AGUA DEL GRIFO: TODO LO QUE HAY QUE SABER

130

La calidad de las aguas de consumo está regulada en todos los países de la UE por la Directiva 98/83/CE que establece valores máximos y mínimos para el contenido en minerales y diferentes iones como cloruros, nitratos, nitrito, amotino, calcio, magnesio, fosfato, arsénico, y muchos más, así como el pH, los gérmenes patógenos, etc. El pH del agua potable debe estar entre 6,5 y 9,5.

‘Los controles sobre el agua potable suelen ser más severos que los controles aplicados sobre las aguas minerales embotelladas.’ Wikipedia.

En España el Real Decreto 140/2003 establece los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.
‘La calidad del agua que circula por la red de distribución urbana está sometida por imperativo legal a un triple control independiente. Por parte del gestor del sistema de abastecimiento público, por las autoridades sanitarias y por las autoridades municipales. Este triple control se extiende a lo largo de toda la cadena de producción del agua; desde su punto de origen hasta el propio grifo del consumidor’. La Razón.

Veamos los parámetros más significativos que se analizan, según el Informe Técnico de Calidad del Agua de Consumo Humano en España 2014:

  • Color: Es debido a sustancias orgánicas coloreadas (ácidos húmicos y fúlvicos) así como a la presencia de hierro o manganeso. En el agua de consumo puede ser debido a la disolución del hierro o cobre en las instalaciones interiores. La OMS no da un valor guía en relación con la salud, sólo recomienda un valor por debajo de 15 mg/L Pt/Co pero dependiendo de las circunstancias locales. Es obligatorio su control en los análisis de control, completo y de grifo. El valor paramétrico es de 15 mg/L Pt/Co. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 30 mg Pt-Co/L.
    Nota: ‘La medición Pt-Co (Platino Cobalto) está basada en la escala Hazen de color que fue introducida por el químico Allen Hazen. Este valor varía de un aspecto amarillo claro hasta marrón. Su rango va de 0-500 en Unidades de Color Platino (PCU) siglas en inglés.’
  • Olor y sabor: Son diversos factores los que pueden provocar una alteración en el olor y/o en el sabor del agua, perceptible por el consumidor. Las causas más frecuentes responden a compuestos naturales relacionados con el origen del agua, reactivos que se utilizan en el proceso de potabilización o subproductos generados en el mismo; materiales utilizados en las tuberías, montajes e instalaciones, vertidos contaminantes o altos tiempos de residencia del agua en la red. Su control es obligatorio en los análisis de control, completo y de grifo y su valor paramétrico es de 3 diluciones a 25ºC.
  • Temperatura: Es uno de los parámetros físicos más importantes, pues por lo general influye en el retardo o aceleración de la actividad biológica, la absorción de oxígeno, la precipitación de compuestos, la formación de depósitos, la desinfección y los procesos de mezcla, floculación, sedimentación y filtración. Existen múltiples factores (principalmente son ambientales) que  pueden hacer que la temperatura del agua varíe.
  • pH: El pH o concentración de ion hidrógeno del agua puede afectar al grado de corrosión de los metales, así como a la eficiencia de algunos métodos de desinfección. El método de análisis utilizado es la Potenciometría. Su control es obligatorio en el análisis completo, de control y de grifo. Tiene dos valores paramétricos uno mínimo de 6,5 y otro máximo de 9,5 unidades de pH. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es el siguiente: valor mínimo: 4,5 y valor máximo: 10,5. De forma directa el pH no produce efectos adversos sobre la salud humana, aunque de forma indirecta sí puede afectar a la salud debido a un aumento de algunos metales que provienen de las tuberías y a una inadecuada desinfección.
  • Turbidez: Es debida a la presencia en el agua de materia en suspensión. Las partículas responsables de la turbidez tienen un tamaño que varía entre 1 nm y 1 mm; la mayor parte son debidas a la erosión de la superficie del suelo. La presencia de turbidez se asocia a una baja calidad del agua de consumo y además interfiere en el proceso de desinfección. La OMS no da un valor guía relacionado con la salud sino que recomienda que los valores deben estar por debajo de 5 UNF (Unidades Nefelométricas de formalina o turbidez), dependiendo de las circunstancias locales. Su control es obligatorio en el análisis de control, completo y de control en grifo. En el Real Decreto 140/2003, tiene un valor paramétrico de 1 UNF a la salida de la ETAP (Estación de Tratamiento de Agua Potable) o depósito y 5 UNF en red de distribución. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 6 UNF.
  • Conductividad: Su control es obligatorio en el análisis completo, de control y de control en grifo.
    Es uno de los indicadores más sensibles para detectar posibles contaminaciones externas en la red de distribución, comparando la conductividad en distintos puntos de la red; para conocer el buen mantenimiento de una instalación interior, comparando la conductividad en la acometida y en el grifo del consumidor; y para comprobar si tras la limpieza de membranas de ósmosis inversa o nanofiltración se han eliminado por completo las sustancias de limpieza antes de ponerlas en la línea, comparando la conductividad a la entrada y salida del contenedor. El valor paramétrico es de 2.500 μS/cm a 20ºC. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 5.000 μS/cm a 20ºC.
    Nota:La unidad de medición usada es el Siemens/cm (S/cm), con una magnitud de 10 elevado a -6, es decir, mircroSiemens/cm (μS/cm). La temperatura influye en dicho movimiento, por lo que es necesario tomarla en cuenta cuando se realizan mediciones de precisión. Generalmente, para realizar mediciones comparativas, la temperatura de referencia es de 20ºC o 25ºC.’
  • Escherichia coli: Un microorganismo muy abundante en heces humanas y de animales. Aparece en aguas naturales y aguas tratadas que han tenido una contaminación fecal reciente y cuando el tratamiento de desinfección ha sido ineficaz o insuficiente. Es un parámetro microbiológico obligatorio en los análisis de control, completo y de grifo. El valor paramétrico en la normativa vigente es de 0 UFC/100 ml. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cualificado llega a 10 UFC/100 ml. Hay una media nacional de 0,13 UFC/100ml.
  • Enterococo Intestinal: Debido a su origen fecal y a su mayor persistencia en el agua, es utilizado como indicador suplementario de la eficacia del tratamiento del agua. Gracias a la resistencia a la desecación que presenta, resulta de gran utilidad en los controles de rutina para la puesta en marcha de nuevas canalizaciones o tras obras en la red de distribución. El método de análisis más utilizado es la Filtración de Membrana. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico es de 0 UFC/100 ml. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cualificado llega a 10 UFC/100 ml. Su presencia indica riesgo potencial de enfermedades gastrointestinales.
  • Clostridium perfringens: Microorganismo anaerobio esporulado que está presente en las heces en menor proporción que E. coli, aunque también puede provenir de otras fuentes ambientales. Sus esporas pueden resistir los procesos de desinfección y sobrevivir en el agua mucho más tiempo que los coniformes. Es un estupendo indicador del funcionamiento de la planta de tratamiento, su presencia puede significar que el proceso de filtración y/o desinfección han resultado deficientes; también nos indica una deficiente limpieza de la tubería o depósito de agua. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico es de 0 UFC/100 ml. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado llega a 10 UFC/ml. Su presencia indica riesgo potencial de enfermedades gastrointestinales. Hay una media nacional de 0,61 UFC/100 ml.
  • Aluminio: Su presencia en el agua de consumo se debe principalmente al uso de sales de aluminio en el tratamiento de potabilización, en la fase de floculación-coagulación. La OMS recomienda para grandes plantas de tratamiento un valor por debajo de 100 μg/L y para pequeñas plantas un valor de 200 μg/L. Su control es obligatorio en el análisis completo y si se utiliza en el tratamiento de potabilización, también es obligatorio en el análisis de control.
    El valor paramétrico de la legislación vigente es de 200 μg/L. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 1.000 μg/L.
  • Amonio: Está presente en el agua bruta debido a la agricultura, industria y por la cloraminación. Los niveles en agua subterránea y superficial están alrededor de 0,2 mg/L y en aguas con anaerobiosis, pueden llegar a 3 mg/L. La presencia de niveles altos de amonio puede comprometer la eficacia de la desinfección o fallos en la eliminación del manganeso en los filtros dando problemas de sabor y olor. La presencia de amonio puede ser un indicador de contaminación fecal, agrícola o industrial. En el caso de utilizar cloraminación, puede detectarse como consecuencia de la desinfección.

En la última revisión de la OMS, no se ha considerado necesario proponer un valor recomendado desde un punto de vista sanitario. Es obligatorio su control en los análisis de control, completo y de control en grifo. El valor paramétrico en la legislación vigente es de 0,5 mg/L. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es 1,0 mg/L.
El amonio solo tiene efectos tóxicos si se ingiere en altas dosis, pudiendo producir intolerancia a la glucosa y disminuyendo la sensibilidad a la insulina.

  • Antimonio: Presente en el agua ya sea bajo la forma de sales o de compuestos orgánicos. La sustitución de las soldaduras de plomo por las soldaduras de antimonio-estaño, podría dar lugar a un aumento de este metal en el agua de consumo. El valor guía de la OMS para agua de consumo humano es de 20 μg/L. Se pueden encontrar normalmente valores de 0,1 a 0,2 μg/L en agua subterránea o superficial y en agua de consumo valores por debajo de 5 μg/L. Es un parámetro químico obligatorio en el análisis completo y control en grifo.
    El valor paramétrico es de 5 μg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado llega a 50 μg/L. Hay una media nacional de 0,36 μg/L.
  • Arsénico: Los compuestos de arsénico se utilizan comercialmente e industrialmente en el área de rayos láser, semiconductores, cristal, munición, etc. En numerosas zonas existen altos niveles de arsénico en aguas subterráneas, cuando existen variaciones del nivel freático de los acuíferos. El valor guía provisional de la OMS para agua de consumo humano es de 10 μg/L, los niveles en agua superficial están alrededor de 1 a 2 μg/L en zonas con problemas en las aguas subterráneas, pueden llegar a encontrarse valores de 12.000 ug/L. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico es de 10 μg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado llega a 100 μg/L.
    El arsénico está clasificado por la IARC en el Grupo 1 (carcinogénico en humanos). En un estudio nacional se ha relacionado niveles bajos de arsénico en agua con enfermedades cardiovasculares. Los signos de exposición crónica incluyen cutáneas, neurópata y vasculopatía periféricas.

Nota: El nivel máximo actual de arsénico permitido por la EPA en los suministros públicos de agua es de 10 partes por billón (ppb o μg/L). Lo ideal sería 3 ppb. Hay que ser conscientes que estos números están fuertemente influenciados por la política. Por lo tanto, no debemos asumir que un estándar de la EPA significa que el agua sea segura.
Si usted tiene un pozo privado, lo mejor es hacer un análisis completo del agua para proporcionarle las características físicas de su agua, así como contaminantes.’

