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Lali, qué ilusión encontrarte por aquí!!
      Muy contenta de ayudar y de abrir nuestras mentes!!
      Un placer y espero que disfrutes de la web tanto como yo en mantenerla viva.

  2. Hola Isasi,

    Como siempre un artículo supercompleto y detallado, gracias por tu trabajo y por cuidar de la salud de todos.

    Un abrazo,

    1. Yo Isasi Author says:

      Muchísimas gracias Carmen por tus palabras y por haber leído hasta el final este extenso artículo ya que vivimos en momentos donde la extensa lectura se está abandonando y es justo ahí donde el conocimiento y el aprendizaje crece.
      Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Your custom text © Copyright 2021. All rights reserved.
Close