  • Benceno: Usado en la fabricación de productos químicos orgánicos, está presente en el pretóleo. Esta sustancia llega al agua por vertidos industriales y por la contaminación atmosférica. En algunas ocasiones por el mal funcionamiento de las válvulas antirretorno o cambios de presión, pueden aparecer hidrocarburos en red de distribución, si cerca ha habido algún escape de tanques de combustible. Es un buen indicador de contaminación por hidrocarburos. El valor guía de la OMS para agua de consumo humano es de 10 μg/L, los niveles usuales están por debajo de 5 μg/L. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico es de 1 μg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado llega a 10 μg/L. La exposición aguda a altas dosis de benceno afecta principalmente al Sistema Nervioso Central, pudiendo causar la muerte. En concentraciones más bajas es un tóxico para el sistema hematopoyético, produciendo cambios hematológicos, incluida la leucemia. La IARC lo ha clasificado en el Grupo 1 (carcinogénico en humanos). Además puede producir alteraciones/aberraciones cromosómicas in vivo en numerosas especies, incluida la humana.
  • Boro: Común en las aguas subterráneas por lixiviación de las rocas y en aguas superficiales aparece por vertidos de detergentes ricos en boratos. Es un compuesto que no se elimina con tratamientos convencionales de potabilización. Su eliminación es complicada incluso con tecnologías de membranas en procesos de desolación. La OMS para la calidad del agua potable fijó un valor guía provisional de 0,5 μg/L. Posteriormente, el Comité para la calidad del agua potable recomendó en 2009 un valor guía de 2,4 mg/L que se incorporó en la 4ª edición de la Guía de la OMS en 2011. En la mayor parte de los abastecimientos la concentración está entre 0,1 y 0,3 mg/L. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico es de 1 mg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 10 mg/L. La toxicidad aguda produce sintomatología gastrointestinal tal como vómitos, dolor abdominal, diarreas y náuseas, y en menor frecuencia alteraciones cutáneas y alteraciones del Sistema Nervioso Central como letárgica, dolor de cabeza, fiebre e intranquilidad.
  • Bromato: Subproducto de la desinfección, se forma durante el tratamiento del agua si se utiliza ozono; en ciertas circunstancias puede formarse también en soluciones de hipoclorito concentradas usadas como desinfectantes de agua de consumo. Dependiendo de la dosis de ozono, ion bromo, pH, alcalinidad, etc, los niveles de bromato pueden oscilar entre 2 y 293 μg/L. Dado el gran potencial oxidante, es recomendable siempre instalar carbono activo granular después de la ozonización, para absorber los posibles compuestos que se generen. El valor guía provisional de la OMS para agua de consumo es de 10 μg/L, es provisional por las limitaciones analíticas. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico es de 10 ug/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado llega a 100 μg/L. La IARC lo ha clasificado en el Grupo 2B (posible carcinogénico en humanos). Es mutagénico en vitro e in vivo. Los efectos por toxicidad de sales de bromato incluyen náuseas, vómitos, dolor abdominal, anemia y diarrea. También se han descrito diversos grados de depresión del Sistema Nervioso Central, anemia hemofílica y edema pulmonar. Así como casos de fallo renal y muerte.
  • Cadmio: Puede estar en las aguas por contaminación industrial de fabricación de acero, plásticos, baterías, pero también puede ser por impurezas en las tuberías de zinc o de soldaduras.
    El valor guía de la OMS en su última revisión para agua de consumo humano es de 3 μg/L; en la mayor parte de los abastecimientos la concentración está alrededor de 1 μg/L. Es obligatorio su control en el análisis completo. Su control es recomendado también en control en grifo. El valor paramétrico es de 5,0 μg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 50 μg/L.
    Las principales vías de entrada del cadmio al organismo son los alimentos y el tabaco. El cadmio se acumula principalmente en el riñón, produciendo allí sus efectos tóxicos. El primer síntoma es el aumento en la excreción urinaria de proteínas de bajo peso molecular, conocido como proteinuria tubular.
  • Cloro combinado residual: Es un indicador de la desinfección cuando se utiliza la cloraminación; con otros métodos de desinfección con compuestos de cloro, la presencia de este indicador en agua de consumo significa que ha habido una deficiente desinfección. En España la cloraminación es el método de desinfección utilizado en el suministro para el 13% de la población censada. La OMS da un valor guía para el cloro del 5 mg/L, siendo su concentración más usual de 0,2 hasta 1 mg/L. Su control es obligatorio en el análisis completo, de control y de control en grifo. El valor paramétrico en la legislación vigente es de 2 mg/L. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 3,0 mg/L. En humanos expuestos a cloro en agua de consumo, no se han observado efectos adversos producidos por el mismo. La IARC ha clasificado al hipoclorito en el Grupo 3 (no carcinogénicos en humanos).
  • Cloro Libre Residual: Es un indicador de la desinfección con cloro o sus derivados. Los niveles de cloro libre residual por encima del VP (valor paramétrico), indican que ha habido un mal tratamiento por exceso de desinfectante. La OMS da un valor guía para el cloro del 5 mg/L, siendo su concentración más usual de 0,2 hasta 1 mg/L. Su control es obligatorio en el análisis completo, control y de control en grifo. El valor paramétrico es de 1,0 mg/L. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 5,0 mg/L. La IARC ha clasificado al hipoclorito en el Grupo 3 (no carcinogénicos en humanos).
  • Cloruro: Su presencia es debida a causas naturales, efluentes industriales e intrusión marina entre otros. Unos niveles excesivos de cloruro incrementan la corrosión de los metales en las tuberías, dependiendo de la alcalinidad del agua. La OMS no ha dado un valor guía relacionado con la salud, pero recomienda que los niveles debieran estar por debajo de 250 mg/L. Su control es obligatorio en el análisis completo. El valor paramétrico es de 250 mg/L. Ante niveles de cloruro superiores al valor paramétrico (VP), se recomienda la valoración del potencial corrosivo del agua (Índice de Langelier, etc.). El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 800,0 mg/L.
  • Cromo: Es una sustancia muy extendida por la corteza terrestre, se presenta con valencias desde +2 hasta +6. Es potencialmente peligroso para la salud el cromo hexavalente.
    El valor guía provisional de la OMS en su última revisión para agua de consumo humano es de 50 μg/L, el valor provisional es debido a incertidumbres sobre conclusiones toxicológicas. En la mayor parte de los abastecimientos la concentración está alrededor de 2 μg/L. Su control es obligatorio en el análisis completo y está recomendado en el control en grifo por los cromados de la grifería. El valor paramétrico es de 50 μg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 500 μg/L.
    La exposición ocupacional al cromo hexavalente ha mostrado efectos mutagénicos y carcinogénicos, estos últimos vía inhalatoria. El IARC ha clasificado al cromo VI en el Grupo 1 (carcinogénico en humanos). Los estudios realizados en laboratorio, por vía oral sólo han detectado que el cromo VI tienen efectos genotóxicos, aunque los jugos gástricos podrían anular este efecto una vez ingerido.
  • Fluoruro: Una sustancia muy común en numerosos minerales, la presencia de esta sustancia en agua es debida a la naturaleza del terreno en la mayoría de los casos. El valor guía de la OMS en su última revisión para agua de consumo humano es de 1,5 mg/L. En lugares con problemas en agua subterránea, no suele superar los 10 mg/L, aunque se ha informado de niveles de 2.800 mg/L. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico es de 1,5 mg/L. El SINAC comunica  automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 15 mg/L. Niveles de fluoruro en agua de consumo entre 1,5-2 mg/l podrían dar lugar a fluorosis dental y valores más altos del orden de 3-6 mg/l, a fluorosis esquelética.
  • Hierro: Uno de los metales más abundantes en la corteza terrestre. En agua oscila entre 0,5 y 50 mg/L. La presencia en agua de consumo también puede ser debida al uso de coagulantes con sales de hierro o a la corrosión de las tuberías de acero y hierro en las instalaciones. En la última revisión de la OMS, se admite que a valores < 2 mg/l no representan ningún riesgo para la salud. Su control es obligatorio en el análisis completo. También en el análisis de control si se utiliza como aditivo en el tratamiento de potabilización y en el análisis de grifo si se sospecha que las tuberías de la instalación interior son de este material. El valor paramétrico es de 200 μg/L. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 600,0 μg/L.
  • Mercurio: Usado para la producción electrolítica del cloro, en aplicaciones eléctricas o en amalgamas dentales. El valor guía de la OMS en su última revisión para agua de consumo humano es de 6 μg/L como mercurio inorgánico. En agua subterránea y superficial suele estar con niveles de 0,5 μg/L. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico es de 1,0 μg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 10 μg/L.
    La vía principal de exposición no ocupacional es la alimentaria, la contaminación en el agua de consumo humano es poco probable. Los órganos diana son el riñón y el sistema nervioso. La intoxicación aguda puede producir shock, colapso cardiovascular, fallo renal agudo y alteración gastrointestinal grave (gastritis hemorrágica y colitis).
  • Nitrato: Usado fundamentalmente en agricultura como plaguicida inorgánico y en forma de purines de animales en agricultura. El valor guía de la OMS en su última revisión para agua de consumo humano es de 50 mg/L. En agua superficial no superan valores de 10 mg/L, pero en agua de pozo pueden exceder los 50 mg/L. En agua de consumo suele estar con niveles de 0,5 mg/L. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico es de 50 mg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 500 mg/L.
    La toxicidad del nitrato en humanos es atribuida a su reducción a nitrito. Los nitritos presentan un riesgo comprobado en relación con los lactantes (especialmente en aquellos con lactancia artificial) pudiendo provocar metahemoglobinemia.
    Otros riesgos de una exposición prolongada lo han relacionado con el cáncer gástrico, aunque los estudios no han sido concluyentes. El IARC lo ha clasificado en el grupo 2A (posible carcinogénico en humanos).
    Nota:

El exceso de estas sustancias, un problema grave para la salud de las personas y para el medio ambiente, se ha disparado en los últimos 60 años debido al uso masivo de fertilizantes en la agricultura y a los residuos generados por la ganadería intensiva. Las aguas subterráneas del litoral mediterráneo español y de la mitad sur peninsular presentan puntos con elevadas tasas de nitratos, pero el problema es general. La UE viene pidiendo a los Estados miembros, desde principios de los noventa, que identifiquen las zonas ‘vulnerables’ a estas sustancias. El resultado es que países como Alemania han designado la práctica totalidad de su territorio. Las aguas contaminadas por nitratos pueden ser utilizadas para el riego. El límite legal para el consumo, sin embargo, está fijado en 50 miligramos por litro. Una proporción que superan muchos pozos susceptibles de ser utilizados para el abastecimiento humano. ‘

  • Nitrito: Puede aparecer en la red de distribución cuando la desinfección es por cloraminación y la formación de cloraminas no está suficientemente controlada. El valor guía de la OMS en su última revisión para agua de consumo humano es de 3 mg/L, a corto tiempo de exposición y un valor guía provisional de 0,2 mg/L para una exposición prolongada. Su control es obligatorio en el análisis completo y en el caso de cloraminación, también es obligatorio en el análisis de control.
    El valor paramétrico es de 0,5 mg/L, en red de distribución y un valor de 0,1 mg/L a la salida de planta de tratamiento. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 10 mg/L. Los nitritos presentan un riesgo comprobado en relación con los lactantes (especialmente en aquellos con lactancia artificial) pudiendo provocar metahemoglobinemia. Otros riesgos de una exposición prolongada le han relacionado con el cáncer gástrico, aunque los estudios no han sido concluyentes. El IARC lo ha clasificado en el grupo 2A (posible carcinogénico en humanos).
  • Plomo: Procede en su mayor parte de las redes de distribución y tuberías o accesorios en instalaciones interiores, que tienen plomo en su composición. La migración de plomo al agua depende de la temperatura, pH, cloro, dureza del agua, oxígeno disuelto y el tiempo de contacto.
    El valor guía de la OMS en su última revisión para agua de consumo humano es de 10 μg/L, los niveles usuales están por debajo de 5 μg/L, pero pueden aparecer concentraciones mucho más altas. Debido a tuberías de plomo en red de distribución pública se llegaron a cuantificar hasta 3.000 μg/L. Es obligatorio su control en el análisis completo y de grifo. A partir de finales de diciembre de 2013, el valor paramétrico pasó de 25 μg/L a 10 μg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 100 μg/L.
    El plomo interfiere en el metabolismo del calcio, interfiriendo en el metabolismo de la vitamina D. Produce toxicidad principalmente sobre el Sistema Nervioso Central, el Sistema Nervioso periférico y el riñón. La población diana son los niños, las embarazadas y los fetos, ya que esta sustancia atraviesa la barrera placentaria. La IARC ha clasificado el plomo y los compuestos de plomo inorgánico en el Grupo 2B (evidencia inadecuada de carcinogenicidad en humanos, suficiente en animales).
  • Sodio: Su control es obligatorio en el análisis completo. El sodio está presente en prácticamente la totalidad de los alimentos, siendo esta la principal vía de exposición. La OMS no ha dado un valor guía relacionado con la salud, pero recomienda que los niveles deben estar por debajo de 200 mg/L. Su control es obligatorio en el análisis completo. El valor paramétrico es de 200 mg/L. Ante niveles de sodio superiores al valor paramétrico, se recomienda la valoración del potencial corrosivo del agua (Índice de Langelier). El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 650 mg/L. Se ha relacionado el consumo de sodio en el agua de consumo con la aparición de hipertensión arterial aunque no se ha podido confirmar dicha asociación. Por este motivo en la última revisión de la OMS, no se ha considerado necesario proponer un valor recomendado desde un punto de vista sanitario.
  • Total de Plaguicidas: Es un parámetro sumatorio resultado de las concentraciones de los plaguicidas, incluye la suma de todos los insecticidas, herbicidas, fungicidas, nematocidas, acaricidas, alguicidas, rodenticidas, molusquicidas orgánicos, metabolitos, productos de degradación o reacción y los productos relacionados como los reguladores de crecimiento que se sospeche puedan estar presentes en el agua. Su control es obligatorio en el análisis completo.

El valor paramétrico es de 0,5 μg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 5 μg/L.
Entre los riesgos para la salud asociados a estos compuestos destaca su carcinogenicidad, mutagenicidad y efectos sobre la reproducción. La gravedad depende del plaguicida que sea.

  • Trihalometanos: Se forman como resultado de la cloración y la presencia de materia orgánica natural en el agua bruta. La formación depende de los niveles de cloro, ácidos húmicos, temperatura, pH e ion bromo. El cloroformo es el más común. Si se utiliza hipoclorito o cloro gas existen más posibilidades de formación de THMs que si se utiliza la cloraminación como método de desinfección. Las recloraciones a lo largo de la red de distribución favorecen la formación de THMs.
    El valor guía de la OMS en su última revisión para agua de consumo se da por THMs individualizados: Cloroformo:300 μg/L;Bromoformo:100 μg/L; Dibromoclorometano:100 μg/L; Bromodiclorometano: 60 μg/L. Es obligatorio su control en el análisis completo. El valor paramétrico sumatorio es de 100 μg/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 1.000 μg/L. El IARC considera al cloroformo y al bromodiclorometano en el Grupo 2B (probable carcinogénico en humanos) y al bromoformo y dibromoclorometano en el Grupo 3 (no carcinogénicos en humanos). El efecto tóxico más observado es la afectación hepática.
  • Bacterias coniformes: Su presencia está relacionado con el mantenimiento incorrecto de la red de distribución y/o instalación interior. Es obligatorio su control en los análisis de control, completo y de grifo. El valor paramétrico en la legislación vigente es de 0 UFC/100 ml. El valor recomendado para calificar un agua como no apta para el consumo humano es de 100 UFC/100 ml. Su presencia indica riesgo potencial de enfermedades gastrointestinales.
  • Tritio: Se encuentra en el agua bruta debido a efluentes del agua de refrigeración del reactor en centrales nucleares. La OMS en su última revisión da como valor guía: 10.000 Bq/L. El Tritio en la legislación vigente es un parámetro del grupo de Radiactividad. Su control es obligatorio en el análisis completo y también en el agua de origen, si hay sospecha de presencia. Tiene un valor paramétrico de 100 Bq/L. El SINAC comunica automáticamente posibles alertas hídricas a las autoridades sanitarias cuando el valor cuantificado supera los 1.000 Bq/L.
    Nota: Bq/L es la medida de Becquerel por libro y 1 Becquerel equivale a 1 desintegración por segundo.

CÓMO SABER LA CALIDAD DEL AGUA QUE LLEGA A NUESTRA CASA

Veamos los pasos a seguir según esta web especializada en agua:

‘El Real Decreto 140/2002  – basada en la legislación europea Directiva 98/83/CE –define Agua de Consumo Humano textualmente como: ‘A efectos de este Real Decreto, un agua de consumo humano será salubre y limpia cuando no contenga ningún tipo de microorganismo, parásito o sustancia, en una cantidad o concentración que pueda suponer un riesgo para la salud humana.’

  • Informarse bien del origen de su agua: ¿Procede de una red operada por una compañía de abastecimiento?; ¿Es una compañía seria?; ¿Qué tratamientos utiliza?; ¿Procede de un pozo?; ¿Se almacena en un depósito previo al consumo?; ¿Ha habido algún suceso en la zona, vertido, quejas vecinales o alguna alarma que te haga dudar?
    Deberíamos conocer el camino que recorre desde la fuente natural de captación (ríos, lagos, pozos,…) hasta el grifo y tener claro todos los elementos intermedios. A veces el agua puede proceder de fuentes menos típicas, como el agua de lluvia o el agua de mar (desalación). Un camino típico podría ser:
    Fuente de Origen (Punto de Captación) > Tratamiento > Red de Distribución > Tanque Elevado de Almacenamiento > Tuberías Vivienda > Grifos
  • Solicitar análisis actualizados a la compañía de abastecimiento y al ayuntamiento; buscar en organismos públicos como el Ministerio de Salud, Medio Ambiente o similares; buscar bibliografía en webs especializadas, como organizaciones ecologistas.
  • Solicitar un análisis de la calidad del agua a un laboratorio privado.
    Lo primero sería saber si el agua pasa por una planta de tratamiento, también conocidas como ETAP (Estación de Tratamiento de Agua Potable). Lo siguiente sería identificar a la compañía que opera la planta potabilizadora (ETAP) y que suministra el agua. Es tan fácil como mirar la factura de agua (ahí deberían estar todos los datos de la empresa). También están las webs de organismos públicos, como el Ayuntamiento, el Ministerio (Salud o Medio Ambiente), etc.’

En España, podemos encontrar información en la página del SINAC (Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo) perteneciente al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
El Informe Técnico de Calidad del Agua de Consumo Humano en España 2014 nos dice:
‘Los datos de la calidad del agua de consumo humano son introducidos en el SINAC por gestores de las infraestructuras del abastecimiento ya sean empresas privadas, públicas o ayuntamientos a través de laboratorios públicos o privados. También introducen datos de calidad del agua de consumo la administración sanitaria de las Comunidades Autónomas y ciudades de Ceuta y Melilla correspondientes a su vigilancia sanitaria’.

Además no debemos descartar estos problemas que nos comentan en la web mencionada:

  • Problemas con la empresa de aguas: Mi empresa de agua no me facilita ningún dato, ni me garantiza nada. No me contestan mis peticiones. No es una empresa seria y los usuarios siempre tienen quejas. El suministro es irregular, hay cortes de agua, muchos picos de presión a lo largo del día, el agua trae muchos sedimentos, turbidez. Huele mucho a cloro, etc.
  • Problemas con el origen del agua: Capto mi agua en un pozo y no la desinfecto.
  • Problemas en la zona comprendida entre la conexión de agua de la empresa de abastecimiento a mi vivienda o edificio y los grifos de mi casa: Puede ser que nuestras tuberías o instalaciones interiores nos generen problemas de calidad (tuberías antiguas, tuberías de materiales poco adecuados, etc.). Un caso típico que genera problemas de calidad de agua es el uso de tanques elevados.
  • Problemas medio ambientales en la zona: Vertidos de industrias, uso masivo de pesticidas y fertilizantes nitrogenados, presencia de metales pesados y otros contaminantes en el terreno (arsénico), intoxicaciones o epidemias recientes, frecuentes o recurrentes.

TIPOS DE FILTROS CASEROS

Kevin Gianni, de Renegade Water Secrets, dice:

‘La gente está muy confundida acerca de los filtros de agua. Están confundidos acerca del agua destilada. Están confundidos acerca de la ósmosis inversa. Están confundidos acerca de los filtros de carbono.’

Antes de comprar un filtro debemos saber los contaminantes específicos que elimina y, con la información detallada del análisis del agua del grifo que llega a nuestra casa, elegir el que mejor nos convenga y así dejarnos de confusiones.

Según Food and Water Watch tenemos:

  • Filtro de partículas/mecánico: Son pantallas simples que bloquean partículas grandes. A menudo funcionan como «prefiltros» en un filtro de agua de múltiples pasos.
  • Adsorción/Carbón Activado: La adsorción se refiere a un proceso físico donde las partículas en el agua se eliminan porque se adhieren a la superficie del material en el filtro. Estos filtros se hacen generalmente con carbono, a menudo en forma granulada o en polvo. Son los filtros más comunes en el mercado y vienen en diferentes formas, incluyendo jarras y grifo montado en los sistemas. Son generalmente eficaces para reducir los compuestos preocupantes más típicos que se pueden encontrar en el agua municipal: el cloro, los subproductos del cloro y los productos químicos orgánicos volátiles disueltos (COV) tales como pesticidas y herbicidas. Los filtros de adsorción de carbono generalmente funcionan bien para reducir los malos olores y sabores.
  • Ablandadores/unidades de intercambio iónico: Los ablandadores de agua usan un proceso llamado intercambio iónico para reducir los metales duros, incluyendo el plomo en el agua. Cuando el agua pasa a través de una unidad de intercambio iónico, los iones de metal duro son reemplazados por iones de sodio, dejando el agua «más suave» como resultado – pero también más salada. Esta tecnología se utiliza a menudo en combinación con filtros de adsorción u osmosis inversa. Los ablandadores de cloruro de potasio funcionan de manera similar a los ablandadores de cloruro de sodio, pero sin aumentar los niveles de sal en el agua. Esto hace que los ablandadores de cloruro de potasio sean una mejor opción para algunos usos, tales como regar las plantas.
  • Tratamiento ultravioleta (UV): Este tratamiento usa luz UV para matar gérmenes que pueden estar presentes en el agua. El tratamiento UV es el único tratamiento certificado por la National Sanitation Foundation International para reducir las bacterias como la E. Coli.
  • Osmosis inversa: La ósmosis inversa es un proceso en el que el agua es forzada a través de una membrana que filtra moléculas físicamente más grandes que las moléculas de agua. Aunque la ósmosis inversa funciona bien para reducir los minerales, no es eficaz para el cloro o los compuestos orgánicos volátiles (COV), que son más propensos en el agua del grifo municipal. Sin embargo, muchas unidades de ósmosis inversa se combinan con pre-filtros y filtros de carbono para abordar esta preocupación.
    Se desperdicia entre 3 y 5 litros de agua por cada litro de agua de ósmosis purificada. La mejor manera de no desperdiciar mucha agua es disminuir el número de veces que se abre el grifo de ósmosis al día simplemente llenando botellas o garrafas en una sola vez.
  • Destilación: Los destiladores de agua calientan el agua para que se convierta en vapor, que luego se recoge y devuelve a su forma líquida. Los contaminantes se dejan atrás cuando el agua se evapora. Por lo tanto, la destilación es muy eficaz para eliminar la mayoría de minerales y bacterias. Sin embargo, algunas unidades de destilación no eliminan los compuestos orgánicos volátiles (COV). La destilación también requiere más energía que otros métodos para calentar el agua.

Nota Compuestos Orgánicos Volátiles (COV):

‘Son los disolventes clorados (tetracloruro de carbono, dicloroetano, dicloroetileno, cloruro de metileno…) y componentes de combustibles (benceno, éter metil terbutílico…). Los disolventes clorados se usan en la industria y en los productos domésticos habituales (líquidos de desengrase, quitamanchas, adhesivos, productos de limpieza de automóviles, tinturas, productos de limpieza de muebles de madera…). Los componentes de combustibles están presentes en la gasolina, el queroseno y el aceite de combustible, cola, pintura y productos de limpieza… Pueden moverse con facilidad por el medio ambiente. Si se desechan indebidamente en el suelo, pueden filtrarse hacia el interior a través del suelo y alcanzar aguas subterráneas. Pueden evaporarse fácilmente en el interior de la casa cuando utiliza agua para beber, cocinar, ducharse o lavar los platos, en particular, si el agua está caliente.’

Filtro carbón activo.

James P McMahon (Sweetwater LLC), ecologista con 24 años de experiencia en la calidad y purificación del agua, comenta en esta web: ‘No todo el mundo tiene acceso al agua directamente desde la fuente. Y no confío en los niveles marcados por la EPA que nos dicen que el agua es segura ya que hay una gran interferencia política de por medio.
Somos el 70% o más de agua, estamos sujetos a toda la contaminación que el medio ambiente contiene.
– Los Filtros de Carbón son buenos para eliminar la colina y sustancias orgánicas volátiles como el cloroformo. Algunos de estos son subproductos de la adición de cloro al agua.
– Los filtros KDF (Fluxión de Degradación Cinética) tienen una afinidad para atraer metales mediante la creación de una pequeña carga eléctrica. Estos filtros son buenos para quitar metales pesados.
– Los sistemas de ósmosis inversa son muy buenos en la eliminación de casi todo, ya que el agua se empuja a través de una película muy fina. Este tipo de filtración es muy eficaz y generalmente elimina el 99,9% de los contaminantes.
– Los sistemas de destilación evaporan el agua dejando sólo H2O. Esta es una gran manera de eliminar todos los contaminantes, pero podría dejar el agua libre de minerales también. No puedo decir que esto sea algo negativo si se lleva una dieta rica en minerales.’

Nota KDF:

‘Es una formulación de cobre-zinc de alta pureza que utiliza un proceso químico básico conocido como redox (oxidación/reducción) para eliminar el cloro, el plomo, el mercurio, el hierro y el sulfuro de hidrógeno del suministro de agua. El proceso también tiene un ligero efecto antibacteriano, algicídico y fungicida y puede reducir la acumulación de cal. A menudo se combina con otras tecnologías para lograr resultados generales superiores. Debido a su eficacia a altas temperaturas del agua, a menudo se utiliza en los sistemas de filtración de agua de la ducha para eliminar el cloro y otros contaminantes.
La tecnología fue desarrollada por KDF Fluid Treatment, Inc. a mediados de 1980 y fue patentada en 1987. Los filtros KDF están certificados por NSF International para su Estándar 61 para agua potable.’

Filtro KDF.

¿QUÉ FILTRO NECESITA CADA CONTAMINANTE?

Según la Guía del Agua del Grifo de Food and Water Watch:

  • Cloro: Filtro de carbón vegetal. Los filtros de agua certificados para reducir el cloro no funcionan necesariamente para la cloramina.
  • Subproductos de la cloración (trihalometanos): Filtro de carbón vegetal. Los triaholmetanos son un tipo de COV (compuesto orgánico volátil), por lo que los productos certificados para reducir los COV reducirán este contaminante.

Nota THMs:

Los trihalometanos (THMs) se generan durante el proceso de potabilización del agua por la reacción de la materia orgánica, aún no tratada, con el cloro utilizado para desinfectar. En esta reacción se reemplazan tres de los cuatro átomos de hidrógeno del metano (CH4) por átomos halógenos. Muchos trihalometanos son considerados peligrosos para la salud y el medio ambiente e incluso carcinógenos. La normativa de la Comunidad Europea establece que no se deben superar los 100 microgramos de trihalometanos por litro de agua para el consumo. En España, la presencia de trihalometanos es especialmente preocupante en la vertiente mediterránea, donde la escasez de agua obliga a utilizar aguas superficiales (de los ríos) para el consumo humano. Al estar a menudo las aguas superficiales muy contaminadas por residuos orgánicos, la desinfección con cloro realizada en el proceso de potabilización comporta que la formación de trihalometanos sea relativamente importante. La situación es particularmente grave en la cuenca del Llobregat de la que bebe buena parte de Cataluña, por estar sus aguas contaminadas además con residuos de las minas de potasa, de alto contenido en sales bromadas: la cloración comporta reacciones químicas en las que se forman trihalometanos bromados, pese a que en la desinfección se utiliza cloro. Con los esfuerzos para mejorar el tratamiento de aguas residuales y reducir los vertidos las mejoras fueron tan solo discretas. Finalmente se ha apreciado una gran mejora con la puesta en marcha de la planta desaladora del Prat en 2009, y de nuevas tecnologías de filtración en las plantas potabilizadoras de Abrera y Sant Joan Despí.’

  • Olor y Sabor: Filtro de carbón vegetal.
  • Flúor: Destilación, ósmosis inversa. ‘El fluoruro es una sustancia química neurotóxica prohibida en Europa Occidental, y vinculada a un menor coeficiente intelectual en niños.’
  • Cloraminas: Algunos filtros de carbón vegetal. Compruebe que el sistema que seleccione esté certificado para reducir las cloraminas. Los sistemas que reducen el cloro no necesariamente reducen las cloraminas. ‘La cloramina (monocloramina) es un compuesto químico de fórmula, producido por la combinación de cloro y amoniaco en una proporción determinada. Por lo general se utiliza como una solución diluida con función desinfectante.’
  • Perclorato: Ósmosis inversa.

Nota Perclorato: El perclorato es tanto una sustancia química que ocurre naturalmente como un material artificial utilizado en la producción de combustible para cohetes, misiles, fuegos artificiales, luces de bengala y explosivos. También a veces se encuentra presente en el blanqueador y en algunos abonos. El perclorato puede estar bastante esparcido en las aguas subterráneas, las tierras y las plantas, y puede por consiguiente ascender en la cadena alimenticia—aún en alimentos cultivados orgánicamente. El perclorato en el ambiente es un problema de salud porque puede interrumpir la capacidad de la tiroide para producir hormonas requeridas para el crecimiento y desarrollo normal. Aparte de su potencial de causar problemas al sistema endocrino y reproductor, el perclorato es considerado como un ‘cancerígeno humano probable’ por la EPA.

‘La organización sin animo de lucro Environmental Working Group (EWG) pedía como límite 1 ppb (partes por mil millones) de perclorato. Los entendidos no creen que los responsables de formular la política federal irán a ese nivel, ya que la EPA dice que el perclorato no se puede detectar por debajo de 2 ppb. Pero EWG dice que Massachusetts ya tiene ese nivel con un límite de 1 ppb, por mandato de su norma estatal establecido en 2006.’

  • Asénico: Destilación, ósmosis inversa. Importante saber que hay dos formas diferentes de arsénico (orgánico e inorgánico) en el agua, por lo que es importante saber qué tipo de arsénico se desea filtrar antes de elegir un sistema de tratamiento de agua.
  • Nitratos:

Aunque la legislación europea establece que la máxima concentración de nitratos permitida en agua para consumo humano sea de 50 mg/L (Directiva 91/676/CC , transpuesta a la legislación española a través del Real Decreto 261/1996), se tiende a avanzar hacia un límite menor, situándolo en 10 mg/L en el caso de la Agencia para la Protección del Medio Ambiente Norteamérica (EPA). Debido a que en muchas regiones se excede en gran medida dichas concentraciones en las aguas destinadas para el abastecimiento humano, se hace necesario reducir la concentración de nitratos en las mismas. Existen varios métodos que permiten la eliminación de nitratos pero ninguno de ellos resuelve por si solo el problema, ya que dependiendo de las necesidades, características y circunstancias del mismo será más acertado emplear uno u otro.
Un tratamiento que conduce no sólo a la eliminación de los nitratos en aguas, sino que garantiza alcanzar los límites adecuados para considerar el agua tratada como aceptable para su utilización es la ósmosis inversa. Este método consiste en forzar el movimiento del disolvente en sentido inverso, haciendo que atraviese la membrana semipermeable y dejando el nitrato y otras especies iónicas a eliminar al otro lado de la membrana. Los problemas asociados con la implementación de esta técnica están relacionados mayoritariamente con la presión empleada y con los relativos a las membranas (ensuciamiento, compactación y deterioro con el uso), por el contacto de las mismas con materia soluble, materia orgánica bien como partículas coloidales o en suspensión. Asimismo, también se ven afectadas por las variaciones de pH  del agua y por la exposición a cloro.’

Aquí puedes leer otros tratamientos para los nitratos.

  • Escherichia Coli: Purificadores de agua UV y algunos sistemas de ósmosis inversa.

No todos los filtros pueden eliminar la E. Coli. Los esterilizadores de agua ultravioleta (purificadores de agua UV) eliminan bacterias perjudiciales tales como E. coli mediante el uso de una lámpara que produce una luz ultravioleta que destruye el ADN de E. coli para impedir la reproducción. El filtro es un filtro para toda la casa, que también puede destruir moho, virus y contaminantes microbiológicos en la fuente de agua.

Muchos de los filtros de ósmosis inversa son eficaces en la eliminación de E. coli en el agua potable. El sistema utiliza una membrana semipermeable que mueve el agua a través de la membrana, mientras que el bloqueo de otros contaminantes tales como E. coli pase a través. Pero la ósmosis inversa no es infalible contra la protección contra E. coli por eso se recomienda un sistema UV eliminar la E. Coli y otros contaminantes.’

Nota E. Coli:

E. coli (Escherichia coli) es el nombre de un microbio, o bacteria, que vive en el tubo digestivo de los seres humanos y de los animales. Hay diferentes tipos de E. coli, y la mayoría de ellos son inofensivos. Sin embargo, algunos pueden causar diarrea sanguinolenta. Algunas cepas de la bacteria E. coli también pueden causar anemia grave o insuficiencia renal, que puede provocar la muerte. Otras cepas de E. coli pueden causar infecciones urinarias u otras infecciones. Se puede contraer una infección por E. coli al beber agua o comer alimentos que han sido contaminados con excremento.
A veces, el excremento humano o animal infectado con E. coli llega a lagos, piscinas y suministros de agua. Las personas pueden infectarse cuando el suministro de agua de una ciudad o de un pueblo contaminados no ha sido tratado en forma adecuada con cloro o cuando las personas tragan de manera accidental agua contaminada mientras nadan en un lago, en una piscina o en un canal de riego. Las bacterias también pueden transmitirse de una persona a otra, por lo general, cuando una persona infectada no se lava bien las manos después de una evacuación del intestino. La E. coli puede pasar de las manos de una persona infectada a otras personas u objetos.
Si tiene diarrea sanguinolenta que podría ser causada por una infección por E. coli, no tome medicamentos para la diarrea ni antibióticos. Estos medicamentos pueden desacelerar el proceso de digestión y hacer que el cuerpo tenga más tiempo para absorber las toxinas producidas por la E. coli.’

  • Residuos farmacéuticos y otros productos químicos:

‘Los consumidores están cada vez más preocupados por los residuos farmacéuticos y otros productos químicos que alteran las hormonas en el agua potable. Estos productos químicos no están regulados, pero los estudios han demostrado que están apareciendo en trazas en el agua potable. Según la National Sanitation Foundation, no hay pruebas disponibles en este momento para medir la capacidad potencial de los sistemas de tratamiento de agua en el hogar para reducir los productos farmacéuticos. Los productos farmacéuticos de los desechos humanos y animales (como los antibióticos y hormonas) no se eliminan en instalaciones de tratamiento de agua de la ciudad.’

  • Plomo: Filtro de carbón vegetal, destilación, ósmosis inversa.

En USA existe la Organización para la Salud y Seguridad Pública, sus siglas son NSF, y abarca desde la certificación de productos, análisis de laboratorio y desarrollo de estándares para las industrias de alimentación, agua y productos de consumo.
La NSF certifica ciertos filtros para mejorar la calidad de los mismos y su certificación requiere que los fabricantes indiquen la cantidad de agua que el filtro puede tratar antes de su cambio. Por tanto, les dan mucha importancia en que los filtros estén certificados para que sean eficaces con el plomo del agua potable, entre otros contaminantes.
En su web se puede buscar proveedores específicos y códigos de producto para ver si están certificados por NSF. Existe una guía específica de plomo que proporciona una lista de todas las marcas y modelos certificados NSF Standard con todo detalle. Por ejemplo, los filtros de agua NSF/ANSI Standard 53 reducen el plomo del agua potable (además de otros contaminantes) y han sido analizados usando agua que contiene 150 partes por billón (ppb) de plomo, concentración que es diez veces mayor que el nivel máximo permitido en el agua potable. Y los filtros de agua NSF/ANSI Standard 58 son los certificados para los sistemas de ósmosis inversa. Así que la certificación sólo se confirma cuando el producto ha cumplido todos los requisitos de reducción de plomo y otros contaminantes.

Según Consumer Reports, la mejor manera de saber si las tuberías son de plomo es haciendo un análisis del agua del grifo de casa. Y para reducir el plomo, lo mejor es que corra el agua hasta que esté bien fría unos dos minutos o más, si el grifo no se ha utilizado durante al menos seis horas.

ANÁLISIS DE MARCAS DE JARRAS PARA FILTRAR AGUA

Personalmente nunca he sido muy ‘amiga’ de las jarras para filtrar el agua pero parece que algunas marcas son más que aceptables y se podría considerar como la opción más económica:

En el 2012 la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) recomendó no comprar las jarras de filtración Brita. El filtro que utiliza Brita es una mezcla de carbón activo y resina. El filtro reduce el cloro (97%), algunos metales pesados (no todos) como el cobre, cadmio y mercurio, (95-97%) y gases olorosos. El filtro no elimina, por ejemplo, virus, fluoruro o pesticidas. La resina del filtro retiene el calcio y el magnesio reduciendo así la dureza del agua, pero lo hace liberando sodio y reduciendo de esta manera el nivel de alcalinidad del agua (aumenta su nivel de acidez y baja el pH). Se puede decir que el sistema funciona bien para reducir la dureza y generar un agua más suave y de mejor sabor, lo cual puede habituar a la gente a beber más agua. Lo cual, en principio, es algo bueno. Como hemos visto, la resina del filtro retiene el calcio y el magnesio pero lo hace liberando sodio al agua. Sobre todo en zonas de agua dura esto puede resultar en un agua con un nivel alto de sodio. Ingerir altos niveles de sodio puede ser perjudicial para tu salud. Además, el filtro de la jarra Brita te puede dejar con un agua más ácida (baja el pH).’

Mike Adams, conocido como ‘Health Ranger’, defensor de la salud del consumidor, periodista de investigación galardonado, activista de Internet y director de laboratorio de ciencias, ha analizado filtros de jarra de marcas conocidas (Zero Water, Pur, Brita, Seychelle, Culligan, Mavea, Waterman Portable Alkaline Water Purifier) y nos los cuenta en este artículo, y además, comenta que ‘el flúor es un elemento extremadamente difícil de trabajar debido a su alta reactividad y es muy difícil de eliminar del agua y el mercurio es un metal ‘pegajoso’ y el más difícil de eliminar de todos’.
La mayoría de los filtros de agua que analizó fueron insatisfactorios en términos de eliminación de metales pesados. Sólo dos filtros, Zero Water y Waterman Mini, mostraron buenos resultados. La mayoría de los filtros también parecían funcionar muy mal para la eliminación de elementos con isótopos radiactivos (uranio, cesio, estroncio).
Sólo un filtro, Zero Water, eliminó el 100% de todo el aluminio.
La eliminación de cadmio osciló entre el 6,6% (Brita) y el 99,2% (Zero Water).
Las tasas de eliminación de mercurio oscilaron entre 62,4% (Culligan) y 99,7% (Waterman Mini).
La eliminación de plomo varió de un mínimo de 14,1% (Brita) a un máximo de 93,7% (Waterman Mini).
Algunos filtros de agua, como Brita y Mavea, no eliminaron casi nada de estroncio, mientras que el filtro de Zero Water eliminó el 100% de estroncio.
La eliminación de cesio varió de un mínimo del 9,5% (Brita) a un máximo del 100% (Zero Water).
A raíz de los acontecimientos nucleares, el uranio y el cesio salen del cielo en forma radiactiva asentándose en cuerpos de agua que se utilizan para riego y suministro de agua pública.
Sólo dos filtros, Zero Water y Waterman Portable Alkaline Purifier, mostraron la capacidad de eliminar cantidades sustanciales de uranio.
La tasa más alta de mineralización de agua se logró con el Waterman Mini, que se anuncia como la creación de ‘agua alcalina’. Mientras que la concentración de magnesio del agua que se vertió en los filtros de agua fue de sólo 1,3 ppm, el Waterman Mini aumentó la concentración de magnesio del agua resultante a casi 250 ppm.
Se trata de un aumento sustancial de la concentración de magnesio. El filtro de Seychelle también aumentó las concentraciones de magnesio a casi 250 ppm, lo que indica que tiene un componente de ‘mineralización’ en su cartucho de filtro.

Aquí puedes leer los resultados de este análisis.

Otra opción más interesante y práctica, sobre todo para lo que vivimos en casas de alquiler, podría ser la que propone esta web donde también podrás encontrar opciones para filtrar agua si viajas mucho:

‘Con un filtro de agua Berkey, simplemente coloque el agua en la cámara superior y la gravedad la atrae a través de los filtros de medios que capturan bacterias, parásitos, herbicidas, pesticidas, disolventes, nitratos, nitritos, plomo, mercurio, cloro, COV e incluso fluoruro. Usted puede correr prácticamente cualquier tipo de agua a través de la unidad y obtener agua potable fresca, como resultado. (Por supuesto, el agua muy sucia obstruirá los filtros más rápidamente, requiriendo una limpieza más frecuente de los filtros, pero eso es cierto con cualquier sistema de filtración).
Mi característica favorita en el Sistema Big Berkey es el recipiente de agua de acero inoxidable. Muchas otras marcas de filtros de agua están hechas de policarbonato y componentes de plástico que pueden lixiviar productos químicos nocivos en el agua (Berkey vende una variedad de co-poliéster, pero garantiza que no tiene BPA). Otra característica interesante del sistema es que no requiere bombas ni esfuerzo para funcionar. La gravedad literalmente hace todo el trabajo para usted. Sí, el filtro de gravedad tarda algún tiempo en producir agua, pero llenando el recipiente superior, la presión de agua efectiva proporcionada por la gravedad es más que suficiente para producir suficiente agua potable cada día para una familia. El agua tiene un sabor limpio y claro, sin retrogusto ‘quirúrgico’. ‘

EL AGUA DE NUESTRA DUCHA, LA GRAN OLVIDADA

Veamos por qué es imprescindible y primordial poner un filtro en nuestra ducha:

Los contaminantes en el agua en la que nos duchamos puede entrar fácilmente en nuestros cuerpos a través de inhalación y los poros de nuestra piel, mientras disfrutamos de una ducha o un baño. Alrededor de 50% de la exposición diaria al cloro está en la ducha.

El cloro, un químico tóxico que se añade rutinariamente al agua potable durante el proceso de tratamiento, se evapora mucho más rápido que el agua, y por lo tanto está presente de forma más concentrada en el vapor de la ducha que en el agua que bebes. Mientras disfrutas de tu ducha, inhalas el vapor tóxico y los contaminantes entran en tus pulmones, donde pasan a la sangre y circulan por todo el cuerpo. Por otra parte, el agua caliente y el vapor en la ducha abren los poros de nuestra piel y así también permite que los contaminantes entran en nuestro cuerpo.
El cloro puede ser particularmente malo para nuestra salud: irrita los ojos, la nariz y la garganta, y se sabe que puede causar problemas respiratorios como bronquitis y asma. El cloro daña también el pelo y la piel y puede causar problemas en personas con una piel sensible. Para evitar daños en el cabello, la piel y el tracto respiratorio y otros órganos vitales del cuerpo es prudente filtrar el cloro del agua potable también en la ducha.
Cuando el cloro en el agua de la ducha se vaporiza se convierte en gas cloroformo, un potente irritante que hace que los conductos de aire se contraigan. Esto puede causar problemas respiratorios como el asma. Para reducir la exposición al cloro, la filtración del agua de la ducha es igual de importante como filtrar el agua potable del grifo.’

Keni Gianni de Renegade Water Secrets, comenta en una entrevista de Natural News: ‘En realidad se absorben más productos químicos tóxicos del agua de la ducha que de beber agua del grifo y eso es porque en primer lugar, corre más agua por nuestro cuerpo mientras nos duchamos y en segundo lugar, el agua caliente, por supuesto, abre nuestros poros que son capaces de absorber todo el cloro y todos estos otros productos químicos que podrían estar en el agua. Por tanto, la ducha debería ser una prioridad. Yo uso un filtro de bloque de carbono de Aquasana que también absorbe los compuestos orgánicos volátiles (COV) y además llevo mi filtro de ducha cuando me voy de viaje y tengo que hospedarme en algún hotel.’

Nota dental: Según lo visto, no hace falta ser un experto para saber que entonces tampoco deberíamos lavarnos los dientes con agua del grifo si la misma no cumple con los requisitos anteriormente vistos.

¿QUÉ PASA CON LOS MINERALES DESPUÉS DE FILTRAR AGUA DEL GRIFO? ¿SON IMPRESCINDIBLES?

Frederic Patenaude, fue editor de la revista Just Eat an Apple, y actualmente redactor jefe de Renegade Health que nos destripa algunos mitos ‘acuáticos’:

  • Es mucho mejor obtener minerales de nuestra comida en vez de nuestra agua. Pero eso no significa que la obtención de minerales del agua no será absorbida por el cuerpo. Simplemente no será muy eficaz y la mayoría se perderá.
    La mayoría de los minerales se absorben mejor cuando se unen a algún tipo de molécula de proteína. Esto tiene que ver con el revestimiento del estómago. Por ejemplo, el calcio en el agua es una sal, lo que significa que tiene un ion positivo y un ion negativo, se puede absorber algo, pero cuando estamos hablando de eficiencia, es mejor cuando se adhiere a otras moléculas.
    Así que en general, se absorbe sólo una pequeña cantidad de los minerales en el agua que se bebe, por lo que es mejor obtenerlos de los alimentos.
  • Los minerales en su agua no son necesariamente los minerales que su cuerpo necesita.
    Muchas personas tienen la impresión de que es importante beber agua que contenga minerales naturales. Es una creencia generalizada que es malo beber agua que ha sido procesada por la ósmosis inversa porque ha sido despojada de su contenido mineral.
    Ambas hipótesis son generalizaciones que pueden conducir al público que bebe agua por el camino equivocado, en lo que se refiere a la salud. ¿Cuántos minerales necesita? Hay pruebas que sugieren que los minerales en el agua potable ayudan a reducir el riesgo de enfermedades del corazón. Sin embargo, también está claro que el agua puede contener demasiados minerales y es entonces menos capaz de hidratar el cuerpo penetrando en las membranas celulares.
    Como con cualquier cosa, es buscar el equilibrio.
  • Es preferible beber agua con un bajo nivel de minerales (también llamado bajo nivel de ‘sólidos disueltos totales’ (abreviados como TDS, del inglés: Total Dissolved Solids)) entre 30 y 200-250 partes por millón (ppm). En este nivel encontramos el equilibrio entre la hidratación y los minerales que su cuerpo puede utilizar.
    ¿Qué minerales son los mejores? El contenido mineral de su agua es un reflejo de la tierra en la que su agua se disolvió antes de que llegara a usted. Por lo tanto, el contenido de minerales tiene más que ver con las formaciones rocosas locales que con las necesidades de su cuerpo. Será alta en algunos minerales y baja en otros. Sin embargo, su cuerpo tiene necesidades específicas de minerales y trabaja para mantener un equilibrio. Agua de manantial con demasiado de un mineral y no lo suficiente de otro puede realmente desequilibrar.

Las recomendaciones de Frederic Patenaude:

1. Beber agua de manantial, como una recomendación genérica, no va a ayudar a su salud. Sin embargo, si está libre de contaminantes y tiene un TDS por debajo de 250 y un pH de 7,4, entonces yo diría que no hay agua mejor.
2. Si está interesado en mantener un perfil mineral equilibrado en su cuerpo hágase un análisis de pelo o sangre. Busque un Naturópata para guiarle en tomar las medidas apropiadas para restaurar el equilibrio mineral.
3. Saber qué hay en su agua, ya sea mirando un informe local de agua si es agua pública o un análisis privado si está en un pozo privado.
4. El principal objetivo del agua es la hidratación. Necesitas hidratar tu cuerpo. El agua filtrada apropiadamente es la mejor manera de hacerlo. Si usted también puede obtener minerales del agua, pues es un beneficio extra.
Los minerales en el agua pueden ser agradables pero no son el factor más importante al considerar cómo tratar su agua potable. El nivel de minerales (TDS) y la presencia de contaminantes son las cosas a considerar al determinar si comprar un filtro de cocina simple, un filtro de agua para toda la casa u osmosis inversa, es decir, para saber qué sistema de purificación de agua es adecuado para el agua que sale de su grifo. Y si tiene posibilidad de beber agua de manantial es importante analizarla para saber si es buena.

¿Es buena el Agua Alcalina?

Seguimos con Frederic Patenaude que nos cuenta que el pH del agua variará de un tipo de agua a otra. El pH del agua pura es siempre de 7,0, es decir, es neutra, ni ácida ni alcalina. Cuando ciertos minerales (también llamados sales) se disuelven en agua, su pH puede variar y puede llegar a ser ácido o básico según las propiedades de los minerales disueltos.
En el cuerpo, cuando consumimos agua, junto con sus minerales, alimentos y otros componentes, todos llegan al estómago.
Los jugos gástricos son muy ácidos y toda la comida que sale del estómago hacia el intestino es altamente ácida. La bilis neutraliza estos ácidos y hace que la comida sea alcalina.
Por lo tanto, cuando el agua y los alimentos pasan a través del estómago siempre serán ácidos y en los intestinos siempre serán alcalinos independientemente del pH original de nuestra dieta.
La orina es el único líquido corporal que puede tener su acidez cambiada por alimentos o suplementos. El resto del pH del cuerpo no puede ser cambiado por cualquier cosa que usted coma o beba.
Las máquinas que pretenden vender agua alcalina usan el ‘bombo pseudocientífico’ con el uso de algunos términos técnicos para apoyar afirmaciones que no pueden ser justificadas científicamente.
Hay algunas investigaciones de apoyo de que el agua alcalinizada es beneficiosa y es utilizada por la industria alimentaria para lavar las frutas y verduras para eliminar y destruir las bacterias y virus dañinos. Pero una vez que se ingiere, cualquier alcalinidad es neutralizada por los ácidos. No hay evidencia de que beber o ingerir agua alcalinizada sea beneficiosa para la salud humana.
Así que la máquina puede ser buena para lavar sus frutas y verduras. Si bien no es beneficioso, tampoco es perjudicial, pero creo que hay mejores cosas en qué gastar el dinero.

¿Qué tal los Ionizadores de Agua?

Según Frederic Patenaude, no se han reportado beneficios para la salud de los ionizadores de agua. Su principal atracción son las propiedades de barrido de radicales libres y porque han sido eficaces contra las bacterias y los virus en el lavado de frutas y verduras.
Pero cuando se ingiere, el cuerpo ‘buscará’ la manera para llevarlo al pH que necesita para sus propios fines. Por lo tanto, no alcalinizará el cuerpo de la sangre.
Los ionizadores son desinfectantes eficaces pero usarlos sólo para ese propósito sale muy caro.

¿Y el Agua Destilada?

Y por último, Frederic Patenaude comenta que mucha gente cree que el agua destilada es peligrosa, basándose en la información del Dr. Mercola o de Paavo Airola que escribió sobre los peligros del agua destilada en la década de 1970 cuando se convirtió en una moda pasajera.
El Dr. Mercola dice: ‘La destilación es el proceso en el cual el agua se hierve, se evapora y el vapor se condensa. El agua destilada está libre de minerales disueltos y, debido a esto, tiene la propiedad especial de ser capaz de absorber activamente sustancias tóxicas del cuerpo y eliminarlas.
Los estudios validan los beneficios de beber agua destilada cuando uno está tratando de limpiar o desintoxicar su cuerpo por períodos cortos de tiempo. El ayuno con agua destilada puede ser peligroso debido a la rápida pérdida de electrolitos (sodio, potasio, cloruro) y oligoelementos como el magnesio, deficiencias de las cuales pueden causar irregularidades en el ritmo cardiaco y presión arterial alta. Cocinar alimentos en agua destilada saca los minerales de ellos y reduce su valor nutritivo.’
Frederic Patenaude está de acuerdo con la conclusión de que el agua destilada no es el mejor tipo de agua para beber, pero también señala que mucho de lo que dice el Dr. Mercola está completamente equivocado.
El agua, si se encuentra en un manantial o en el grifo, contiene elementos traza y minerales.
Si se destila el agua, ya que está desprovista de todos los minerales, el cuerpo sacará de sus almacenes lo que necesita para procesos biológicos, por ejemplo, el calcio de los huesos.
El agua destilada se utiliza para eliminar las toxinas del cuerpo. Es lo que se utiliza en las máquinas de diálisis renal para limpiar la sangre de las toxinas. También puede reducir el potasio que es necesario para la función cardíaca adecuada. Lo mismo con el magnesio. El agua destilada puede eliminar los minerales del cuerpo.
Pero afortunadamente, no creo que haya ninguna evidencia de que esto sea muy dramático, siempre y cuando obtenga suficientes minerales de su comida para compensar esto.
Además, el agua destilada no es ni ácida ni alcalina. Lo que ocurre es que el cuerpo elimina de varias partes del cuerpo los minerales que necesita para la función biológica.
Opina que el agua potable que tiene algunos iones minerales es mejor, pero no cree que beber agua destilada pueda ser malo para la salud si se obtienen minerales de otras fuentes, como una dieta abundante en alimentos ricos en minerales. Hay demasiados factores a tener en cuenta.
La presencia de los minerales hará que el agua sea ligeramente alcalina, pero la conclusión de alcalino ‘bueno’ y ácido ‘malo’ no es científico.

AGUA EMBOTELLADA: ¿ES MEJOR QUE EL AGUA DEL GRIFO?

El agua embotellada puede ser malo para nuestras carteras, nuestra salud y nuestro medio ambiente. Las normas del consumidor son en realidad más estrictas para la calidad y seguridad del agua del grifo que para el agua embotellada.’

El agua embotellada significa ganancias corporativas masivas y menos apoyo para nuestra agua pública. Empresas multinacionales como Nestlé Waters, PepsiCo y Coca-Cola venden botellas plásticas de un solo uso -residuos que terminan en vertederos y, en última instancia, cubren los océanos- por miles de veces lo que cuesta obtener el agua del grifo. No deberíamos depender de corporaciones como Nestlé para este recurso que da vida.’

Las preocupaciones del público acerca de la calidad del agua de grifo (y, digámoslo, de la publicidad) han hecho que las ventas de agua embotellada se disparen durante las últimas dos décadas. Los anuncios y las etiquetas llevan a casa la percepción de la pureza, con imágenes de glaciares prístinos y manantiales de aguas cristalinas. Algunas personas están gastando 10.000 veces más por litro de agua embotellada de lo que se gastaría en agua del grifo.¿Vale la pena ese gasto? ¿Y el medio ambiente? El agua del grifo en la mayoría de las grandes ciudades debe ser desinfectada, filtrada para eliminar los patógenos y analizada, el agua embotellada no.
En 1999, después de una revisión de cuatro años de la industria del agua embotellada y sus normas de seguridad, la NRDC concluyó que no hay seguridad de que el agua embotellada sea más limpia o más segura que el grifo. De hecho, un 25 por ciento o más de agua embotellada es realmente sólo agua del grifo en una botella, a veces tratada, a veces no.
Alrededor del 22 por ciento de las marcas probadas contenían productos químicos en niveles por encima de los límites de salud en al menos una muestra. Si se consume durante un largo período de tiempo, algunos de esos contaminantes podrían causar cáncer u otros problemas de salud para las personas con sistemas inmunológicos debilitados.
Productos químicos llamados ftalatos, conocidos por interrumpir la testosterona y otras hormonas, pueden lixiviar en el agua embotellada con el tiempo. Un estudio encontró que el agua que se había almacenado durante 10 semanas en plástico y en botellas de vidrio contenían ftalatos, sugiriendo que los productos químicos podrían provenir de la tapa o del revestimiento de plástico. Aunque existen normas reguladoras que limitan los ftalatos en el grifo, no hay límites legales en el agua embotellada. La industria del agua embotellada emprendió una exitosa campaña en contra de la propuesta de la FDA de establecer un límite legal para estos productos químicos.

Nota NRDC: De las siglas Natural Resources Defense Council y en español sería algo como Consejo de Defensa de Recursos Naturales, es una organización fundada en 1970 para asegurar los derechos de todas las personas para tener aire limpio, agua potable y comunidades saludables.

  • Botellas de agua de plástico y su acción hormonal:

Según nos cuenta este artículo en castellano, el Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada hizo un análisis de agua embotella comercializada en España como ‘agua mineral natural’ y procedente de diferentes manantiales naturales encontrando contaminantes hormonales en todas la botellas analizadas.

El agua embotellada es una fuente de exposición a contaminantes hormonales o disruptores endocrinos, EDCs. Esta exposición puede ser elevada, si tenemos en cuenta que el consumo de agua embotellada ha aumentado en las últimas décadas, incluso en zonas en donde el agua del grifo es de calidad. España, con un consumo anual 124 litros per cápita, es el octavo país del mundo en la compra de agua embotellada. Este aumento en el consumo se debe, en parte, a una potente labor de marketing que ha hecho que los consumidores consideren que el agua embotellada es ‘más sana’ que la del grifo, según indica un estudio llevado a cabo en Inglaterra.’

Se analizaron 29 muestras de agua embotellada y todas ellas tenían acción hormonal de cuatro tipos: Actividad estrogénica, es decir, contienen sustancias que mimetizan a los estrógenos naturales, actividad androgénica, al mimetizar a las hormonas masculinas naturales y actividades antiestrogénicas y antiandrogénicas, al tener sustancias que inhiben la acción de ambos tipos de hormonas. Y de las 29 muestras, 26 eran de plástico PET o Polietileno terftalato, un contaminante hormonal, con el cual se fabrican el 80% de las botellas de plástico.

‘Al PET se le añaden sustancias químicas llamadas ftalatos para añadirle color y otras características. Estas sustancias se encuentran también en las resinas de los tapones y en las líneas de envasado.’

Estas sustancias químicas, además de los alquilfenoles y benzofenonas, pueden migrar de la botella al agua. Así que se aconseja no reutilizar las botellas de plástico ni dejarlas al sol o a una fuente de calor ya que el tiempo ayuda a su liberación en el agua. Cuando era joven tenía una amiga que limpiaba las botellas de agua de plástico pequeñas en el lavavajillas. Espero que haya dejado de hacerlo…

‘Estos tóxicos causan efectos adversos, sobre todo en el feto y los niños a estas concentraciones, que son las propias de las hormonas (picomolar y nanomolar). Estos efectos van desde problemas de pérdida de fertilidad hasta problemas metabólicos, inmunitarios, de neurodesarrollo y cáncer en órganos dependientes de las hormonas, como cáncer de mama, tiroides, testículos o próstata.

Esta imagen, recogida del artículo, es el etiquetado y numeración para los diferentes tipos de plástico:

El PET es el número 1.
‘Las botellas de agua también pueden ser de polietileno de alta densidad HDPE, número 2. Existen estudios que lo relacionan con la emisión de benzofenonas, que son contaminantes hormonales. El 3 es el PVC, más utilizado en juguetes y ropa, pero que también libera tóxicos como los ftalatos. Los números 4 y 5, polietileno de baja densidad LDPE y polipropileno PP, son los que menos sustancias contaminantes liberan, según los estudios realizados. El número 6, poliestireno PS, no se utiliza en las botellas, sino en las bandejas de comida. También es un material a evitar ya que libera contaminantes hormonales. El número 7 se refiere al policarbonato. Numerosos estudios lo relacionan con la liberación de bisfenolA y ha sido prohibido de los envases alimentarios de países como Francia.’

Aqui el estudio de la actividad endocrina y la toxicidad de estos productos.

Aquí el estudio realizado por Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada.

¿Y las botellas de agua de cristal?

Tres de las muestras de agua del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada se encontraban en botellas de vidrio las cuales también presentaban contaminantes hormonales.

Se ha detectado que las botellas de vidrio pueden liberar plomo, antimonio y alquilfenoles al agua, por lo que parece que el proceso de embotellamiento en la planta junto a los tapones de plástico o metal pueden ser una fuente de contaminantes que debe ser analizada con más profundidad.’

Nota: Un estudio de agua de grifo y agua embotellada del 2009, que analiza el agua del manantial y no de la botella, carece de valor porque lo que necesitamos saber los consumidores es si el agua embotellada y almacenada durante tiempo en envases como el PET pueden ser nocivos para su salud, cosa que el estudio realizado por el Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada así lo analizó y así lo corrobora.

Consumer Reports es una organización independiente, sin ánimo de lucro que trabaja codo con codo con los consumidores para crear un mundo más justo, más seguro y más sano. Durante 80 años, ha estado testando productos, incluyendo el agua, aportando investigación rigurosa y tomando una acción política firme en nombre de los intereses de los consumidores:

‘Un estudio publicado por la GAO (las siglas en inglés de Goverment Acountability Office, sería algo así como la Oficina de Contabilidad General) dijo que el agua embotellada se somete a menos escrutinio que el agua del grifo, que debe cumplir con un estándar de seguridad más estricto.

La SDWA (de las siglas Safe Drinking Water Act que se refiere a la Ley de Agua Potable Segura) ha establecido estándares para niveles aceptables del plastificante DEHP (un producto químico ampliamente utilizado en la fabricación de plásticos de cloruro de polivinilo), que es un compuesto disruptivo endocrino prohibido en productos para niños. La FDA, por otro lado, todavía no ha establecido un estándar para DEHP en el agua embotellada.
Ocho de 10 latas de policarbonato que analizamos dejaron residuos de BPA, otro producto químico que perturba el sistema endocrino que creemos que debería ser prohibido su uso en productos para niños, como algunos estados han hecho. Todas las marcas de agua embotellada probadas cumplieron con el estándar EPA y FDA de arsénico de 50 partes por billón (ppb), pero dos superaron el nuevo estándar de 10 ppb de la EPA, vigente en 2006. También revisamos 25 informes de CCR (Consumer-Confidence Report, es decir, informe de confianza del consumidor) y encontramos que 22 de ellos reportaron algunos contaminantes como plomo, cloro y E. coli.’

Nota: La Ley de Agua Potable Segura (SDWA) requiere que los sistemas públicos de agua analicen el agua del grifo usando laboratorios certificados y emitan un informe de calidad del agua, llamado el informe de confianza del consumidor (CCR, es decir, Consumer-Confidence Report), una vez al año. El CCR resume la calidad del agua potable local, la información sobre la fuente de agua, los niveles de contaminantes detectados, si cualquiera de los contaminantes detectados excede los niveles federales, así como Información sobre los posibles efectos en la salud de ciertos contaminantes.

METALES PESADOS EN NUESTRA AGUA Y TAMBIÉN EN NUESTRA COMIDA

No me quiero salir del tema pero no puedo dejar de lado algo tan importante como son los metales pesados en nuestros alimentos y más después de conocer esta información:
Mike Adams, como hemos visto antes, además de investigar la eliminación de metales pesados tóxicos en los filtros de agua, también ha sido pionero en la investigación extensa sobre la contaminación por metales pesados de alimentos, superfoods y suplementos dietéticos.

Los alimentos, hierbas y suplementos cultivados en China tienen un riesgo particularmente alto de contaminación. Un documento recientemente desclasificado en China admite que el 20% de los cultivos de la nación están contaminados con metales pesados.’

‘Las autoridades ambientales chinas están registrando la advertencia de que los cultivos contaminados producen anualmente cerca de 12 millones de toneladas de alimentos contaminados con metales pesados.’

Sin embargo, casi cualquier cosa cultivada en China puede ser certificada orgánica por el USDA, importada a los Estados Unidos y vendida en tiendas de alimentos saludables, incluso si el producto contiene niveles alarmantemente altos de metales pesados tóxicos.
Como resultado, millones de personas en Norteamérica están comiendo productos contaminados todos los días, envenenándose con plomo, cadmio, mercurio y otros metales tóxicos.
En la actualidad, los productos siguientes vendidos en los Estados Unidos son muy a menudo cultivados en China: proteínas de arroz orgánico, hierbas medicinales, comida para perros, polvos superfood para batidos, hongos medicinales, hierbas de licuados, concentrados de frutas, frutas secas, especias, algas, ingredientes para hornear, productos cárnicos y más.
Concentraciones suficientemente elevadas de metales pesados en el cuerpo pueden causar daños permanentes e incluso la muerte:

‘El plomo que daña la función cerebral, provoca disminución del coeficiente intelectual en los niños, causa daño óseo, daño cardíaco, daño renal y problemas reproductivos, también está relacionado con el cáncer; el cadmio que puede causar insuficiencia renal, dañar la piel y los pulmones mientras contribuye al endurecimiento de las arterias; el mercurio que causa daño cerebral, daño neurológico y defectos de nacimiento en niños y dificultades reproductivas; el arsénico que provoca cáncer y daño al ADN; el cobre que a niveles bajos, es un mineral esencial, pero a niveles altos de cobre puede causar esquizofrenia, locura mental y daño hepático; o el aluminio relacionado con trastornos neurológicos y con el Alzheimer.’

No hay manera de saber cuántos metales pesados tóxicos está comiendo. Son invisibles a los ojos y no tienen un sabor característico. Así que la gente come inadvertidamente estos metales pesados día tras día, generalmente sin idea de cuánto veneno están consumiendo.
Comiendo alimentos saludables, orgánicos, suplementos de hierbas y multivitaminas, una persona podría consumir más de 300 microgramos de plomo por día sin siquiera saberlo.
Lo que es aún peor, los niveles más altos de plomo detectados hasta ahora se encontraron en alimentos saludables y orgánicos certificados. Así que incluso cuando usted está tratando de comer sano, los mismos alimentos que usted confía para estar ‘limpio’ a menudo resultan estar muy contaminados.

En el Laboratorio Forense de Alimentos de Natural News, el científico de investigación de alimentos Mike Adams, documentó niveles alarmantes de metales pesados tóxicos en alimentos y suplementos comunes:

• Más de 2.400 ppb de cadmio en la proteína de arroz en polvo.
• Más de 500 ppb de plomo en la proteína de arroz en polvo.
• Más de 10.000 ppb de tungsteno en la proteína de arroz en polvo.
• Más de 11.000 ppb de plomo en el polvo de mangostán.
• Más de 1.200 ppb de cadmio en cacao en polvo.
• Más de 500 ppb de plomo en el cacao en polvo.
• Más de 500 ppb de mercurio en comida de gatos.
• Más de 5.000 ppb de plomo en los suplementos de ginkgo biloba.

Metales pesados encontrados en: atún y peces de mar, hierbas de China, sushi, algas marinas, suplementos de calcio, té verde, semillas de girasol, jugos de hierbas…

‘Cuando usted come pescado, hierbas, proteína de arroz o cualquier otro alimento que contiene metales pesados tóxicos, el ácido estomacal y el movimiento físico de su estómago ayuda a separar esos metales de la estructura de los alimentos. Este es el mismo proceso por el cual su sistema digestivo extrae zinc, manganeso, selenio y magnesio de los alimentos. Aquellas sustancias que usted elimina a través de movimientos intestinales no se absorben en su sangre. Esto es parte del sistema de eliminación natural de su cuerpo que lo defiende contra las amenazas dietéticas. Para la mayoría de la gente, la fuente número uno de la exposición a los metales pesados es a través del alimento y de la dieta. Mientras que el cuerpo puede manejar los niveles de exposición muy pequeños debido a los canales de eliminación naturales, la exposición a altos niveles de metales pesados en la ingesta diaria de alimentos puede crear una acumulación tóxica dentro del cuerpo.

En el 2014, el Laboratorio Natural News de Mike Adams encontró un 2000% más del nivel de plomo recomendado (no se debería tomar más de 0,5 microgramos de plomo por día) en productos certificados de proteína orgánica de arroz y en una marca de superfoods de cacao en polvo y también detectó concentraciones diez veces mayores en hierbas medicinales de China.

‘Actualmente, el USDA (Departamento de Agricultura de USA) ni la FDA no tienen límite para la concentración de metales pesados permitida en alimentos orgánicos certificados. En los Estados Unidos de América, los alimentos y suplementos se pueden vender legalmente con cualquier nivel de metales pesados tóxicos.
Si bien hay límites estrictos sobre E.coli y ciertos contaminantes microbiológicos en los alimentos, prácticamente no existen reglas que limiten los metales pesados.
Las tiendas de comestibles y minoristas no hacen análisis para metales pesados porque no lo ven como su responsabilidad. Así que si la comida está contaminada por el fabricante, eso es lo que venden al cliente.’

¿ES SUFICIENTE FILTRAR Y PURIFICAR NUESTRA AGUA?

En este artículo, el escritor, orador público y experto en agua, Daniel Vitalis, nos explica que no es suficiente:

‘Hay un lugar para los filtros de agua y para las destiladoras, revitalizadores y purificadoras. Todos tienen un lugar. Pero si vas a limpiar el agua que sale de tu grifo tienes que ser consciente que el proceso de limpieza inherentemente desestructura y daña el agua, su estructura. Cuando se pone el agua a través de un filtro que codifica las moléculas, saca la información porque esa agua está siendo calentada y cocida al vapor o cocida, o está siendo presionada a través de un filtro muy pequeño, como una membrana permeable, o está siendo tratada por la luz ultravioleta. Cuando esto ocurre, el agua se revuelve, se desmonta.

Así que si vas a usar un filtro busca uno con tecnología que pueda reestructurar el agua. Sería algo así como un vórtice. Es por eso que si tuviera que promover una máquina creo que sería una que gire el agua en un vórtice. Ese movimiento entrena a las moléculas de agua para que todas hagan el mismo movimiento, la misma formación girando alrededor de un eje común, consiguiendo que todas estén alineadas y re-informadas para que el agua que fue desestructurada por el proceso de filtración se realinee. Y por lo tanto su cuerpo pueda reconocerla como información.

Antes de que sus células realmente puedan absorber el agua necesitan ser reorganizadas, como las cartas en un tablero Scrabble, para que su cuerpo pueda reconocer lo que es la información y absorberla de esa manera.
Actualmente sí, el agua en la superficie de la tierra está bastante contaminada. Beber agua superficial o subterránea, en otras palabras, agua de ríos o arroyos, agua de grifo, agua municipal o agua embotellada, es beber agua contaminada. Así que el agua que corre a través de arroyos y ríos que conocemos está muy contaminada, en la mayoría de los lugares. A menos que usted viva en lugares extremadamente remotos, de alta altitud, es probable que el agua que está en la superficie donde usted vive esté contaminada y no sea segura para beber.
El agua de las botellas es simplemente insegura para beber.
Así que, en primer lugar, el agua de manantial es la opción más obvia simplemente porque es el agua que viene de las profundidades del subsuelo. Cuando hablo de agua de manantial no estoy hablando de agua que está a unos cuantos metros en el suelo, estamos hablando de agua que está muy profunda. Los acuíferos son como los lagos que son subterráneos y que están profundamente bajo lecho rocoso. La mayoría de los acuíferos son lo suficientemente profundos que no están tomando la contaminación de la superficie de la tierra.
Ahora se ha encontrado que algunos acuíferos están contaminados pero esta agua siempre va a estar menos contaminada que otra que esté en la superficie o que el agua del cielo. Así que creo el agua de manantial es la candidata para ser la fuente más limpia y más pura que tenemos a nuestra disposición hoy en día.’

Vórtice de agua.
Vórtice de agua. Como curiosidad este vórtice ocurre cuando quitamos el tapón de la bañera.

Y ese ‘vórtice’ del que habla Daniel Vitalis, tal vez se trate del remolino de Viktor Schauberger (1885-1958), autor de Agua Viva:

Técnicamente el remolino dirigido hacia adentro es un movimiento inusual para nosotros, tiene una fuerza cuya mayor velocidad se encuentra en el centro. Es la fuerza que compacta, que concentra.
Esto lo comprobó hasta el exceso, una y otra vez, el naturalista austríaco Viktor Schauberger durante años de observación de la naturaleza.
Por lo tanto, aunque las plantas de tratamiento de aguas residuales filtren los contaminantes fuera del agua, la información almacenada de estas sustancias permanece. Esta fue la comprensión que llevó a diferentes métodos de tratamiento del agua adicionales. La condición por la que las influencias adicionales siguen persistiendo en el agua durante el tiempo es el correcto remolineamiento.
En la naturaleza, el agua y el aire se liberan de sustancias nocivas a través del proceso del remolino: Cada río que se mueve libremente por la naturaleza en forma de serpiente forma muchos grandes y pequeños remolinos. Millones de grandes y pequeños remolinos crean fuertes enlaces que proporcionan al agua energía, estructuras coloidales y carga eléctrica.
El activador-GIE de Peter Gross trabaja con el principio de la contra-rotación del remolino, al que se puede referir como remolino de alta frecuencia. Los distintos tubos de agua adyacentes entre si están construidos de tal manera que las fuerzas de tracción opuestas separan las frecuencias hasta los niveles de vibración más finos.
El remolino del agua modifica todo el concepto previo del agua. Por tanto, cuanto mejor sea el remolineamiento, más rápidamente aumentará la energía propia y mejor agarrarán también otras medidas adicionales como la energía de piedras preciosas u otras informaciones o modulaciones positivas.
Por supuesto que es bueno filtrar el agua, sin embargo, sin el suficiente remonileado la filtración no modifica el agua tanto como nos gustaría.
El agua tiene una clase de memoria. Almacena en su estructura reticular todo encuentro con millones de sustancias, con las que entra en contacto. El agua se acuerda del cadmio, plomo, mercurio, estrógeno, disolventes, dioxina, productos fitosanitarios, lacas, ácido diluido, sustancias opacas, abonos artificiales, fosfatos, agentes blanqueadores, plastificantes, etc. Este recuerdo permanece también tras haber pasado los mejores sistemas de filtración.
Se pueden extraer del agua potable sustancias nocivas que existen materialmente mediante destilación o filtración, pero no se eliminan los millones de frecuencias que tienen su efecto en sistemas biológicos. El efecto de estas sustancias permanece en el agua y tienen su efecto en todos los alimentos a los que se les ha aplicado esta agua. No son solo las sustancias que permanecen en el agua las que nos perjudican, sino sobre todo sus frecuencias desfavorables. El porcentaje de sustancias nocivas en nuestro agua potable es relativamente bajo comparado con las sustancias nocivas que consumimos con nuestra comida y que no somos capaces de expulsar.
Nuestras aguas potables y embotelladas están químicamente limpias, sin embargo están muertas. Ya no contribuyen a la eliminación de sustancias nocivas de nuestro cuerpo.
Agua de manantial pura limpia desintoxica al tejido conjuntivo, es multiactiva, expulsa toxinas del metabolismo, es favorable para los procesos de metabolismo y para la digestión.
El activador de agua GIE original del científico alemán Peter Gross realiza esta visión con una técnica madurada que convierte el agua corriente en agua potable viva, multiactiva y de alto valor biológico con un porcentaje de agua prácticamente cristalina.
Pruebas científicas de laboratorio hechas independientemente han dado como resultado que las personas que viven con agua GIE expulsan por la orina incluso la escoria y las toxinas que se habían acumulado durante décadas en depósitos de su cuerpo, después su cuerpo funciona mejor que antes.’

Pues así están las cosas y así se las hemos contado. Suficiente información sobre el Agua: ‘Todo lo que hay que saber’. Por ahora…
Salud y Buenos Alimentos.
Yo Isasi

www.yoisasi.com

Join the Conversation

  1. Hola! Muchas gracias por tu trabajo realizado para este artículo. Personalmente, sabiendo todo esto, ¿qué sistema utilizas tú? Y podrías recomendarme la mejor opción para mi caso (Madrid capital)? Muchas gracias!
    Ana

    1. Yo Isasi Author says:

      Hola Ana!! Muchas gracias por tus palabras!! Te recomiendo que lo primero consegas un análisis completo del agua que llega a tu casa. Como comento aqui, para saber que tu agua del grifo no tiene ningún parámetro alterado entra en la página del SINAC (Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo) http://sinac.msssi.es/CiudadanoWeb/ciudadano/inicioCiudadanoAction.do
      Y luego sería buscar lo que más necesite tu agua y también mirar de qué presupuesto hablamos. Por eso yo aquí explico todas las opciones y pongo las webs que creo más interesantes.
      Seguro que así podrás tener un agua de calidad.
      Un abrazo!!
      Yo Isasi

  2. Un estudio muy exhaustivo y super completo. Muchas gracias. ¿Y sobre el agua de mar?

    1. Yo Isasi Author says:

      Muchas gracias Xavi por tu apoyo y me alegro mucho de que te haya servido. En el 2013 escribí sobre el agua de mar
      http://www.nutricionencasa.acupunturamenorca.com/nutricionencasa/wp//2013/09/01/contra-viento-y-marea-beber-agua-de-mar/ pero como todo evoluciona (y evolucionamos) tal vez debería revisar ese artículo y ver si hay que actualizarlo.
      Un abrazo y gracias por seguir leyendo la web!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Your custom text © Copyright 2021. All rights reserved.
Close